parallax background

Budapest. 7 Imprescindibles de la ciudad del Danubio.

Berlin. Guía Práctica de Viaje.
agosto 8, 2018
Couto Mixto, territorio independiente. Una charla en el atrio de la iglesia.
agosto 22, 2018
 

Budapest es una de esas ciudades que hay que visitar una vez en la vida. O eso dicen los que la eligen como la capital más bonita de Europa y una de las ciudades más bellas del mundo.

La capital húngara está dividida por el río Danubio, casi treinta kilómetros de aguas atraviesan la ciudad por lo que los puentes son parte de su paisaje natural.

 

Budapest se formó en 1873 al unirse Buda, Pest y Obuda.
Sus orígenes datan del siglo I a.C. al asentarse en la colina de Gellert los celtas. Éstos la llamaron Ak Ink que significaba Agua Abundante.
Es una ciudad llena de historia. Capital de un país, Hungría, que participando en todas las guerras siempre salió mal parado.
En 1989 finalizó el régimen comunista y en 2004 entró en la Unión Europea.

 

En la zona de Buda se encuentra el Castillo, el Bastión de los Pescadores o el famoso balneario de Gellert. Mientras que en Pest es imprescindible visitar el Parlamento húngaro, la basílica de San Esteban o sus elegantes calles comerciales como la peatonal Váci Utca.

Nosotros estuvimos unas navidades hace algunos años y he hecho una selección de esos lugares que no hay que perderse. Los imprescindibles para disfrutar una escapada a Budapest.


 

Parlamento.

Országház.
 

La orilla de Pest no sería la misma sin el impresionante edificio del Parlamento. Es el edificio civil más importante de la ciudad, junto al Castillo-Palacio Real, y una de las visitas más incluídas en cualquier tour por Budapest.

Su estilo neogótico lleno de detalles es uno de los más bellos de Europa. Su construcción a este lado del Danubio no fue casual, la democracia residía a este lado del río en contraposición a lo que simbolizaba el palacio real situado enfrente.


 

 

La cúpula compite en altura con la de la basílica de San Esteban, casi cien metros que nos sirven para guiarnos si nos perdemos por la ciudad. La estructura simétrica, los dos edificios a los lados de la cúpula, responde a un Parlamento bicameral.

Hay visitas guiadas y la entrada es de pago. Como triste curiosidad, el arquitecto Imre Steindl, se quedó ciego antes de terminar el edificio por lo que no pudo contemplar lo bello que quedó.


 

Parlamento
Horarios: de Abril a Octubre: 8 am a 18 horas. El resto de los meses cierra a las 16 horas. Hay visitas guiadas en castellano a determinadas horas.
Entrada de pago: puedes reservarla AQUÍ.
Dirección: Kossuth tér 1-3. Orilla de Pest.

Bastión de los Pescadores.

Halászbátya.
 

Este conjunto de torres y columnas es una de las postales más típicas de Budapest. Está situado en el mismo lugar donde los pescadores levantaron un bastión de defensa en la Edad Media, detrás de la iglesia de San Matías. Aquí se celebraba un mercado y el gremio de los pescadores era el encargado de la seguridad de esa parte de la fortaleza.

Las construcciones actuales, con función decorativa, se terminaron en 1902. El arquitecto húngaro, Frigyes Schulek, uso partes de la antigua fortaleza y le dio un aire neorománico, incluyendo siete torres por cada una de las siete tribus magiares que fundaron el país.

La estatua ecuestre del rey Esteban I está siempre rodeada de personajes de época con aves rapaces dispuestos a ambientar la foto. Sin duda las excelentes vistas sobre Pest y el río Danubio lo han convertido en el mejor mirador de Budapest y han incluido al lugar en la lista Patrimonio de la Humanida de la UNESCO.


 

Iglesia San Matías.

Mátyás Templom.
 

En el recinto del castillo, esta iglesia llama la atención por su colorido tejado. Una cubierta preciosa de tejas esmaltadas colocadas en zizag que hace destacar aún más la blanca piedra del templo. La iglesia de Matías es el edificio religioso más importante de Budapest junto a la basílica de San Esteban.

Fue mandada construir por el rey Bela IV pero lleva el nombre de otro monarca, Matías Corvino por ser quien la amplió en 1470. Durante 150 años, con la presencia de los turcos en el país, fue la Gran Mezquita de Budapest, reformada por monjes franciscanos.


 

 

Junto a su marido el emperador Francisco José, aquí fue coronada Elisabeth de Baviera, más conocida como Sissi emperatriz, reina de Hungría. Años después se remodelaría con el estilo neogótico que vemos hoy. Desde 2002 es Patrimonio de la Humanidad junto al Bastión de los Pescadores y el Castillo.

Monumento a la Liberación.

Felszabadulási Emlékmü.
 

Una mujer sosteniendo una hoja de palma simboliza la liberación de Budapest. Ocupada por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial fue liberada por el ejército soviético y a los soldados muertos se les dedica este monumento.

Otras figuras representan el bien sobre el mal o la victoria del pueblo, quizá por ello no hayan sido trasladadas al Memento Park, con el resto de obras de época comunista. Las esculturas no son de gran valor artístico pero se compensan con las increíbles vistas de Pest.


 

Castillo.

Budai Vár
 

En el lado de Buda está el Castillo, también Palacio Real ya que fue residencia de los reyes de Hungría. Tras ser destruída la ciudad por los bárbaros (siglo XIII) el rey Bela IV trasladó la corte real desde Eszteergom, construyéndola a modo fortaleza para defenderse de posibles ataques.

Durante la 2ª Guerra Mundial fue demolido y tras su reconstrucción sus salas se dedicaron a la cultura. Pueden visitarse el Museo Histórico de Budapest, la Galería Nacional o la Biblioteca Nacional.

Merece la pena por su construcción y las vistas. También desde Pest puede admirarse la fachada de más de trescientos metros y su cúpula. Incluso se aprecia la silueta de la escultura del príncipe Eugenio de Saboya, artífice de la expulsión de los turcos en el siglo XVII.


 

Parque de la Memoria.

Memento Park.
 

Las esculturas de época comunista fueron retiradas de la ciudad tras la caída del régimen en el país. En las afueras de Budapest puede visitarse este parque en el que han reunido aquellas estatuas que antes adornaban plazas y calles.

Inaugurado en 1993 es interesante si os gusta la historia. Hay figuras de Karl Marx y Engels, soldados húngaros y soviéticos, y una tienda de recuerdos comunistas para los nostálgicos. Podéis conocerlo un poquito más en este post de nuestra visita al Memento Park.


 

 

Memento Park.
Horarios: de 10 am hasta el atardecer.
Entrada de pago: 1500 Florines Húngaros ( HUF), no llega a cinco euros.
Dirección: 22º district (Southern Buda). Esquina de Balatoni ut y Szabadkai utca.

Balnearios

Felszabadulási Emlékmü.
 

Budapest está considerada una ciudad balneario. Ya los romanos se dieron cuenta de las propiedades termales de las aguas que brotaban de sus más de cien manantiales. Pero fueron los turcos quienes extendieron la costumbre

Es una opción perfecta para terminar un día de caminatas y paseos por la ciudad. Los hay para todos los gustos, mixtos, con piscinas al aire libre e incluso con fiestas nocturnas. El de Gellert, concretamente su piscina rodeada de columnas, se hizo famoso tras ser el escenario de una publicidad de yogurt. Sus baños ya existían antes de que se construyese el hotel a principios del siglo XX.

Uno de los complejos termales más grandes de Europa es el Széchenyi. Cuenta con tres piscinas al aire libre en las que veremos sobre todo turistas, y doce más pequeñas en el interior. Mientras los Baños de Rudas están considerados de los baños turcos más bonitos del mundo. Su sala principal data de 1156 con una piscina octogonal y una cúpula sostenida con pilares que bien podríamos encontrar en Estambul.


 
 

Conocida como la París de Oriente o la Perla del Danubio, Budapest es una ciudad para repetir. Tras las guerras, incendios y bombardeos mantiene un atractivo encanto en permanente competencia con sus vecinas Praga y Viena.

Una ciudad que en invierno, con nieve, es de postal. Son muy famosos sus mercadillos navideños, la preciosa decoración de la ciudad y los puestos de vino caliente para soportar el frío. Nosotros tenemos pensado volver en otra época del año para conocerla mejor y disfrutar de días más largos.

Así que me encantará leeros en los comentarios, ¿cuál es vuestro imprescindible?, ¿qué no debemos perdernos en la próxima visita?. Seguro que me descubrís lugares interesantes, calles que no vienen en las guías o ese museo que os ha encantado y merece una visita. ¡Gracias!.


 

10 Comments

  1. Parece una ciudad muy pacifica y tranquila. Me encantan las termas, las veo y me entran ganas de ir un rato. By the way, que bonito tienes el blog. Me gusta el diseño!!! Enhorabuena!!!

    • Maruxaina Bóveda dice:

      Hola Mechteld,
      Muchas gracias por tu comentario, me alegra que te guste el blog 🙂
      Si no has estado en Budapest, te la recomiendo, es una ciudad bonita y agradable para viajar en familia. Las termas son visita imprescindible! Un abrazo guapa.

  2. Belén (Mis viajes y sensaciones) dice:

    Qué ganas de visitar BudaPest y nunca veo el momento. Sabia lo de Buda y Pest pero que se había juntado también con Obuda no lo sabia. Espero poder visitarlo.

  3. alvientooo dice:

    Me ha encantado el post y sin duda me quedo con los balnearios, una de mis aficiones , apuntados los Baños de Rudas. Voy a ir planeando mis viajes para primavera. Gracias por las recomendaciones.

  4. Llevan razón quienes dicen que Budapest es una de las ciudades más bonitas de Europa. Nosotros fuimos a visitarla con las expectativas muy altas (algo que conlleva peligro, cuando se trata de viajes) y no nos defraudó en absoluto. Si tuviéramos que elegir uno de tus imprescindibles nos quedamos, sin duda, con la visita a los balnearios… Y para rematar una tarde de relax, hay que degustar uno de los dulces típicos de Budapest (los kürtőskalács o “pasteles chimenea”) con un café o chocolate calentito… ¿Qué más se puede pedir?

    Abrazos.

  5. Patricia dice:

    Budapest nos encantó! Nos queda pendiente hacerle una segunda visita para poder disfrutar de los balnearios. Esta primera vez íbamos con un bebé de 3 meses. Muy útil el post!

  6. Rafael dice:

    Muy de acuerdo con los sitios elegido, pero si me tengo que quedar con uno… Széchenyi!!!

  7. Pitoste dice:

    Budapest es siempre un acierto. Tienes muchas cosas que ver y al mismo tiempo es fácil huir de aglomeraciones de turistas (algo que es casi imposible en Praga por ejemplo). Añadiría a la lista el Mercado Central y la Sinagoga. Y también hay que tener en cuenta la vida nocturna de esta ciudad que no defrauda, en verano mucho locales montan terrazas en patios interiores que merecen mucho la pena. Si lo que te apetece es desconecta del tráfico puedes ir a la isla Margarita 😉

  8. Budapest fue la primera parada de mi primer viaje Nada Incluido 🙂 Me encantó, pero le dediqué muy poco tiempo. De hecho este año estuve apunto de volver… Estoy seguro de que repetiré pronto 🙂 ¡Gracias por tus recomendaciones!

  9. Buena lista de lugares para visitar en Budapest. Para los que apenas salimos del país, nos motivas a lanzarnos por estas capitales. La opción de los balnearios es genial sobre todo, como bien dices, después de patearnos la ciudad. La foto que incluyes ¿de cuál de ellos es?
    A ver si podemos ir en alguna ocasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies