Unas letras al volver de Camboya

Rumania. Información práctica.
agosto 1, 2013

Unas letras al volver de Camboya

 

3 de Septiembre de 2012.

H e dejado pasar unos días para intentar tener un punto de vista algo más lejano de todo lo q había vivido el pasado mes. Y todavía no lo tengo claro, mi opinión tiene mezcla de añoranza, tristeza, sonrisas, cosas que preferiría no haber visto nunca y otras que me han maravillado. Sinceramente no pensé que fuese tan duro, he pasado momentos malos y momentos en los que no sabía ni cómo reaccionar. Situaciones siempre bien resueltas, a pesar de no entendernos ni con gestos, por una gente, la población camboyana que es muy buena, muy amable sin llegar a lo servil, muy tranquila y con infinita paciencia. Han sufrido mucho y eso puede apreciarse en los ojos de la gente mayor. He visto muy pocos ancianos, la exterminación de 1/3 de la población es notable más de 30 años después.

Pero niñ@s hay muchos, muchísimos, en todas partes y a todas horas, de cualquier sitio surge una sonrisa enorme y unos ojazos increíbles detrás de un desmarañado pelo negro. Y mientras uno te vende todo tipo de souvenirs, otra te dice para llamar tu atención que el presidente del país España es Rajoy y claro, eso en medio de las ruinas de Angkor te deja alucinado. Porque listos son un rato largo, la pena es que los colegios estén tan vacíos. Un país en el que parece que no funciona nada, que son el colmo de la desorganización pero no. Para tu sorpresa siempre hay un tuk tuk dispuesto a solucionarte la vida, una tiendina que vende de todo o una nevera roja llena de algo frío para beber por un módico 1$ (sí señores pagamos en moneda estadounidense). Camboya tiene de todo, para todas las edades y condiciones. Desde el relax y lujo de playas e islas de película hasta ver delfines en peligro de extinción (y todos nos decían que era imposible, jaja… vimos una familia de 5!!!), subirte a un elefante e ir por medio de la jungla, montar en bicicleta y enfrentarse a un tráfico que si superas puedes considerarte un dios (sobre todo si llevas toda la vida sin ir en bici como era mi caso). O alquilarte una moto y hacer 200 km sin un cartel que entiendas y alucinar con cualquier puesta de sol, compartir furgoneta de 9 con 33 personas o comer en un restaurante flotante, el añorado karaoke de los viajes en bus y sus carreteras sin asfaltar (compensadas esos sí con unos paisajes de postal), bañarte en cascadas sin un alma o hablar con un monje budista que se ofrece a enseñarte su casa...

 

Lo de las vacunas no es tan necesario, las pastillas dan pesadillas y el spray anti-mosquitos me dejó al piel fatal. Para los que sean raritos para comer: sin problema, hay comida occidental y rica rica. Pero no dejeis de comer arroz con vegetales, noddles, una masa de plátano envuelta en hoja de palma como un regalito, mazorcas de maiz, cangrejos, búfalo, serpiente, guisos varios… Beber batidos de frutas riquísmas, zumos, mucha agua y Cambodian Beer!!! Y si fumais, es la perdición, el tabaco es muy muy barato, marca Ara o Alain Deloin. Me ha gustado y volvería. Pero sé que será muy diferente, está creciendo porque tiene un potencial turístico alucinante. Así que quien quiera ir que vaya, que no se lo piense y lo haga pronto, he visto el cartel de una próxima inuguración de un McFlurry y eso será el acabóse. Y si le sumamos la compra de sus minas de oro por los chinos ni os cuento. Pero esperemos que sigan quedando esos lugares escondidos que no figuran en las guías.

Me olvido de muchas cosas y obvio los aspectos negativos que todos conocemos. Pero en general, es de esos sitios que te hacen volver distinto, ya sabeis, he aprendido mucho de ellos pero también de mí. Y de que tengo alguien a mi lado que merece un premio por ser marroquí en Marrakesh y camboyano en Mondulkiri, divino en París y alucinado en Singapur. Viajar con alguien así, lo hace todo mucho más fácil. En breves las fotos,no lo reflerarán todo pero servirá para que algunos os animeis a ir y otros disfruteis un ratillo con unos lugares únicos.

5 Comments

  1. Pepa dice:

    Me ha encantado el relato.Gracias por compartirlo 🙂

  2. Andy dice:

    Que lindo que vivas con tanta intensidad tus viajes y escribas de igual manera.Gracias por compartir!

  3. Interesantes reflexiones, como siempre. Aunque la verdad es que mi nunca me han dado pesadillas las pastillas de la malaria.

  4. Qué texto más bonito. Tuvo que ser una experiencia muy intensa la visita a ese país.

    ¡Un saludo! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies