parallax background

El castillo de la Marquesa Roja.

A Arnoia, verde que te quiero verde.
septiembre 16, 2017
Florencia Gratis. 6 planes para disfrutar de la ciudad.
septiembre 30, 2017
 
Cada piedra podría contarnos un capítulo de la historia. La infancia de la Marquesa Roja, las tramas de Pedro Madruga, los veranos de los marqueses de Armijo e incluso las reuniones de políticos al finalizar el verano hacen que visitar el castillo de Soutomaior sea de lo más interesante.

A tan sólo seis kilómetros de Vigo, es uno de los lugares más visitados de Pontevedra, por el castillo pero también por sus jardines. Árboles de más de 800 años de edad, especies exóticas y una colección de camelios que los hace merecedores de premios y de estar incluídos en la Ruta de la Camelia, al igual que el Pazo de Oca y que recorre Galicia.

 

La tarde de nuestra visita hacía demasiado calor así que nos quedó pendiente recorrer el exterior y localizar los ejemplares más buscados: secuoyas y camelios. En la entrada del castillo, sí recorrrimos el jardín francés con escudo en boj incluido y un montón de flores perfectamente alineadas. El puente levadizo era objeto de fotos y posados, para mí es uno de los lugares más especiales de un castillo. Siempre imagino escenas de libros y películas cuando veo las gruesas cadenas de hierro, los tablones de madera y el foso, del que podrían salir desde cocodrilos hasta malignérrimos enemigos.

 
 

El patio de armas decorado con tules y corazones no parecía tan agresivo como debió ser en sus orígenes. Se construyó como fortificación defensiva allá por el siglo XII y su situación, no demasiado alta como suele ser en los castillos, facilitaba quedar oculto ante invasiones. El monte de O Viso en el que se ubica, hace que por momentos desaparezca de la vista cuando te vas acercando a sus muros. El agua de los cercanos ríos Oitaven y Verdugo favorecían los cultivos y la ganadería de sus habitantes.

En el interior pueden visitarse algunas estancias, comenzando por las habitaciones dedicadas a hacer de despensa para luego pasar por enormes salones cuya decoración desvela un pasado de riqueza y poder. Rápido llamaron nuestra atención los techos artesonados de madera con forma de estrella y los recovecos en los que la Marquesa Roja jugaría al escondite. Pero antes que ella, el castillo de Soutomaior tuvo un ocupante más conocido, el gallego Pedro Madruga, Conde de Caminha y corsario misterioso que hizo del castillo el centro de actividad política de Galicia durante el siglo XV.Como adivinó Gala, sí, fue apodado Madruga por sus ataques a horas intempestivas para pillar al enemigo desprevenido.

 

Pedro Madruga fue reconocido legalmente por su padre poco antes de morir. Estudió en los dominicos de Tui pero cambió la religión por el mar y la espada de corsario. Luchó contra la Revuelta Irmandiña defendiendo la causa de la nobleza y su apoyo de Juana la Beltraneja le lleva a una enemistad con los Reyes Católicos que sería fatal para él.
Con Galicia sometida al poder central, pierde su propiedades y se refugía en Portugal hasta que acude a Alba de Tormes a entrevistarse con los monarcas. Desde ese momento su rastro se pierde en varias hipótesis, hay quienes lo dieron por muerto, a pesar de que nunca se encontró su cadáver, mientras otros aseguran que se fue a descubrir América. Sí, multitud de tesis afirman que Pedro Madruga y Cristobal Colón eran la misma persona, aunque eso ya es otra historia...

 

Los siguientes inquilinos dieron calma y tranquilidad al recinto, usándolo como residencia de verano. Los marqueses de Armijo lo reformaron y replantaron especies exóticas en los jardines del castillo. El entorno era perfecto para la caza y la pesca, actividades que les relajaban de la ajetreada vida de Madrid. De su época es la preciosa Galería de Damas, un balcón de piedra de estilo neogótico en el que no dudamos en sentirnos como aunténticas inquilinas del castillo- palacio.

Al no tener hijos se lo dejaron a su sobrina como herencia, María Vinyals y Ferrés, la Marquesa Roja. El apodo no era por el color de sus trajes sino por sus ideas progresistas y su defensa de los derechos de la mujer. En una época en que ésto no era muy bien visto, terminó perdiendo el castillo en el que había pasado practicamente toda su vida. Seguro que muchos momentos en la misma galería en la que nosotras imaginábamos.

Desde ese año, 1917, el castillo fue abandonado hasta que la Diputación de Pontevedra lo adquiere en los años '80. Desde su restauración y apertura al público se usa para celebraciones (bodas sobre todo) y fue conocido durante muchos años por ser el lugar escogido por Rajoy para dar apertura al curso político del Partido Popular.

 

María Vinyals (1875-1940) está considerada como una de las precursoras del feminismo en Galicia, formó parte del Ateneo de Madrid y creó una escuela para niñas sin recursos a principios del siglo XX. Marquesa por su primer matrimonio, recorría Galicia en su coche para dar conferencias sobre los derechos de las mujeres, pintaba y escribía sobre arte. Frecuentes eran las visitas del pintor valenciano Joaquín Sorolla al castillo ya en época de el segundo matrimonio de María con el médico cubano Enrique Lluria. Aunque su único retrato lo pintó José Garnelo, quién también ilustró el único libro sobre el castillo escrito por la marquesa, y puede verse en su museo de Montilla (Córdoba).
Acusados de conspiraciones políticas, perdió el castillo y en 1917 viaja a Cuba con su marido. Al morir éste de una sobredosis de morfina (ambos eran adictos) se pierde el rastro de la Marquesa Roja. Muerta en Alemania, París o Madrid, María Lluria, como solía firmar, dejaba vacío su sillón de la Real Academia Galega y una vida poco común para una mujer en aquélla época.

 
 

La merienda la tomamos al terminar la visita, en una sombra del exterior del castillo y con un paisaje de árboles frutales, pequeños huertos y viñas que dibujaban escalones hacia el río. Una precioso fondo de pantalla de lo más gallego. Hablando de la visita llegamos a la conclusión de que los trajes de la época no eran cómodos para jugar por el castillo, demasiado largos y pesados, sería lo primero que haríamos en nuestra máquina imaginaria del tiempo.

En nuestra lista de deseos añadimos una piscina para aliviar aquél calor y muchos perros porque en "estos jardines tan grandes podrían vivir muchos canciños que no tengan casa". La contraseña, ultrasecreta y con baile incluido, haría que las pesadas cadenas del puente levadizo se recogiesen y abriesen las puertas a un montón de niños que podrían pasar en el castillo los días de verano. Volvimos a casa llenas de ideas. Estábamos convencidas de que nuestros planes le habrían encantado a la Marquesa Roja.

 

*Entrada: gratis a los jardines y 2 euros al castillo.
*Abre todos los días, excepto los lunes. Durante los meses de verano hay visitas teatralizadas.
*Los Jardines del castillo fueron los primeros en recibir el premio de Jardín de Excelencia Internacional. Una distinción otorgada durante el Congreso Internacional de la Camelia celebrado en China (2012).
*Aquí podemos ver la secuoya más alta de Galicia (42 metros) o un camelio con un diametro de copa de 17 metros.
*Una visita cerca para completar la excursión es ir al Puente Colgante, con una pequeña playa fluvial y un precioso paseo a orillas del río Verdugo.

14 Comments

  1. Pepa dice:

    Me ha parecido muy interesante, además teniéndolo tan cerca, yo particularmente tenía muy poca información, gracias por aclarar muchas dudas!!!

  2. Marta dice:

    Interesante !!! Lo iremos a visitar un día de estos q estamos cerquita .
    Muchas gracias !!

  3. Irene dice:

    ¡Es precioso! ¡Nos lo anotamos! Cada vez que veo alguna de tus publis,y más siendo de tu tierra, me entra una pequeña angustia en forma de regañina interna por no conocer casi nada de Galicia.

  4. Una lugar con mucha historia, aunque muy poco conocido fuera de Galicia. Muy interesante la vida de esta pionera del feminismo.

    • Maruxaina Bóveda dice:

      Gracias Jordi, la verdad es que la visita al castillo merece la pena por su entorno y como dices por toda la historia que discurrió en esos muros. La vida de la Marquesa Roja merece otro post 😉 Abrazos!!

  5. Genial post, una vez más descubriendo la historia contigo.

  6. Pues la verdad es que me parece una visuta de lo más interesante! A oesar de qye conozco un poqutín la zona, desconocía la exustencua de este castillo, pero cuando vuelva tengo que conocerlo, me parece un lugar de lo mas interesante para visitar.
    Un abrazo Maruxaina!

    • Maruxaina Bóveda dice:

      Hola Carmen!Espero verte en tu próxima visita por aquí, el castillo es una visita de lo más recomendable, os gustaría 🙂 Un abrazo de vuelta!

  7. De nuevo, disfrutando de un articulo tuyo, me encanta el parecido que tenemos a la hora de vivir intensamente los lugres que conocemos y sacarles todo el jugo. ¡Cuanta historia y patrimonio desconocido por conocer!

    Gracias por el relato y por lo ordenada que resulta tu información, detalles y apuntes!

    un abrazo guapa
    Eva

    • Maruxaina Bóveda dice:

      ¡Muchas gracias a tí por tus palabras Eva!A mí me pasa lo mismo con tus artículos, creo que ambas tenemos la misma “deformación profesional” jajaja!
      Abrazos de vuelta y aprovecho para desearos un gran viaje por mi querido Marruecos. Os sigo 😉

  8. Netikerty dice:

    Pues el año pasado estuvimos en Vigo de vacaciones y no sabía nada de este lugar!! Como nos quedó pendiente ver las cies, cuando volvamos no me pierdo la visita a este castillo que me parece muy muy bonito e interesante!!

  9. Sabes que lo conozco desde niña… fue mi prime castillo, un chasco, porque estaba hecho una ruina… eso si sus jardines me impresionaron, no estaban tan bien cuidados como ahora, pero nunca he olvidado aquel bosque de árboles desconocidos para mi… le tengo un carió especial.
    El post me encantó, está tan bien documentada que parece una lección de historia ¡chapeau!
    Bicos mil

  10. Sandra dice:

    Qué lista Gala con esa deducción del apodo jeje El sitio es precioso, he oído hablar de él pero, al igual que toda Pontevedra en general, se me resiste visitarlo… Me ha encantado la historia, y eso de que había sospechas de que Pedro Madruga y Cristobal Colón fueran la misma persona no tenía ni idea :O A ver si 2018 es el año que me hago un buen tour por las Rías Baixas que ya le tengo demasiadas ganas 😀 Un besote!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies