En Cíes ya no hay hippies

Finca de la Marquesa (Vigo)
Julio 4, 2015
Uzupis. República Independiente (Vilna, Lituania)
Julio 16, 2015

En Cíes ya no hay hippies

El año pasado me salté mi visita anual a las Islas Cíes así que para resarcirme en junio viajé dos veces. Aprovechando una estupenda oferta de una de las navieras que parte de Vigo, decidimos por un lado, ir a pasar un fin de semana antes de que llegase el mogollón del verano para no hacer nada, leer, bañarnos, tomar el sol y  como mucho dar un paseo hasta el faro. Y por otro, iría a pasar el día con mi hermana y mi sobrina en su primera visita a la isla, siguiendo la tradición que con nosotras empezó mi madre.

Cies 1

Al llegar a la estación marítima, me agobió un poco la presencia de no sé cuántas azafatas, de alguna naviera, preguntando sin cesar si teníamos billete, para qué hora y no sé cuántas más indicaciones que me hicieron pensar que entraba en un parque de atracciones. Pero lo peor fue encontrarnos cómo estaba la única zona a la sombra en la que se podía esperar. Era viernes y se ve que nadie se ocupa de limpiar los restos de la fiesta de la noche anterior. La imagen de Vigo me pareció lamentable.

Cies 2

Subí al barco pensando en enviarle la foto a Turismo de Vigo pero me había prometido desconectar de redes sociales y demás. Quería estar en modo off total, así que guardé el móvil y disfruté como siempre de la travesía.

En el camping trabajaban montando las tiendas que ahora pueden alquilarse, ocupan bastante espacio en el terreno de la parte de abajo así que el despertarse, abrir la tienda y tener a Lágoa dos Nenos delante ya no es posible. Tuvimos que acampar en la parte de arriba donde la sombra escasea ya que el pinar estaba cerrado por posibles desprendimientos de ramas.

El viernes estuvimos muy tranquilos pero el sábado las cosas ya cambiaron, algunas tiendas más y el bar del camping lleno viendo no sé cuál partido. Esta vez elegimos la playa de los Alemanes, antes de las diez ya estábamos dándonos un baño de buenos días. Me alegré de poder seguir disfrutando de la playa yo sola, de ser la primera del día que pisaba aquella finisísima arena para sorpresa de las malignas gaviotas que custodiaban sus nidos en las dunas.

Cies 3

Cies 4

Cies 5

Cies 6

Como novedades me encantó encontrar que en el puesto de información ahora también ofrecen un pequeño servicio de biblioteca con libros sobre la fauna y flora de la isla. Tras dejar nuestros datos, no tardé ni dos minutos en ponerme a buscar las plantas, flores, bichos y pájaros varios de uno de los libritos con dibujos y fotografías que elegimos.

Cies 7

Cies 8

Cies 9

Cies 10

Ese fin de semana hizo calor, en la playa se aguantaba bien, siempre y cuando te bañases cada diez minutos claro. Una vez más el mito de que el agua en las Cíes está congelada queda desmentido, si bien a mí me gusta el agua fría, me costó mucho más meterme la semana anterior en Cangas.

 

Fuimos tan vagos que no subimos al faro esta vez, ni siquiera al pequeño, pero sí me acerqué a ver cómo había crecido mi árbol, para sentarme luego en el bar a disfrutar de unas cervezas con Kapuscinski y los diarios de M.Silvestre. Siendo el atardecer desde una de nuestras rocas uno de los mejores momentos del día.

Cies 12

Cies 13

Cies 14

Cies 15

Cies 16

El domingo amaneció tranquilo aunque la llegada de los primeros barcos se rompió el silencio y la calma.Rodas era un tapiz de colores chillantes, lunares e imposibles estampados floreados, nada que ver con el relajante azul transparente de sus aguas.El camino hacia el embarcadero se estrechaba ocupado por bolsas, bolsos, neveras, sillas plegables,carros y demás artilugios playeros que hicieron que me teletransportase por unos segundos a Samil en agosto.

Aquello no me gustaba nada, gente caminando por zonas acotadas para las gaviotas, pisando flores y plantas que solo se dan en la isla, basura tirada al pie de los árboles, gritos llamando a los Josua de turno…Decidimos adelantar la hora de vuelta porque no quería arruinarme los fantásticos dos días anteriores ni la idea de Cies como mi pequeño paraíso enfrente de casa para desconectar y cargarme de energía.

Cies 17

Tras devolver el número de la tienda en la recepción del camping, me tocó como no podia ser de otra manera el 17, y tomarnos un café en el abarrotado bar nos subimos la barco para despedirnos un año más de la isla.

Cies 18

Con algo de nostalgia, quizá pena, recodaba que ir a Cíes de pequeña era una súper experiencia, un día especial. Sólo podía visitarse los meses de verano, con número limitado de visitas y un billete caro que lo restringía más. Aquella sensación de paraíso ese día no estaba en la isla, la gente en las toallas no veía más allá de la pantalla del móvil, los escasos nudistas vieron como su playa se llenaba de cuerpos ceñidos en bañadores y bikinis de última temporada posando sin descanso al mejor estilo Anita Obregón. Hasta unos osados e intrépidos jóvenes no dudaron en compartir su música con el resto de los que allí estábamos, sobra decir que les importaba un pimiento la buscada paz del resto y que su gusto musical era pésimo.

Y yo soy la primera que recomiendo las Cíes a toda persona que me cruzo porque me parece lo mejor que tiene Vigo, me encantó escuchar los comentarios maravillados de la gente al volver a la ciudad pero me da mucho miedo de que las Islas se estropeen y no se cuiden. Porque sino al final no las disfrutará nadie y vale que hay que tener suerte para encontrar hippies en las Cies pero no dejemos que también desaparezca su magia.

Por algo para los romanos era la Isla de los Dioses.

Cies 19

11 Comments

  1. Pepa Alvarez dice:

    Precioso…Sigue siendo un paraiso!!

  2. Patri dice:

    ¡Qué bonita! Fui a las Cíes de pequeña, hace como 20 años, desde Baiona en barco con mis padres. Y me encantó, aunque he de decir que lo que más recuerdo es el agua azul transparente y congelada jajaja pero tienes que perdonarme, yo soy de Mediterráneo 😉
    Me encantaría volver algún día.
    Un abrazote

  3. Alba Luna dice:

    ¡Qué manía esa de los humanos de destruir paraísos como éste! Ver el antes y el después de sitios que acaban cargándose no es nada agradable. Pero bueno yo si fuese me parecería precioso porque no tengo los recuerdos que tienes tú o un antes con el que comparar.

    Una pena pero ¡hay que seguir cuidando a ese pequeño caribe que tenemos en el norte!

    Bikoooos!

  4. Cristina dice:

    Yo visité las Cies hace años y la sensación era de soledad absoluta, un rincón virgen por el que caminar y disfrutar del sonido del mar y del vuelo de las gaviotas. Por lo que veo, de aquello que da poco… Pero no te preocupes que seguro que tienes ocasión de volver fuera de temporada y volver a vivir el lugar como a ti te gusta.
    Un abrazo

  5. Diana dice:

    Te doy tooooda la razón! Yo desde pequeña voy como mínimo una vez al año, y lo mejor es evitar julio y agosto. Mi playa favorita es la de los Alemanes pero como dices y por desgracia los nudistas hemos quedado apartados a una esquina de la playa! Hay que ir a Ons mientras que no se ponga tan de moda…

    Un saludo!

  6. GranPumuki dice:

    Desgraciadamente los viajeros estropeamos los sitios, todos contribuimos en menor mayor medida. Las Islas Cies son fantásticas y creo que los viajeros en general y los blogueros en particular debemos comprometernos con el turismo responsable. Escribir y denunciar es positivo para concienciar…pero queda mucho camino. Es necesario también que personas comprometidas llegan a puestos de decisión para establecer las reglas que protejan el entorno.

    Saludos

  7. […] Y de dos maletas pasamos a una mochilera, Maruxaina, nos cuenta que en las Islas Cíes ya no hay hippies. […]

  8. […] Y de dos maletas pasamos a una mochilera, Maruxaina, nos cuenta que en las Islas Cíes ya no hay hippies. […]

  9. Javier dice:

    La clave está en evitar el verano. El 2014 fui en mayo y el este 2015 en junio (finales de mes en ambos casos). El día y la noche. En mayo la sensación es de tranquilidad (puedes pasar horas sin cruzarte con nadie) mientras que en junio da asco comprobar el tipo de elementos con los que compartes especie (ruido, basura, nulo respeto por las zonas protegidas, fútbol…).

    • Maruxaina dice:

      Hla Javier,
      Yo también fui este año en junio, normalmente vamos antes y nunca en verano pero este año fue imposible. En el otro post sobre las Cíes cuento la experiencia de visitarlas en marzo y como tu dices el día y la noche!!
      Sí que es lamentable que se estén descuidando muchas cosas y como no hagan algo, mal lo veo 🙁
      Gracias por tu comentario!!

  10. […] Para conocer la isla, solo hay que seguir la pasarela que conduce al puesto de información, desde allí hacia la izquierda se encuentra el camino del camping y hacia la derecha la playa de Figueiras o de los Alemanes, muy conocida en su momento por ser de las pioneras en la práctica del nudismo. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies