Estambul (Turquía, día 3)

Estambul (Turquía, días 1 y 2)
Mayo 3, 2014
Vivamus sit amet metus sem imperdiet
Mayo 6, 2014

Estambul (Turquía, día 3)

Nuestro 3º día en Estambul amaneció igual de gris y lluvioso que el anterior. Así que decidido: cambiabamos nuestro itinerario. Cerquita del hotel habíamos visto una oficina, tipo agencia de viajes, así que allí nos fuimos a informarnos que horarios de bus había para Denizli. Elegimos un billete a última hora de la tarde, viajaríamos toda la noche pero así teníamos tiempo para callejear un poquito por Estambul esa mañana.

Buscando un lugar para desayunar, encontramos la pastelería Hafiz Mustafa, fundada en 1864, es conocida por sus pastas con almendras (aci badem) que comparten vitrina con infinitos pastelitos y tartas de colores, el paraíso para los amantes del dulce. Nos sentamos en la parte de arriba (cuyo techo es bajísimo así que ojo si sois altos!) desde donde podíamos ver el gran tráfico y la parada del tranvía a la que nos dirijimos tras pagar una pasta por un desayuno… que no era para tanto.

840

Le preguntamos al chico de seguridad que había en la parada cómo ir a la estación de autobuses (otogar), ya que vimos en el mapa que estaba lejos del centro. Y lo que empezó con la típica pregunta de turista, terminó con una conversación dentro de una garita minúscula mientras su compañero amablemente salía fuera. El chico era kurdo, casado con una española y durante más de una hora intentamos entendernos para conocer un poquito la situación de su pueblo. Lo que más me llamó la atención fue el momento en el que nos dijo Soy kurdo, muy bajito, pegado a nosotros, muy en secreto… Salimos de allí, con un libro en la mochila que quiso regalarnos, un abrazo y su gran sonrisa que parecía reflejar el agradecimiento porque alguien escuchase su historia.

123437

Teníamos tiempo, aprovechamos la cercanía de la oficina de correos para enviar unas postales y encontramos un precioso edificio de principios del s.XX, del arquitecto turco Vedat Tek, detalles de madera y un precioso techo de cristal, a mí me recordó a un decorado de “El Golpe”.

Nuestra última visita sería al Gran Bazar, queríamos dejar ya comprados algunos regalillos, volveríamos a pasar la última noche a Estambul antes del vuelo de regreso y como dormiríamos en el mismo sitio, dejaríamos allí una pequeña mochila. Además teniendo el tiempo limitado por la salida del autobus no podría volverme loca como cada vez que entro en un zoco, mercadillo, bazar o similares…

Entramos por la puerta que está cerca de la mezquita de Nuruosmaniye, era más de mediodía y el lugar estaba lleno no, lo siguiente. Es mejor ir a 1ª hora (abre a las 8,30, todos los días salvo los domingos ) y la parada de Beyazit es la más cercana si vais en tranvía.

190

Estabamos en la calle principal, la de los Sombrereros, que actualmente está dedicada a la joyería. Debe ser de lo poco que permanece del mercado que fue antaño, cada calle para un gremio: orfebres, alfombras, ropa… Esto se debe a que el sultán Menmed II mando construir un bazar cerca de su palacio, alrededor se fueron instalando los talleres artesanales formando así calles gremiales que después fueron cubiertas para finalmente amurallar el recinto. La actual estructura es relativamente reciente ya que el mercado original del s.XV sufrió varios incendios, se reconstruyó en 1894 .

194

201

203

Mi primera impresión no fue buena, me vi en una calle cubierta llena de tienditas de joyerías y a unos señores muy trajeados, que parecían dependientes de unos grandes almacenes, custodiando las entradas al paraíso del oro. Nos perdimos por sus innumerables calles mientras nos ofrecían de todo en todos los idiomas posibles, agobiante de turistas locos por comprar, excursiones siguiendo paraguas de Kitty, hasta que de repente aparecían unos pequeños patios con pequeños cafés en los qe detenerte un rato. Son los antiguos caravasar, usados para que los comerciantes pudiesen dejar a los caballos, alquilar una habitación y descansar.

Aunque sí merece una visita, yo salí bastante decepcionada y sin haber comprado nada, lo cual es muy muy muy raro… Mucho made in China y los precios además eran mucho más altos que en tiendinas que habíamos visto en el exterior.

Comimos algo dentro del bazar, tiene incluso comisaría, bancos, mezquita… , y al leer en la guía que la Columna de Constantino estaba allí cerca nos acercamos. Realizada con material procedente de las canteras de Egipto, sirvió para inaugurar la nueva capital (Bizancio) del Imperio Romano y estaba en el centro de una plaza, rodeada de templos e iglesias que formaban el foro de Constantino. Medía 50 metros y en lo alto había una escultura del emperador a imagen y semejanza del dios Apolo. Así era…

Foto Internet

Foto Internet

Una tormenta derribo la estatua, un incendio, varios terremotos y la escasa conservación ha hecho que hoy no tenga ni un triste cartel. Y así la encontramos, de hecho se la conoce más por el nombre de Columna quemada.

174

Así terminaba nuestro tercer día en Estambul, volvimos al hotel a por las mochilas y nos marchamos a la estación de autobuses (otogar). Formada por varios edificios, es una locura de oficinas y carteles de distintas empresas que realizan multitud de trayectos (muchísimos internacionales) , de hecho hasta tiene un hotel con, dicen, muy buenos desayunos. Tardamos un rato en localizar el lugar desde el que saldría nuestro bus, por lo que es aconsejable ir con tiempo, viajariamos en la empresa también llamada Pamukkale (de la que os hablaré en el siguiente post, pero recomendable 100%) nos acomodamos y dejamos Estambul para irnos a Denizli.

Se trata de la ciudad más cercana al Castillo de Algodón, con dos cosas que me recordaron a Portugal: su amor por los gallos y su conocida industria textil especializada en toallas y albornoces. Y, curioso, un museo dedicado a los ovnis por la cantidad de noticias sobre avistamientos que hay en este lugar. El bus viajaría toda la noche y llegaríamos a la estación sobre las 7 de la mañana. Una vez allí teníamos entendido que había dolmus cada 15 minutos a Pamukkale … ¡¡¡el objetivo de nuestro viaje!!!

Pamukkale

Pamukkale

3 Comments

  1. Cristina dice:

    Qué buenos recuerdos me has traído… y como a vosotros a mi también me llovió en Estambul más de lo deseado. Eso si, yo salí del Gran Bazar cargada, pero fue hace años y entonces el Made en China que dices no había llegado a Turquia.
    Un abrazo

  2. Me encantó Estambul, me dejó enmarada y no veo la hora de volver, eso sí, el Gran Bazar ha sido invadido por souvenirs chinos que no se antojan lo más mínimo (recuerdo que nada más compré ojos de esos azules para regalar), pero bueno, como bien dices, buscando encuentras rincones que merecen mucho la pena. Veo que aparte de Estambul visitaste más sitios, qué bien!! yo me quedé en la capital, así que deseando volver sobre todo para visitar Pamukale y Capadocia. Un saludito y felices fiestas 🙂

  3. Netikerty dice:

    Tengo unos recuerdos muy bonitos de Estambul, pero no recuerdo haber visitado esa zona. Las fotos muy bonitas!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies