Negombo (Un día en Sri Lanka)

Arad (Rumanía, día 1)
agosto 5, 2013
Unas letras al volver de Marruecos.
noviembre 5, 2013

Negombo (Un día en Sri Lanka)

 

Una escala de avión camino de Camboya hizo que pasásemos unas horas en Negombo, en el pequeño país de Sri Lanka.

Bañada por el oceándo Índico, sus playas de aguas cristalinas no tienen nada que envidiar a las del Caribe y es uno de los principales países exportadores de té. Conocida como la isla de los mil nombres, fue Taprobane para los griegos, Ceilao para los portugueses o Serendib como la llamaban los árabes, cuyo origen dio lugar a la tan usada ahora Serendipity.

La lágrima de la India se independizó de los británicos en 1948 y fue el primer país del mundo en nombrar Primera Ministra a una mujer (Sirimavo Bandaranaike, 1960). Alrededor del 70% de su población practica el budismo, pero también es fácil encontrar iglesias católicas al lado de coloridos templos hinduistas conviviendo en total armonía.

 

Nuestro vuelo aterrizó pasadas las 18,30 en la capital, Colombo, ya era de noche pero hacía mucho calor. El aeropuerto era muy pequeño y apenas tardamos diez minutos en salir. Nos entendimos en inglés con un taxista para ir hasta Negombo, allí nos esperaba el hotel que habíamos reservado desde Dubai (nuestra anterior escala). Los cuarenta kilómetros que separaban ambas ciudades se hizo muy ameno gracias a la charla y nos quedamos con su tarjeta para, ojalá, próximas ocasiones.

Dos hombres mayores esperaban tras una mesa enorme atestada de papeles que hacía de recepción. Uno de ellos, rebuscó y encontró un libro de visitas en el que tuvimos que escribir nuestros nombres. Apenas nos entendíamos pero transmitían una tranquilidad y una calma que después de 24 horas de aviones y escalas resultó la mejor de las bienvenidas.Nos acompañaron a la habitación, una casita en medio del jardín, con acceso directo a la playa. Era sencilla pero tenía lo más importante: una cama cómoda, aire acondicionado y una bonita mosquitera azul.

 

Teníamos solo esa noche así que decidimos salir a dar un paseo. Las calles no estaban nada bien iluminadas y apenas había gente hasta que llegamos, seguidos por la música, a una celebración religiosa. Mujeres vestidas con preciosos saris de colores, niñas guapísimas y hombres que llevaban a hombros a la figura que veneraban, cual procesión en España, aunque mucho más alegre y animada la hinduista.

 

De vuelta en el hotel, nos embadurnamos de spray antimosquitos, siguiendo los consejos y recomendaciones de otros viajeros. En mi caso fue fatal, a mi piel no le gustó nada y decidí no volver a usarlo durante el resto del viaje. Nos despertó el calor y después de un fabuloso desayuno preparado por el amable señor mayor, con té, tortilla francesa y unas mini bananas riquísimas, nos fuimos a callejear.

Negombo es la ciudad de Sri Lanka con más población católica, de hecho la iglesia de San Sebastián es enorme y fue construída sobre otra más pequeña.Estaba cerquita del hotel, en la calle que lleva su nombre y donde también encontramos el colegio. No eran ni las ocho de la mañana pero ya estaban en clase, mientras un grupo de padres charlaba a la sombra. La puerta abierta de un aula, nos dejó ver un montón de caras llenas de asombro y curiosidad. Me habría encantado entrar pero con un gesto nos disculpamos con la profesora por la distracción y seguimos camino.

 

Los templos hinduistas y sus colores me encantaron, invitaban a entrar y a quedarse, contrastando con la oscuridad y seriedad de las iglesias católicas a las que estamos acostumbrados.

Nos quedaban un par de horas para el vuelo así que volvimos al hotel para disfrutar un poquito de la playa. No había nadie, tan sólo un vecino que salió de una cabañita cercana a lavarse los dientes y darse un paseo por la orilla, mientras otro dormía plácidamente sobre un muro.

 

Dejamos el hotel y mochila al hombro caminamos hasta la calle principal. Un decorado tuk tuk, el primero que usaríamos durante ese mes, nos llevó al aeropuerto y si no fuese porque el viaje continuaba, nos habríamos quedado encantados en el país. El jovencísimo personal del control de equipaje y pasaportes, apenas debían tener 20 años y nos recibieron casi con una fiesta. Compramos algunos recuerdos con precios que no parecían de aeropuerto y embarcamos hacia el que sería nuestro tercer país en 3 días. Nos esperaba Singapur dónde pasaríamos dos noches antes de llegar a nuestro destino final, Camboya.

Ni siquiera la amenaza de un policía en el último control, no dejarnos pasar salvo que le comprasemos una botella de whisky, hizo que la breve estancia en el antiguo Ceilán resultase todo un acierto. Menos de un día nos sirvió para enamorarnos de sus playas, la tranquilidad y el colorido, y los increíbles ojos y sonrisas de su gente. Un destino al que regresaría ¡¡sin dudarlo!!.

 

19 Comments

  1. De viajes como éste, nunca vuelves siendo la que eras. Te creces! Un afectuoso saludo!

  2. viaxadoiro dice:

    Confieso que el otro día en el tren nos contagiaste el “gusanillo viajero” y quedamos con ganas de conocer más de Sri Lanka! Alucino que en una estancia tan corta ya disfrutaras de playas salvajes, ceremonias religiosas, templos hinduistas…es un concentrado de exotismo muy,muy apetecible y da la sensación leyéndote de que la gente es muy amable y eso siempre cuenta. Un abrazo y nos vemos pronto.

  3. Me alegro que os haya gustado chic@s , muchas gracias por vuestro comentario !!
    La verdad es que es un país al que quiero volver con más tiempo , además aún no está demasiado explotado turísticamente así que cuanto antes mejor 😉
    Saludos !!!

  4. !Qué bonito¡ que bien cuando las escalas te permiten ver el sitio (aunque sea express y de pena marcharse).
    Completamente de acuerdo con los sprays anti mosquito, al fil y al cabo son veneno, siempre hay que encontrar el adecuado para cada piel 😉

    • Maruxaina dice:

      Verdad,chicos? Es genial cuando las escalas coinciden más o menos bien y puedes aprovechar para conocer al menos un poquito.
      El tema sprays…para mí la mejor solución fue no usar ninguno y no tuve ningún problema.
      Un abrazo!!

  5. Wowwww que sitio más bonito!!! la playa increíble!! aunque haya sido un día veo que fue intenso!!!

    Un saludo

    Patri

  6. Netikerty dice:

    Cuanto mundo por ver!!!
    Gracias por traernos este pedacito de mundo 🙂

  7. Tragaviajes dice:

    Esperamos que puedas terminar de visitarlo algún día, a veces las escalas tienen estas cosas, sientes flechazos con ciertos lugares y ya sólo te queda volver. Nosotros tenemos muchas ganas de Sri Lanka también 🙂

  8. Cuanto más conozco de este país más ganas le tengo: anuradhapura, sigiriya, kandy, pollonaruwa, dambulla… muchos sitios relevantes en muy poco espacio.

  9. Bo dice:

    Hola MAruxaina

    Me encanta leerte. ¿La foto en la que estás echada es solo pose o ya estabas durmiendo?

    Son momentos que no quisiste perderte y veo que lo pasaron enormemente bien. Ya me diste ganas. 😉

    Un abrazote.

  10. Cristina dice:

    ¿Sabías que Sri Lanka también la llamaron Serendipity? Otro nombre para tu lista.
    Pues me has llevado a una ciudad que solamente vi de paso, la mañana que llegamos a Sri Lanka y la noche que nos fuimos, y me ha vuelvo a traer a la cabeza con tu historia del policia y la botella lo estafadores que son algunos cingaleses y como sacan provecho casi por la fuerza del viajero.
    Un abrazo

  11. Veo que aprovechasteis muy bien el día, la verdad debe merecer la pena. Saludos

  12. […] de una noche de aeropuerto y espera en Dubai y otra noche en Sri Lanka teníamos ganas de pasar un par de días en el mismo sitio. Pasaríamos dos noches allí antes de […]

  13. […] de una noche de aeropuerto y espera en Dubai y otra noche en Sri Lanka teníamos ganas de pasar un par de días en el mismo sitio. Pasaríamos dos noches allí antes de […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies