parallax background

Panteón de Galegos Ilustres. Nuestra Cultura en el Olvido.

6 Rincones de Galicia Recomendados por Bloggeros de Viajes.
marzo 7, 2018
6 Planes para Disfrutar Galicia en Primavera
marzo 19, 2018
 

El domingo estaba gris como la piedra del convento que visitaríamos esa mañana en Santiago. Quizá la lluvia ahuyentó ese día a los visitantes, quizá el no saber que en Santo Domingos de Bonaval, están enterrados quiénes hicieron y protagonizaron algunos capítulos de la historia de Galicia.

 

El Panteón de Galegos Ilustres está situado en la iglesia del convento dominico. Éste data del siglo XIII y su situación cerca de la Puerta del Camino era perfecta para los peregrinos que llegaban del Camino de Santiago Francés. Al Panteón se accede desde el claustro que forma parte del, muy recomendable, Museo do Pobo Galego.

Durante años no fue posible visitar el Panteón y desde su creación ha estado sujeto a polémicas. Tanto por la titularidad del edificio como por lo idóneo de haber elegido un lugar religioso para ubicar en él los restos de personalidades como Rosalía de Castro o Castelao.

 
 

El edificio fue público desde la desamortización de Mendizábal, hasta que en pleno siglo XXI una sentencia del Tribunal Supremo hizo que su titularidad pasase a manos de la Iglesia.
En el año 2010, el arzobispado de Santiago y la Consellería de Cultura de la Xunta de Galicia firmaron un acuerdo para que el Panteón tuviese el mismo horario que el Museo. Desde entonces no es necesario pedir cita para visitarlo.

 

 

En la capilla de la Visitación destaca el mausoleo de Rosalía de Castro, la primera en llegar a la iglesia en 1891.

Seis años después de su muerte y aprovechando la festividad del 25 de Julio, la escritora fue trasladada desde el cementerio de Iria Flavia. Un entierro que congregó a multitudes pero en el que faltó su familia, ni Manuel Murguía ni sus hijos acudieron al homenaje.

Rosalía de Castro es la escritora gallega más universal y una figura literaria del siglos XIX. Junto a Becquer contribuyó al romanticisimo español, inspirando a poetas como Machado o Juan Ramón Jiménez.
Devolvió al gallego su lugar en la cultura, sacándole de séculos escuros y protagonizando, con Curros Enríquez y Eduardo Pondal, el movimiento del Rexurdimento.

 

La obra del escultor compostelano Jesús Landeira fue pagada por emigrantes cubanos y pretendía homenajear con el monumento a Rosalía, más que crear un Panteón. La llegada en 1906 de Alfredo Brañas fortaleció la idea de crear un lugar para destacadas personalidades gallegas.

Un Panteón para ilustres de las artes, las ciencias, las letras o la política, que fuesen gallegos y que a través de su obra afirmasen y reivindicasen la personalidad histórica de Galicia.


 

 

Considerado el padre del regionalismo gallego, Alfredo Brañas (1859-1900) defendía la eliminación de las diputaciones y sus ideas eran de lo más novedosas en una época en la que sólo se concebía el poder central.

 

Llegaron años de abandono de la iglesia, con goteras y ríos de agua como relató Curros Enríquez tras su visita. Hasta que organismos privados se ocuparon del mantenimiento y cuidado del lugar.

En los años '60 vuelve a ser titular el ayuntamiento de Santiago y se realizan nuevos entierros. En la misma capilla, pero en el suelo sin nada que les recuerde, descansan también el escultor Francisco Asorey, el escritor Ramón Cabanillas y Domingo Fontán. Este intelectual y cartógrafo fue el último en ser enterrado en el Panteón en 1988.

 

 

Francisco Asorey (1889-1961) demostró a sus padres bien joven que quería ser escultor. Recuperó sus sencillos útiles de trabajo del pozo familiar y aprendió durante sus estudios en Barcelona, técnicase ideas que conjugó con el estilo gallego.
Ramón Cabanillas (1876-1959) dejó la carrera eclesiástica para luego emigrar a Cuba, donde publicó su primer poema. Sus escritos reivindicaban la identidad gallega y es conocido como el Poeta da Raza.
Domingo Fontán (1788-1866) inició sus estudios de Filosofía en la Universidad de Santiago con 12 años. Con menos de 30 empezó la que sería su gran obra: la Carta Geográfica de Galicia. Un trabajo de 17 años para completar el considerado primer mapa con rigor científico de España.

 

Terminado el recorrido por la capilla de la Visitación me faltaba alguien. ¿Dónde estaba Castelao?. Su tumba la encontramos en la capilla adyacente, la del Cristo. Una inmensa piedra de granito adornada por unas siemprevivas y unos ramos algo marchitos.

En la capilla más antigua de la iglesia descansa una de las figuras más notables, e ilustres, de Galicia. El cuerpo de Castelao fue trasladado desde Buenos Aires (1984), siendo su entierro en el Panteón un día de autoridades, música y flores. Pero también de gritos, cargas policiales y tensiones entre quiénes protestaban por el lugar escogido para su descanso.

 
 

Alfonso Daniel Rodríguez Castelao (1886-1950) escritor, dibujante, médico, político...Intelectual galleguista clave para entender Galicia, a través de su obra literaria, dibujos o discursos.
Su libro Sempre en Galiza es la biblia del nacionalismo gallego y está considerado el libro más significativo de la cultura gallega del siglo XX. Un fiel defensor de la autonomía gallega, con ideas republicanas y comprometido con la reinvindicación de Galicia hasta el final de sus días. Falleció durante el exilio en Buenos Aires.

 

Pensé en su hermana, Teresa Rodríguez Castelao, a quien le habían asegurado que sería enterrado a la izquierda de Rosalía de Castro. También imaginé las charlas que tendrían tan notables inquilinos cuando aquélla iglesia se cerraba al poco público visitante. La silueta delgada y altísima del rianxeiro más universal deambulando junto a una pausada Rosalía, quizá atónitos ambos de encontrarse en lugar tal y deseosos seguro de recibir a nuevos vecinos que les contasen cómo está su querida Galiza.

Lo intentó Fraga, quien quiso trasladar al Panteón a Valle Inclán y a Manuel Murguía, obteniendo la negativa de sus familiares como respuesta. Se propuso un grupo de intelectuales (sin políticos ni cargos eclesiásticos entre ellos) para elegir quienes merecían estar con los ilustres gallegos. Se solicitó el traslado a un lugar laico y de uso civil, ya que actualmente es el Arzobispado quién decide y tiene la titularidad sobre el lugar.

Sin resultados. El Panteón de Galegos Ilustres sigue en el olvido, en otra longa noite de pedra, envuelto en un limbo de litigios que solamente perjudica a un pueblo que desconoce dónde están enterrados algunos símbolos de su cultura.

 

10 Comments

  1. Andrea dice:

    Cuanta historia y que interesante lugar. Gracias por compartirlo.

  2. Pues jamás había oído hablar de este lugar. Yo creo que que merecería la pena algo más de divulgación institucional. Yo probablemente los hbiera visitado cuando visité Santiago hace un par de años.

  3. GranPumuki dice:

    Pues debí pasar por delante cuando hice el Camino, pero nada…
    La próxima vez en Santiago, espero verlo mas a fondo. Me apunto el Panteón…

    Saludos
    GranPumuki

  4. Cristina dice:

    Estuve en el Museo do Pobo Galego en 2011, pero no recuerdo haber visto el panteón. Sea o no un lugar religioso, me parece buena idea que estén todos juntos en un lugar en el que se les pueda rendir homenaje. Grande Rosalía, la que más conozco de todos los que mencionas que están allí. ¡Ah! Y el Museo es una joya.

    • Maruxaina Bóveda dice:

      Hola Cris! El Museo para mí es otra visita imprescindible y el Panteón, es que el cartel no destaca mucho…Si ya conocer a Rosalía, te aconsejo que te acerques un poquito a Castelao. ¡Un abrazo!

  5. Ishtar dice:

    Qué interesante! Como dices es un lugar perfecto para acercarse más a la cultura gallega y a la historia. Muchas gracias por todos los detalles! He hecho varias veces el camino de Santiago y nunca me había acercado al Panteón, la próxima lo haré! Saludos!

  6. ¡Qué maravilla de panteón… ¡ y qué post tan completo! Te conoces tu tierra como la palma de tu mano. Me gusta que la gente conozca y difunda sus raíces 🙂 ¡Gracias por compartirlo!

  7. Enhorabuena por el post! Me ha fascnado toda la historia que cuentas! Como decía El Quijote, “Sancho, con la iglesia hemos topado” que curioso resulta que un Tribunal ddicte que un lugar como este pase a manos de la iglesia 😉

    Soy fan de Alfredo Brañas y su moderno pensamiento político 😉 Cuando regresemos a Galicia, ya tomamos nota para que este lugar sea una visita obligada. Gracias Maru por traer un post tan interesante y bonito.

    Un abrazo,
    Eva y Carmelo

  8. Kris dice:

    En Madrid también tenemos un Panteón de hombres ilustres, y me ha recordado un poco a este lugar al que nos llevas. Espacio tranquilos para rendir homenaje a esos personajes que estarán, en este caso, ligados para siempre a la historia de Galicia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies