Rasnov, una fortaleza de cine (Rumanía, día 11)

Verde pistacho, lluvia, Castelao y sueños en Santiago.
Abril 13, 2016
Wat Phnom, el primer templo de Phnom Pehn (Camboya)
Abril 25, 2016

Rasnov, una fortaleza de cine (Rumanía, día 11)

Las hollywoodienses letras y la fortificación nos llamaron la atención desde el autobus.

Ibamos de camino al castillo de Bran y decidimos sería nuestra siguiente visita. Rasnov es mucho menos conocida que su vecina Brasov y fue genial poder caminar sin los agobios de los turistas emocionados con la leyenda de Drácula que habíamos sufrido el día anterior.

Rasnov era un punto clave en la ruta entre Valaquia y Transilvania, teniendo el honor de recibir del rey Segismundo el derecho a organizar un mercadillo semanal. Se convirtió así en el más grande centro comercial de tránsito del sur de la región junto con la siempre presente Brasov.

Nosotros subimos andando por una carretera rodeada de árboles, pero vimos pasar a un tractor-trenecillo como los de los parques de atracciones que llega hasta la principal atracción turística del lugar. En esta colina en medio de los Cárpatos, los caballeros teutónicos alemanes decidieron construir esta ciudadela para dar refugio a la población y resistir largos asedios. Era algo muy común en una época de amenazas e invasiones tártaras, así que en 1211 comenzó a edificarse la más compleja de las fortalezas de la región.

Aún quedan algunos elementos de la madera original pero la mayoría fue sustituida por piedra. Tanto la muralla como las torres estaban protegidas por un tejado para evitar los incendios provocados por los asaltantes, entramos en un primer cinturón de seguridad que era usado como zona de descanso en tiempo de paz y ha servido de escenario para algunas películas.

El interior estaba organizado como una pequeña aldea (¡en una ocasión estuvieron encerrados durante tres años!) para asegurar una vida lo más normal posible. Unas ochenta casas, la escuela, la taberna o la iglesia, construida en el punto más alto para que también sirviese como punto de observación. Apenas quedan los restos de todo ello por sufrir un incendio y un terremoto en menos de un año, lo que provocó que el lugar fuese abandonado finalmente tras la revolución de 1848. Pero igualmente la visita a mí me encantó, de hecho creo que es uno de mis imprescindibles del país.

Además de unas vistas y un entorno espectacular, es un lugar no excesivamente turístico y puedes hacerte una idea de cómo vivían y trabajaban paseando por sus estrechos senderos de piedra. Recreaciones de oficios, ropas oscuras con remiendos, caballeros con armadura y algunas actividades para volver al pasado hacen que la visita sea muy amena.

Sólo consiguieron una vez asediarla (1612) al descubrir el lugar secreto en el que se abastecían de agua. Para que esto no volviese a ocurrir construyeron un pozo en el interior de la ciudadela, cuenta la leyenda que en sus paredes pueden leerse versículos del Corán. Esto se explica por que fue la condena impuesta a dos prisioneros turcos que tardaron unos 17 años en escavar sus 150 metros de profundidad. La promesa de libertad al terminarlo obviamente nunca sucedió.

En los años ’90, un italiano que viajó de Rumanía para esquiar se enamoró de sus paisajes. Alberto Drera se construyó una casa en Sinaia y apostó por restarurar la fortaleza, quería que el país fuese algo más que Drácula para los turistas. Durante su trabajo se rehabilitaron 10 casas, aseguraron muros y torres y hasta encontraron un tesoro de monedas romanas. Su sueño incluía celebrar torneros caballerescos, conciertos de juglares y agricultura ecológica pero no se vio cumplido. Falleció y aunque su hija intentó seguir con su proyecto se topó con una burocracia infinita que le hizo abandonar la idea.

Casi literalmente cerramos la puerta, perfecta tarde de silencio, relax, piedras y mucho verde. Hubiése sido perfecto con algún cartelito indicativo o un poquito de información, que tampoco he encontrado en español buscando ahora sobre su historia. Mi consejo: no os eclipseis por el archi conocido castillo de Bran y deteneros un par de horas para esta cetatea.

Un café con mucho hielo en una terraza desierta y una larguísima espera en la parada del autobus amenizada por los paisanos del lugar fueron el final de un buen día en mi ya casi querida Rumanía. Un país que no dejaba de sorprenderme.

15 Comments

  1. Mauxi Leal dice:

    Me ha gustado mucho este post porque me ha permitido conocer un destino de Rumanía del que creo que nunca escuchado o leído algo. Además, me parece muy “turiscurioso”; y bravo por Alberto Drera y su iniciativa 🙂

    • Maruxaina dice:

      Muchas gracias Mauxi!Sí que es un país muy turiscurioso, te lo recomiendo sin duda 😉
      El de Drera era un proyecto realmente bonito, lástima que no fuese adelante.
      Un abrazo!!

  2. Diana dice:

    Yo tampoco había oído hablar de Rasnov! Me atrae mucho visitar Rumanía sobre todo porque la desconozco muchísimo, y no sé qué esperar del país. Gracias a este post, me voy formando algunas ideas. Gracias por compartir!!

  3. Bo dice:

    Ganas de conocer Rumanía, cada vez crece mi interés por este país, que veo que tiene mucho que ofrecer a sus visitantes. No sé cuando pueda ir, porque aún no lo tengo en mis indispensables en el mundo, pero me gustaría en cuanto se pueda, como te dije en un comentario en tu FB personal.

    Enhorabuena por el relato que transmite mucho y la energía que le das con las fotos.

    Un abrazo

    • Maruxaina dice:

      No dejes de visitarlo Bo y adelántalo unos puestos en tu lista de indispensables porque aún es barato y no demasiado turístico 😉
      Te gustará!!
      Gracias por tus palabras, un beso grande!!

  4. Carmen dice:

    Qué ganas tengo de ir a Rumanía, tomo nota porque la verdad es que de momento es más barato por lo que contáis los que habéis ido y hay que aprovechar. Cómo me gusta de vez en cuando salir de las rutas tan turísticas y encontrar lugares un poco menos visitados ¿verdad? A veces, muchos visitantes, rompen el encanto de las visitas.
    Un beso
    Carmen

  5. Rebeca - Viajeros 3.0 dice:

    ¡Me encanta, me encanta y me encanta!
    Rumanía es un país muy interesante para el viajero y mola poder ver lugares tan chulos como la ciudadela de Rasnov sin hordas de turistas alrededor. Yo lo hice en coche pero, tanto en coche como en transporte público, me parece un imprescindible que ver en una ruta por Transilvania.
    (Yo pagué la novatada y cogí el tractor jojojo)

    Un saludo

  6. Leyendo entradas como esta Rumania está cogiendo sitio en la lista de viajes pendientes. Nos encanta que nos descubras lugares como este y así lo tenemos más fácil para organizar un viaje por esas tierras llenas de historia e historias.

    Saludos Viajeros

  7. Paula Velasco Pedrosa dice:

    Tengo que reconocer que Rumanía es un país que me atrae y que me da como miedito al mismo tiempo. Tengo la historia de Vlad de Valaquia muy metida en el cuerpo, jajaja! Pero te doy las gracias por el post, me parece superinteresante todo lo que cuentas en él y apetece conocer la zona. Bicos!

  8. Carmen dice:

    Precioso post, me encantan los trucos de buscar algo menos turístico porque a veces nos dejamos eclipsar solo por lo que sale en los mapas y nos perdemos sitios bellísimos. Un saludo.

  9. Sabela dice:

    Qué recuerdos!!! A mi me gustó mucho y lo pude disfrutar con poca gente. Es genial como cuentas la historia!
    Un gran abrazo!

  10. Noelia dice:

    Me has dejado con unas ganas inmensas de ir para allá. De todos los atractivos, el de que no esté muy masificado de turistas, se lleva el premio 🙂

    Besosss

  11. Eva dice:

    Cuanta historia y que bonitas!! Lo del pizo me ha dejado de aquella manera! Bonito post y bonito sitio. Abrazos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies