Selçuk y Éfeso (Turquía, días 5 y 6)

Hierápolis (Turquía, día 5)
mayo 15, 2014
Estambul: Medusa, James Bond y el increíble Palacio Topkapi.(Turquía, día 7)
junio 7, 2014

Selçuk y Éfeso (Turquía, días 5 y 6)

DÍA 5 . Descubrimos SELÇUK .

Elegimos Selçuk por ser el pueblo más cercano para visitar nuestro siguiente destino y objetivo: Éfeso y la Biblioteca de Celso. No teníamos alojamiento pero fue bajar del dolmus y ya teníamos a varios chicos ofreciéndonos de todo. La elección no pudo ser mejor, tras acercanos en su coche, nuestro nuevo amigo nos acomodó en una preciosa casa, reconvertida en la Pensión Tuncay. Un patio con mesitas de madera, una bonita habitación y una gran terraza común desde la que se descubrimos una enorme fortaleza.

Pensábamos quedarnos a descansar porque al día siguiente nos esperaban unas buenas caminatas entre ruinas pero nos intrigaba lo que veíamos desde la ventana.

Selçuk 1

En recepción nos prestaron una guía olvidada por algún viajero francés, por lo que aprovechamos que aún no era temprano y salimos a investigar.

Fuimos encontrado restos de épocas pasadas mientras subíamos por la colina de Ayasoluk. Quizá la cercanía de la famosa Éfeso ha relegado a Selçuk a ser un lugar de paso  y sus tesoros no están nada cuidados.

La entrada creo recordar que nos costó 5 liras turcas (unos 3 euros) y el sitio realmente merece la pena. La sorpresa nos esperaba cuando leímos que el apóstol San Juan estaba allí enterrado. Según cuenta la leyenda, por encargo de Jesús, acompañó a la Virgen María a Éfeso y sería en Selçuk, donde pasaría sus últimos años, escribiendo su versión del Evangelio . Después de haber encontrado la tumba de San Felipe en Hierápolis, cualquiera diría que estábamos haciendo la Ruta de los Apóstoles.

Selçuk 3

388

383

Selçuk 3

Una vez más los continuos terremotos sufridos en Turquía, los robos y saqueos de materiales han hecho sus estragos en el lugar. En el año 1900 comenzó la reconstrucción de la basílica, encargada por el emperador Justiniano como regalo a su esposa Teodora, y se convirtió en lugar de peregrinación para los cristianos. Actualmente, la diócesis de Izmir organiza una misa católica el último domingo del mes de mayo, a la que acuden fieles de todo el país.

Selçuk 4

Selçuk 5

Apenas nos cruzamos con unas cinco personas, el lugar es realmente tranquilo y pudimos disfrutar de una preciosa puesta de sol.

Selçuk 6

Selçuk 6

Desde allí bajamos hasta la mezquita que habíamos visto desde lo alto, y resultó ser una de las mejores conservadas de su estilo, la mezquita de Isa Bey (1375) es el ejemplo más antiguo de mezquita con patio y columnas dentro.

Selçuk 7

En la entrada principal hay un enorme busto de Isa Bey, entramos pero solo al bonito patio ya que era momento de rezo, por lo que no pudimos ver las bóvedas y azulejos de los que hos habló orgulloso un artesano que tenía una tiendita allí cerca.

Con él estuvimos hablando un buen rato, tenía cosas tan bonitas que me hubiese comprado la tienda entera, además la diferencia de precios con Estambul era ¡¡¡abismal!!!

Estambul 9

Mientras elegíamos qué llevarnos de recuerdo, intercambiamos opiniones sobre el país, él recordaba a Felipe González y no sabía nada de que en España hubiese habido una dictadura. Nos contó que en Turquía no estaban bien, pero que ya habían estado mucho peor, así que ahora debían conformarse y esperar a que las cosas mejorasen.

Volvimos al centro del pueblo, varias calles peatonales, tiendas y ningún turista a la vista. Nos sentamos en una terraza a tomar algo, con la magnífica vista de los restos de un acueducto bizantino y la compañía de un señor francés que llevaba varios años viviendo allí y no dudó en contarnos mil aventura.

Selçuk 10

 

DÍA 6 . VISITA A ÉFESO , TEMPLO DE ARTEMISA Y MUSEO ARQUEOLÓGICO .

Con el estómago lleno después de uno de los mejores desayunos del viaje, nos acercamos a la estación de autobuses a buscar cómo acercarnos a Éfeso. Esperamos unos minutos y en seguida el dolmus se llenó , pagamos unos dos euros por persona y salimos en dirección a uno de los objetivos de nuestro viaje. Era muy temprano, queríamos evitar el calor y las excursiones, pero fue imposible… al llegar aquello parecía un parque temático, muchísimos autobuses, chiringuitos y horror al escuchar los primeros gritos del día: “uan !!!¿Dónde está el niño ???. Por lo visto, es visita habitual de los cruceros que hacen escala a unos 50 kilómetros.

Fue una visita de la que no tengo muy buen recuerdo, era imposible detenerse a apreciar algo o hacer una foto con calma. Además fue de los días de más calor y apenas hay sombras (recomendable llevar agua y sombrero), lo que hizo que varias veces tuviésemos que acercarnos a los baños para remojarnos un poco.

Efeso 1

Tenía muchísima curiosidad y ganas de conocer la Biblioteca, nada menos que del Imperio Romano, mandada construir por el cónsul, Gayo Julio Aquila, en honor a su padre, Tiberio Julio Celso, quien había sido gobernador de Asia. Admiré la fachada, que tantas veces había visto en papel, desde lejos para comprobar como decían los libros que las columnas del centro eran más largas que las situadas en los extremos y engañar a la vista para que pareciese más grande.

Selçuk 2

Efeso 3

Me imaginé a apuestos romanos subiendo sus magníficas escaleras de mármol, entrando en aquella gran sala de 16 metros de alto para disfrutar de más de 12 mil pergaminos y manuscritos.Aluciné con los detalles, el diseño mirando al este para aprovechar la luz de la mañana o el sistema de ventilación a través de un doble muro para evitar los males de la humedad, ¡¡y es que fue construida en el s.II d.C.!!

Ya desde cerca, conseguimos hacernos alguna foto con las estatuas femeninas que hay en la entrada, cada una de ellas representaban las virtudes de Celso: sabiduría, virtud, ciencia e inteligencia.

En su interior se encontró en 1904 la tumba de mármol blanco de Celso, algo nada común en aquella época, por lo que se confirmaba su importante posición durante la época. Se cree que la biblioteca estuvo en funcionamiento hasta la invasión de los godos (262 d.C) y fue un equipo de arqueología austríaco quien realizó su reconstrucción entre 1970 y 1978. Lamentablemente no queda nada de lo que contenía una de las bilbiotecas más importantes de la historia.

Cumplido el objetivo , continuamos el recorrido bajo un sol terrible , era imposible dar un paso y no encontrarte con algún resto para fotografiar , Éfeso se revelaba en sus ruinas como la importante ciudad portuaria que fue durante el Imperio Romano . Aquí se tomaron grandes decisiones teológicas celebrando uno de los concilios más importantes , en la 1ª iglesia del mundo dedicada a la virgen María quien pasó sus últimos años en este lugar ( cerca está la casa en la que vivió , un verdadero lugar de peregrinación ) .

Efeso 5

Es un auténtico museo al aire libre, las termas, el gimnasio, la via de los Curetos (sacerdotes encargados de alimentar el fuego del ayuntamiento), el Templo de Adriano o las Casas de la ladera. Son las viviendas romanas mejor conservadas después de las de Pompeya, eso sí, es necesario pagar otra entrada para conocer cómo vivían los patricios de la época. Sino puedes estar horas y horas recorriendo la ciudad y descubriendo pedacitos de historia.

Efeso 6

Efeso 7

Efeso 9

Efeso 8

El Teatro fue construido aprovechando la pendiente de la colina y tenía capacidad para más de 24 mil espectadores.

Muy bien conservado está también el Odeón, del que los arqueólogos dicen que debió ser una de la construcciones más bellas y en el se reunían los senadores para tratar temas de la ciudad.

Odeón

Como detalle curioso el relieve de la diosa de la Victoria o Nikè, a quien se le atribuía gran velocidad y buena suerte, si os fijais en el pliegue que hace su túnica, a la izquierda… ¿no os recuerda a algo?

Cuando ya nos dirigíamos a la salida, escuchamos música y muchas voces, tras seguirlas nos encontramos una representación del momento en el que Cleopatra y Marco Antonio llegaban a la ciudad por la magnífica via del Puerto.

El calor era insoportable y cada vez había más gente por lo que decidimos poner fin a la visita. Nuestra idea era visitar la Cueva de los Siete Durmientes de Éfeso (que ahora que lo pienso :¿tendrá algo que ver con los Siete Enanitos de Blancanieves ?), según se cuenta, durante la visita del emperador Decio a la ciudad, exigió que la población hiciese sacrificios a los dioses paganos. Siete jóvenes rebeldes y cristianos de buena posición, regalaron sus posesiones a los pobres y se escaparon a una gruta a ocultarse. Los romanos al descubrirlos taparon la cueva para dejarlos morir, sin embargo 200 años después, un hombre abrió la cueva para usarla como establo y allí encontró a los muchachos quienes despertaron y volvieron a una ciudad ya cristiana.

El caso es que nosotros no encontramos la cueva pero en su lugar me vi en un campo de algodón aprendiendo mediante los gestos de un ancianísimo señor cómo se recogía. Compartimos unas galletas y seguimos camino, me giré y allí estaba, solo, muy delgado, volviendo a agacharse para seguir con su tarea…

Fuimos aprovechando un camino de árboles para aprovechar la sombra, hasta que nos encontramos con un pequeñísimo canciño, quien sin saberlo haría que nos enterásemos que a unos metros de allí estaba una gran maravilla . Así nos lo hizo entender su dueño, sentado a la fresca con otros señores, nos hacía gestos de algo muy alto y de hacía mucho tiempo.

Intrigados seguimos sus indicaciones y nos encontramos con un cartel algo destartalado y una gran explanada con algunos restos …

Buscamos en la guía del señor francés para ver si había alguna referencia a lo que teníamos delante, y tuve que volver a levantar la cabeza para comprobar que aquella columna solitaria era lo único que quedaba de una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo, el Templo de Artemisa (diosa griega de la fertilidad, la caza y la guerra).

Su construcción duró unos 120 años, era cuatro veces más grande que el Partenón, un conjunto de edificios con una estatua de la diosa en su interior de 2 metros de alto. El rey Creso de Lidia dirigió a varios arquitectos en esta obra que pretendía contentar a la diosa, 115 metros de largo, el más grande del mundo griego.

Foto Internet

Según se cuenta fue destruido por un incendio provocado el mismo día que nacía Alejandro Magno, la diosa muy preocupada por este acontecimiento no pudo salvar su templo y durante mucho tiempo fue prohibido (bajo pena de muerte) mencionar su nombre en Éfeso.

Tras el incendio, fue reconstruido, saqueado, vuelto a destruir, los godos, los cristianos…lo de siempre vaya. Incluso Alejandro Magno se ofreció para reconstruirlo ante lo que los éfesos se negaron con el pretexto de que un dios no podía hacer el templo de otro dios . Fue redescubierto a finales del siglo s. XIX por una expedición del Museo Británico y tienen previsto reconstruir una copia del original a algo más de un kilómetro del lugar.

De sus más de 120 columnas, de un lugar que fue gran atracción turística para reyes, viajeros y mercaderes, apenas queda una.

Ahora es utilizado como lugar de paseo por los patos de las casas vecinas. Nos quedamos allí un buen rato, intentando ver lo que no había, mientras unos niños jugaban aprovechando el último sol de la tarde, quizá sin saber que las piedras sobre las que saltaban había tantísima historia.

Pasamos el resto de la tarde en el Museo Arqueológico de Selçuk con una amplísima colección de objetos, está considerado uno de los mejores de Turquía. Restos de Éfeso, la auténtica estatua de Artemisa, maquetas del templo, lápidas y sarcófagos, es uno de los museos más bonitos en los que he estado, salas muy bien decoradas, un jardín con reloj de sol incluido y  ademas apenas había gente por lo que la visita fue realmente buena.

Nuestro viaje no podía terminar mejor, volvíamos a Estambul con el sueño cumplido de haber visitado la Biblioteca de Celso. Pero sobre todo, convencidos una vez más, de lo bueno de la improvisación, del hacer las cosas porque sí, por seguir un instinto o una calle que parece llevar a algún sitio por descubrir. Por haber seguido al perro que nos condujo al Artemisón, no haber ido directamente a Éfeso en excursión organizada (nos habríamos perdido Selçuk) como nos insistieron una y otra vez en la capital, por volver andando y sentirme en Tara hablando con el señor del algodón, a pesar que el calor era terrible y sobraban los taxis de dos euros, por todos esos detalles que hacen que vuelvas con muchísimo más de lo que habías imaginado.

Porque otro día más, me dormía soñando con sultanes y elefantes, la Virgen María caminando con San Juan, godos destruyéndolo todo, romanos paseando con relucientes túnicas, Cleopatra, diosas griegas, rollos interminables de papiros…

 

6 Comments

  1. CompassTrip dice:

    Solo he tenido la oportunidad de estar en Efeso y comparto tu opinión. Es uno de mis sitios favoritos de Turquía, nos acerca tanto a la historia a través de las ruinas, sobretodo la biblioteca se conserva muy bien. Es recomendable 100%, tuve la oportunidad de ir en 2008 y no veo el momento de poder volver 🙂
    Un besazo viajera!

    • Maruxaina dice:

      Me encantan los sitios con mucha historia 🙂
      A mí tampoco me importaría volver a Turquía,tengo pendiente el paseo en globo por Capadocia!!
      Un beso y feliz lunes 😉

  2. Gaolga dice:

    Que agradable en la primera visita que hicieron asi sin gente y con esa luz de la tarde que tanto favorece a las fotos 😉

    Y que curioso, de lo que fotografiaste en la tienda de artesanias, algunas me recuerdan a las de Iran y los platos a Grecia, la mezcla entre los paises cercanos es inevitable 😀

    Saludos!

    • Maruxaina dice:

      Sí!!Lo de Selçuk fue todo un descubrimiento 🙂
      La tienda era preciosa….me lo hubiese traído todo!!
      Un saludo y gracias por la visita 😉

  3. GranPumuki dice:

    impresionante Efeso. Muchas gracias por el relato y el derroche de fotos del sitio. Tomo nota también de Selcuk para cuando pueda ser.

    Saludos
    GranPumuki

  4. Desde luego, el de Efeso es uno de los recintos arqueológicos mñas extraodinarios del mundo. Lo visitamos hace ya 20 años y es de los primeros grandes recuerdos viajeros.
    Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies