Estambul (Turquía, día 7)

Selçuk y Éfeso (Turquía, días 5 y 6)
Mayo 27, 2014
Saintes (Francia)
Junio 29, 2014

Estambul (Turquía, día 7)

DÍA 7. ESTAMBUL: PALACIO TOPKAPI y visita a las CISTERNAS.

Volvimos a elegir el autobús para regresar a Estambul, viajamos toda la noche y llegamos a la capital turca a las 7 de la mañana. Ocupamos de nuevo la habitación de las dos primeras noches y salimos a desayunar, con una lentil soup teníamos energías suficientes para todo el día.

Nuestra 1º visita sería el Palacio Topkapi, pero era temprano, así que aprovechamos para callejear un poco por sus alrededores. Encontramos una bonita calle, Sogukçesme, con preciosas casas de madera del s. XIX, fueron restauradas en los años ’80 y ahora algunas son hoteles (la reina Sofía estuvo de paseo en el 2000 inaugurando una de las casas). Lugares para tomar el té o la Istanbul Library, un paraíso para los amantes de los libros, en donde puedes encontrar más de diez mil libros… pero ¡¡¡sólo de Estambul!!!

122

128

184

Al final de la calle, está la fuente del sultán Ahmet III, para muchos las más bonita de Estambul, construida en 1728 y de estilo rococó turco , en cada uno de los lados pueden leerse poemas sobre la fuente.

186

Era ya la hora de apertura del palacio y empezaban a llegar los autobuses, así que nos dirigimos a la entrada. El Palacio Topkapi fue residencia de 26 de los 36 sultanes de la dinastía otomana  durante cuatro siglos (1475 – 1855) y cada uno de ellos fue ampliando las dependencias: biblioteca, hamán, mezquita… una auténtica competición en decoración y mejoras.

054

Atravesamos la Puerta Imperial (1478), vigilada permanentemente ya que los soldados vivían en su interior, para acceder al 1º de los 4 patios que hay en el palacio. Hicimos cola unos 10 minutos en la taquilla, comentaros que para entrar en el Harén, es necesario comprar una entrada distinta . Conocido como el Patio de los Jenízaros (cuerpo de élite del Imperio Otomano que protegía al sultán). En él se encuentra la Fuente del Verdugo en la que se limpiaban los sables, tras las numerosas ejecuciones que tenían lugar en aquellos años. Una de las más sanguinarias supuso el fin de los jenízaros, el sultán Mahmut II ordenó disolver el cuerpo tras su sublevación y más de 4000 mil soldados fueron asesinados  (1826). Y como resultó imposible hacer una foto entre tantísima gente, nos contentamos con una de las bonitas fuentes situadas a lo largo del muro del patio.

047

A la izquierda, pasando desapercibida para muchos visitantes, ansiosos de entrar en las dependencias reales, está la iglesia bizantina de Santa Irene, una de las más antiguas de Estambul y de las pocas que no fue transformada en mezquita tras la conquista ( era usada para guardar el arsenal de los jenízaros y según el sultán les traía suerte porque nunca habían perdido una batalla). Estaba cerrada así que continuamos la visita, atravesamos la 2ª puerta, la de Acogida, personalmente una de las más bonitas, me recordó a los cuentos de príncipes, dragones y princesas. Fue construida por prisioneros húngaros bajo las órdenes de Mehmet el Conquistador, las torres, añadidas posteriormente, fueron reconstruidas en 2010 cuando Estambul fue Ciudad Europea de la Cultura.

056

El sultán era el único que podía atravesarla a caballo, accediendo al Patio de Ceremonias, un precioso espacio en el que tenía lugar la vida pública, ceremonias, entronizaciones pero también donde el pueblo expresaba su descontento. En este patio están los establos y las cocinas reales, que podían abastacer hasta a cuatro mil personas!!! Había una cocina sólo para hacer dulces y postres, otra para el sultán y su familia y una 3ª para los invitados. Ahora puede visitarse una de las mejores colecciones de porcelana y cristal del mundo, si es que la multitud de chinos que quieren compararla con la de Pekín , os permite acercaros 😉

073

105

En este patio se encuentra también el Consejo Privado o Diván, en el que se reunía el sultán con los ministros, cómodamente instalados en alargados bancos alcolchados con preciosas telas. En los últimos años , era el visir ( como un 1º ministro de aquí ) quién presidía las reuniones, desconociendo si el sultán estaría o no detrás de una rejilla, situada encima del asiento principal. De la exactitud con la que después diese el parte al sultán dependería su vida …

La última es la Puerta de la Felicidad, vigilada por eunucos, sólo los embajadores o altos cargos podían pasar, previa cita con el sultán.

106

Normal ya que en el 3º patio, se encontraba la Sala del Tesoro que ya lo quisieran para sí muchos piratas, ante nuestra sorpresa, pudimos ver el puñal de Topkapi, el más caro del mundo con tres impresionantes esmeraldas, oro y diamantes, el trono de Ahmed I o el famoso diamante de la cuchara. El 5º más grande del mundo, y así conocido porque fue encontrado por un pescador entre la basura. Un avispado joyero le dijo que era de vidrio y se lo cambió por unas cucharas …

También aquí se construyó la biblioteca de Ahmet III (1718), sobre una base alta para evitar que la humedad dañase los más de tres mil volúmenes, lamentablemente está cerrada al público.

No entramos en el Harén, la cola era interminable y no teníamos tiempo suficiente, algo de lo que hoy me arrepiento. Aquéllo debió ser impresionante, una mini ciudad dentro del palacio , con más de 300 habitaciones, en las que vivían las esposas e hijos del sultán, controladas por la madre de éste (Valide Sultán) .

Antes de subir a las terrazas, seguimos a unas familias musulmanas, sin saber muy bien a dónde iban, pero lo hacían en dirección contraria a las excursiones… No recuerdo cómo, pero tras unos pasillos y salas, nos vimos delante de las reliquias más valiosas para el mundo islámico. Estábamos en el Pabellón del Manto Sagrado, donde un imán recita versículos del Corán permanentemente (sí sí, las 24 horas del día ) y los fieles acuden a ver el manto que vistió Mahoma , una carta manuscrita , la huella de su pie, un diente e incluso unos pelos de su barba . Personalmente , cuando veo este tipo de tesoros no puedo dejar de acordarme de la impresión que me llevé al ver de pequeña el pie de Santa Teresa en Ávila, quizá demasiado pequeña …

Recuerdo más el silencio y tremendo respeto que se respiraba en aquellas salas que los objetos en sí, muchos jóvenes musulmanes no dejaban de hacer fotos con sus móviles, madres acercando a su hijos a las vitrinas y serios y emocionados ancianos venidos de a saber dónde…

Nos esperaba el 4º Patio, destinado en exclusiva al uso del sultán. Las salas están abiertas por los cuatro lados, para aprovechar la brisa del mar, convirtiéndolo en un lugar precioso y perfecto para ver el estrecho del Bósforo. Cuidados jardínes, piscinas o quioscos, como el de Bagdad o Revan, con perfectas columnas, mármol, azulejos y ricas decoraciones que no dejan de recordarnos la importancia del Imperio Otomano.

112

Es un lugar en el que puedes estar el día entero y al que volvería sin dudarlo si repito Estambul. Eso sí probaría visitarlo a la hora de comer ya que cuando abre, por más que uno se levante tempranísimo, está imposible de gente.

Nos íbamos ya cuando decidimos acercarnos de nuevo a la iglesia por ver si estaba abierta. Y nuestro final de visita al Palacio de los Cañones no pudo ser mejor, en el interior de la antigua basílica ¡¡¡había una actuación de derviches!!! Teníamos previsto ir esa noche, la última de nuestro viaje, a ver a estos bailarines que giran y giran de forma mareante. Un camarero impecablemente vestido, nos invitó a entrar y nos explicó en un perfecto inglés que la iglesia solamente se abría durante los meses de verano para conciertos y espectáculos como el que ofrecían esa mañana.

118

117

Menos mal que estábamos sentados, porque tras una hora viéndolos moverse de esa manera, me giraba la cabeza hasta a mí .

Las sorpresas continuaron, al salir, el mismo amable chico nos esperaba con una copa de algo parecido al champán y una cestita con frutillas, de las que no averigüe el nombre, pero que combinaban deliciosamente. Debíamos estar de foto, porque a nuestro alrededor la gente estaba impecablemente vestida, peinada y perfumada, y es que por lo visto, acabábamos de presenciar la actuación de uno de los mejores grupos de derviches del país.

El camarero, con ganas de hablar inglés, nos explicó que derviche significa el camino a las puertas, cada movimiento, cada gesto simboliza algo. Fue divertidísimo entendernos y comprender que la mano derecha se coloca mirando al infinito (con la palma hacia arriba) mientras que la izquierda va hacia abajo, hacia la tierra. Se trataría de algo así como la unión de todo, siendo el bailarín la unión entre ambos mundos…

Le pregunté el porqué de sus ropas, ya que primero aparecen con unas largas capas negras que luego dejarán paso a las blancas. Me contó que simbolizaba el despojarse de los oscuro y la eliminación del ego, lo blanco claro era la pureza. Lo último que pudo contarme, antes de ser reclamado por los invitados, fue que los bailarines eran como los planetas que giraban alredeor del sol, que era el señor que aparecía como líder y se situaba en el centro.

Más tarde, buscando información, me enteré que su origen está en el poeta místico musulmán, Rumi, son suyos los poemas que se recitan durante los bailes acompañados de flautas y tambores. El 17 de diciembre, fecha de su muerte (y de mi cumpleaños) en Konya se celebra durante una semana un Festival de Derviches en memoria de este filósofo persa, cuyas obras han sido traducidas a multitud de idiomas.

La manera en que la noche se conoce con la luna ,

sé eso conmigo .

Sé la rosa más cercana , a la espina que soy .

Rumi (1207 – 73 )

Más contentos que unas pascuas, abandonamos el palacio, que superó con mucho mis expectativas, y salimos al bullicioso Estambul.

Nuestras siguientes paradas fueron la Cisterna de las 1001 Columnas y la Cisterna Basílica de Yerebatan, dos visitas que si teneis poco tiempo yo me saltaría. La 1ª, también conocida como Cisterna de Binbirdirek (binbir signifca abundancia) nos costó encontrarla la verdad y fue un poco decepcionante. Un hombre aburrido nos vendió los que deberieron ser los únicos tickets del día a juzgar por su cara y unos cortinones oscuros y pesados daban paso a una cuesta iluminada por velas para llegar a la gran sala de más de 200 columnas. Construido sobre un palacio en el s.IV, servía como depósito de agua para abastecer los baños situados al otro lado del hipódromo.No tiene nada de llamativo o especial, salvo algunos monogramas e inscripciones en los capiteles de algunas columnas hechos por los obreros y canteros. Por lo visto tiene previsto hacerse algo comercial en su interior, de momento sólo hay un café – restaurante en un ambiente bastante desangelado.

222

182

Entramos en la Cisterna de Yerebatan, completamente empapados, Estambul nos había recibido lloviendo y así nos despediría. El suelo resbalaba un montón y casi me mato escaleras abajo, aunque me hubiesen frenado las personas que hacían cola para hacerse la típica foto. Y es que aquí se rodó una famosa escena de “Desde Rusia con amor” (1963), la película favorita de Sean Connery como James Bond, con un rodaje que empezaba en Santa Sofía. Por lo que todo el mundo quería retratar el largo pasillo por el que 007 había pasado.

192

Se trata de la más grande de las 60 cisternas que hay repartidas por la ciudad, situada bajo una basílica, proveía de agua al Palacio de Topkapi, un agua que erra conducida por acueductos desde unos bosques a 20 km de Estambul. Cayó en desuso con la llegada del agua corriente, fue descubierta en el s.XVI y tras ser restaurada volvió a usarse pero como almacén de madera, hasta que finalmente a finales de los ’80 se destina exclusivamente al turismo.

Realmente sí en un bosque de piedra como muchos los describen, más de 300 columnas de casi 9 metros de altura, traídas de distintos templos , por lo que pueden encontrarse diferentes estilos. Quizá por ello también es conocida como el Palacio Sumergido, las más conocidas son la columna de las lágrimas, la de los ojos o la de nudos de tronco de árbol.

149

Pero sin duda las columnas más fotografiadas, son las que tienen dos cabezas de Medusa como base. Se cree que se colocaban invertidas para evitar que al mirarlas uno fuese convertido en piedra, y así con la tontería de querer hacerse la foto y no mirar, más de uno casi se cae al agua. Antes podía visitarse en barca hasta que en 1994 colocaron las pasarelas actuales para las visitas.

167

Después de tanta caminata y tanta agua, necesitabamos comer algo, dimos por terminada la visita y salimos al exterior cruzando los dedos para que no lloviese. Bien, había tregua así que callejeamos, nos perdimos y nos encontramos en un barrio de estrechas calles, abarrotadas de restaurantes y tiendas de todo tipo. Por un momento me recordó a los zocos marroquíes, preciosas telas, olor a especias, los sentidos disparados entre tanto color y escaparate llamativo. Y para muestra, un par de fotos .

200

199

Y mientras yo entraba en la tienda a pedir permiso para hacer unas fotos a los increíbles maniquíes y me liaba a hablar con el dueño que amablemente me explicó que los trajes blancos eran para la ceremonia de circuncisión. Dos negocios más abajo mi pareja escogía directamente de la pescadería lo que sería nuestro menú del día, no recuerdo qué pescado era pero sí que estaba fresquísimo y riquísimo.

772

Sobremesa con los camareros y el pescadero, charla futbolística incuida y de nuevo caminando, esta vez para llegar a Istiklak Cadessi (Avd. de la Independencia), en el ahora tan conocido barrio de Taksim. Es una de las más conocidas de Estambul, peatonal y llena de carísimas boutiques, con escaparates no tan originales como los anteriores, restaurantes, pastelerías… Pero también con el encanto de algunas viejas galerías de arte  o estrechos pasillos entre edificios, con tienditas de toda la vida con precios mucho más asequibles y locales donde tomar un buen té.

742

781

En esta calle están muchos de los consulados y preciosos edificios, fotografiando uno de ellos, descubrimos que en su patio interior está la iglesia católica más importante de la ciudad.

San Antonio de Padua destaca por su fachada de ladrillo rojo y un estilo que recuerda a las bonitas iglesias venecianas. En ella el papa Juan XXIII dio misa durante diez años antes de trasladarse a Roma, lo recuerda una escultura suya situada en el exterior.

771

770

771

Volviendo hacia el hotel, encontramos una tienda de café, en la que unos jóvenes de bata blanca, dirigidos por un señor de curioso bigote, trataban los granos como si fuesen oro. No pudimos resistirnos ante el olor y lo visualmente atractivo que era todo el proceso, tras elegirlo, lo pesaron, empaquetaron con suma delicadeza y nos lo entregaron con otra de las sonrisas turcas que nos trajimos en nuestra colección de recuerdos.

803

Tras descansar un ratillo del larguísimo día, dejamos todo preparado ya que saldríamos temprano por la mañana. Como siempre costó cerrar la mochila, de nuevo volvía a estar llena : un jabón de Pamukkale, una lámpara de Selçuk, postales, ojos protectores en todas sus formas posibles… Pero sobre todo, llena de Turquía. Mi mochila volvió a casa cargadísima de historia, con sultanes y odaliscas contándome sus increíbles escenas de palacio, con versos escritos en una servilleta de un poeta por descubrir, con muchas imágenes que no quedaron retratadas pero sí guardadas en alguno de los bolsillos.

805

Salimos a la lluvia, como dice la canción, era nuestra última noche en Constantinopla, Bizancio, Estambul

171

 

Vídeo James Bond en Yerebatan  ::::

 

8 Comments

  1. Netikerty dice:

    Que bonito Post. Yo fui a Estambul hace muuuuchos años, con mis padres y me has hecho recordar con Topkapi y la cisterna. Eran unos recuerdo que tenía olvidados, gracias por sacarlos a la luz.

  2. Eva Puente dice:

    Qué bonitas fotos y qué ganas de Estambul. tomamos buena nota de tus recomendaciones para visitar este maravillosa e imprescindible ciudad que todo viajero debería conocer.

    Una abrazo!

  3. Cuantas cosas has explicado de Estambul en un solo post! Estambul es una ciudad que enamora a cualquiera por toda su riqueza y amabilidad. A nosotros también nos encantó!

    Un saludo,

  4. Qué recuerdos me ha traído tu post de Estambul, Maruxa! Una de mis ciudades favoritas sin duda, tiene una magia especial. Me ha encantado la foto de la entrada del palacio con ese gatito que se ha colado je je je mira que había gatitos en Estambul! Y en toda Turquía, yo me los quería traer a todos… Y yo también me eché una foto con el árbol de Sleepy Holow ja ja ja los maniquíes son un auténtico museo del horror, me reí tanto…
    Un abrazo de la cosmopolilla

  5. Tomamos notas de tus recomendaciones y consejos porque Turquía está entre nuestros destinos para el próximo año. Gracias por compartir tu experiencia.

    • Maruxaina dice:

      Gracias a tí María!!
      Seguro que os gusta mucho, si necesitais cualquier cosa aquí estoy y de Turquía es del único país que tengo el diario completo 😉
      No os perdais Éfeso y Pamukkale.
      Saludos!!

  6. Netikerty dice:

    Que bonitos recuerdos me has traido. Estuve una semana santa hace muuuuuuuuchos años con mis padres y topkapi fue uno de mis sitios preferidos. Gracias!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies