parallax background
Qué ver en Clisson. Un paseo por la Toscana francesa.
mayo 22, 2018
Té, callejuelas y la embajada de Estados Unidos. Un día cualquiera en Tanger.
junio 6, 2018
 

Último día del mes. Termina Mayo, el mes de las flores y de la Virgen de Fátima, a la que cantábamos en el colegio cuando aparecía el día 13 en el calendario. Después fue el mes de exámenes y nervios durante mi vida de estudiante. Ahora es el mes de preparativos para un verano de festivales y desde hace algunos años, Mayo se convirtió además en el mes del TBM.

 

Este mes no ha habido Travel Bloggers Meeting. La cita anual de bloggers de viaje reunidos durante tres días, que celebraba el último encuentro en Tenerife el año pasado. La ciudad elegida es invadida por viajer@s que disfrutarán de un programa de charlas y actividades, de diversión, aprendizaje, sorpresas y buen rollo.

El TBM se ha convertido en algo así como el campamento al que iba de pequeña en verano. Donde sabía que vería a amigos, con los que luego me cartearía, dónde conocer gente de otros lugares, con vidas diferentes a la mía. Con monitores a los que cogía cariño y despedidas con el temazo de El Final del Verano incluido.


 
 

Así volví a ciudades de la infancia como Gijón. Allí se celebró mi primer TBM, una sala llena de gente bailando el Happy de Pharrel Williams fue lo que me encontré al abrir las puertas de la sala de La Laboral. Ese tema para mí es desde entonces el himno del encuentro.

Me vi rodeada de un montón de viajeros y viví la experiencia de viajar sin la vista con Juanjo y Núria. Uno de esos momentos que se quedaron en el disco duro de mi memoria. Está en la misma carpeta que el momento vergüenza por tener que subir al escenario por ganar un premio con un relato. Era el primero para Maruxaina y su Mochila. Volví a casa llena de buena energía.

En 2015 no lo dudé ni un momento y me apunté en cuanto se abrieron las inscripciones. Descubrí Plasencia, una ciudad preciosa por la que caminamos conociendo leyendas y sus edificios con historia. Un año en el que puse caras a quienes conocía en redes sociales. Recuerdos de barbacoa con Viajamos Juntos, la charla con mi querida Alba Luna o los paseos para volver a casa con Montse de Petits Viagers. Desde entonces el TBM sería el Tan Bien Melopaso como conté en el post que escribí al volver de Plasencia.


 

Conocí Andorra, gracias a un concurso que me invitaba a mi tercer TBM. Montañas y paisajes de postal mezclados con pueblos llenos de tradición y costumbres. Un destino que dejaba de ser sólo de nieve y compras y al que volvería un año después para seguir descubriendo.

Un encuentro con momentos emotivos como el vídeo de Paulo sobre la emigración, nos hizo llorar y cumplió su palabra de subir al escenario con chanclas, ganándose mi amistad para siempre. En el TBMAndorra conocí a Andrea, que con su Lapiz Nómada me conquistó con su creatividad y buen rollo. Noches de risas y lilibirras, mañanas de ojeras y rutas de contrabando en quad, despedidas en Barcelona viendo el atardecer.


 

 

Viajé una vez más a Tenerife, la isla protagonista de uno de mis primeros viajes sola cuando terminé el instituto. El TBM se celebraba en un destino solicitado por muchos y salía por primera vez de la Península.

Esta vez me acompañó Raúl, después de tres años siguiendo el encuentro a través de las redes sociales, se unía a la locura de días de dormir poco, cafés para llevar, presentaciones, prisas y conversaciones de sueños viajeros. Una semana nos quedamos en la isla, pudiendo así disfrutar de muchas de las actividades que ofrecía el programa, como un atardecer en el Teide. Un año más la organización y el destino que nos acogía se superaban.


 

Este mayo termina sin esa escapada por España para encontrarme con otros viajeros. A mi libreta le faltan apuntamientos varios, no aparecen tarjetas de visita en los bolsillos, ni ricos productos gastronómicos en mi cocina y los grupos de whatsapp están demasiado silenciosos.

Pero sobre todo he extrañado a la gente, a esas personas que sabes que verás en el TBM. Con las que compartirás horas de charlas, pinchos junto a una vieja vía de tren, trayectos de autobús, visitas a bodegas, clases de cocina, iniciaciones al buceo o a saber qué se les habrá ocurrido a los organizadores.


 
 

Ganas también de verlos a ell@s, a quienes están detrás del Travel Bloggers Meeting. Me ha faltado la tranquilidad de Ricardo, la amable sonrisa de Eddy, la complicidad con Maia y la vitalidad y buena onda de María Victoria. Su discurso de apertura y esos avisos para que nadie se pase de los cinco minutos de gloria. Sus abrazos de verdad y sus riñas por llegar tarde siempre en busca de café.

Por si a vosotros también os ha faltado el TBM este año, o por si no habéis asistido aún, que mejor manera que terminar con un vídeo que resume de forma genial lo bien que lo pasamos en Tenerife. ¡Un abrazo para tod@s y nos vemos ojalá que pronto!.


 

13 Comments

  1. Marco Volador dice:

    ¡Cuántos amigos viajeros veo en el vídeo! En febrero estuve en casa de Montse de Un Mundo para 3 e hicimos una #quedadachicharrera en Tenerife con Judith ( Dijuca) Miryam ( Mediohippie) y Lidia ( Mi pasaporte). Me contaron muchas cosas de lo bien que lo pasásteis en el TBM… y también me habló de ello la semana pasada María Victoria, con quien estuve paseando en kayak en #BCNTB5.
    Mola el vuelo de Izaña en parapente. Según el viento, desde ahí despegamos hacia Güimar o bien hacia Puerto de la Cruz.

  2. A nosotros nos ha faltado también (y lo echamos de menos!) , pero a partir de ahora puedes apuntarte en la agenda el aniversario de Barcelona Travel Bloggers, que cae por estas fechas y aunque sin charlas ni 5 minutos de gloria, también sirve para reunir a los compañeros durante un fin de semana entero 😉 ¡Y quién viene repite!

    • Maruxaina Bóveda dice:

      ¡Hola Sara!
      Creo que te conocí en un TBM si no recuerdo mal con una charla acerca del viaje con tu padre ¿no?. Este año pensábamos ir a vuestro aniversario pero finalmente no pudo ser. Os seguí en redes y cada año os superáis. ¡Espero no perderme el próximo!
      Un abrazo y ¡gracias por tu comentario!

  3. patri dice:

    Pues sí, comparto 100% tus palabras, me ha faltado este año el Tan Bien Me lo Paso que tantos momentos geniales nos ha dado, tantos amigos y amigas, tantos encuentros, excursiones, destinos… El año pasado Tenerife fue insuperable, Andorra muy especial, Plasencia muy buen rollo… A ver si el año que viene se repite con más fuerza y ganas y celebramos 2 en uno.
    Un besazooo

  4. Kris dice:

    Mucha nostalgia y sentimiento en este post. Estoy segura de que en cada uno de los TBM a los que has acudido has contagiado tu alegría. Yo no he ido a ninguno, y lo cierto es que es algo que a priori tampoco me motiva. Pero nunca se puede decir de este agua no beberé 🙂

  5. Siempre hemos seguido el TBM por redes sociales ya que en nuestro caso, por motivos de trabajo, son malas fechas para tomarnos unos días de vacaciones… Este año habíamos reservado un par de días de descanso, a la espera de saber el destino donde se celebraría el TBM 2018 pero ya a las fechas que estamos, no creemos que se celebre… Una pena, pues como dices es una estupenda oportunidad de coincidir con blogueros que ya conoces y de poner cara a quienes sólo has tratado por redes sociales. Ojalá haya pronto una nueva convocatoria TBM.

    Abrazos.

  6. Ricardo Ramirez dice:

    ¡Muchas gracias por este post! No he podido evitar emocionarme con tus palabras. Espero verte a ti y a todos muy pronto. Un abrazo!

  7. Mauxi Leal dice:

    Desde que me metí en este mundo de los blogs de viajes, el TBM se convirtió en una referencia anual y una excusa perfecta para para hacer el primer viaje del año, descubrir nuevos destinos y conocer gente muy, muy interesante… Lamentablemente, este año no pudo ser, pero como no se pueden perder buenas costumbres, como esta de salir a “descubrir mundo” en mayo, Concha de Viaje, a quien conocí en el TBM de Tarragona, y yo, nos reunimos en Venecia. Nuestro propio TBM para brindar por el regreso de este evento el próximo año. Espero que volvamos a vernos pronto!!!

  8. La verdad es que jamás he acudido a un TBM, pero por lo que veo es una muy buena oportunidad de conocer a un montón d colegas a la vez que se conocen nuevos lugares. Ojalá el próximo año se vuelva a convocar!

  9. alvientooo dice:

    Sin duda una cita que me perdí en varias ocasiones pero que disfruté otras, me encantan los TBM y sobre todo conocer a nuevos amigos y compañeros de otros blogs con sus historias siempre tan interesantes, además de participar en planes estupendos. Igual que tu, muy fan de los TBM

  10. Netikerty dice:

    No he tenido la oportunidad de vivir ningún TBM pero sí que os seguía por redes y entiendo perfectamente este “vacío” que sientes. Espero poder compartir alguna vez alguno de estos encuentros

  11. Otro que se une a la lista de los que extrañan que no haya encuentro este año. Nosotros hemos ido a 3 ya y con muchas ganas de ir al siguiente. Es una experiencia completa: descubres un destino extraordinario, te diviertes y no paras de hacer cosas y sobretodo conoces un montón de viajeros con los que compartes un montón.

    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies