Un verano slow

Père- Lachaise, más que un cementerio (París)
marzo 29, 2014
Turquía, preparativos del viaje.
abril 29, 2014

Un verano slow

Pensando pensando creo que mi último verano slow debió ser a los 13 años en un pequeñito pueblo de Ávila, lo recuerdo con mucho calor, muchos libros y sobre todo, mucho tiempo. No teníamos tele (ni mucho menos ordenador) y lo único cercano a la tecnología era una máquina de tetris en el único bar del pueblo.

Después los viajes siempre han sido bastante acelerados, quizá por el poco tiempo (ya no hay vacaciones de un mes como cuando eras pequeña), el dinero o las ganas de querer ver todo lo posible.

Si me imagino un verano lento, lo primero que me viene a la cabeza es un desayuno tranquilo (sin estar pendiente que se te escapa el autobus de turno) , el sentarme a leer el periódico o disfrutar de un buen libro.

377_d20090727_nxv

377_nueva_salanMadrugar y dar un paseo mientras aún todo está dormido y poder volverte a tu casa durante esos días, meterte en la cama y volver a dormir (¡¡no hay que dejar la habitación a las 12!!)

377_d20090727_ydx

377_d20090727_rfw

Poder ir a comprar al mercado local y probar a hacer el plato típico, dormir la siesta o tener un lugar tranquilo en el que poder ir escribiendo el diario del viaje. Deshacer la mochila y aprovechar la intimidad de que no habrá camarera de pisos que venga a limpiar,  tener la seguridad de que todos mis acompañantes electrónicos tendrán batería siempre y el relax de que durante más de dos noches seguidas dormirás en el mismo sitio.

Disfrutar de largas excursiones, ir en bicicleta por caminos infinitos, visitar los alrededores, poder perderte y no estar pendiente del reloj, compartir un café en el bar del pueblo y hablar con los paisanos…

1321353809020Y saber que al terminar el día volverás al campamento base…

377_d20090727_ygh

Sin duda, viendo las fotos de las propiedades de Homeaway es muy díficil escoger. Uno de los sitios en los que he estado varias veces y siempre de forma nada slow ha sido Asturias, recuerdo subir a Gijón desde León a pasar el día o para ir de compras como decían los mayores; pasarnos 3 días en el pabellón mientras mi hermana competía en rítmica o viajar no sé cuántas horas en aquel Ibiza para ir a la comunión de unos amigos y terminar en el hospital porque a uno de los invitados un pavo real de un parque muy grande de Gijón no le hizo gracia que le tirase de las plumas (ojo al momento foto con su padre tapándole la herida antes de ir a que le diesen puntos…)

Comunion Gijon 1988

Así que me gustaría volver y conocer Asturias de verdad, a mi ritmo, con tiempo… y ¡¡sin vestidos floreados con puntillas!!

Viendo en la web, en La Casa Nueva (Arriondas, Asturias) el concepto slow se desprende a raudales de todas sus fotos, cada rincón de la casa, cada detalle invita al relax y la tranquilidad.

Para más info. sobre esta preciosa casa podeis visitar la web de HomeAway.

* Post escrito para participar en el concurso de HomeAway, Un Verano Slow, celebrado durante el TBMGijón 2013 .

* Finalista del concurso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies