preloder

9 cosas que no sé hacer cuando viajo.

Rabbit Island (Camboya, día 17)
abril 7, 2015
Ézaro, Monte Pindo y Olveira. Conociendo Dumbría. (Costa da Morte, día 1)
abril 21, 2015
 
Hace algo más de un mes, Daniel, el Biologo Viajero, me nominaba a escribir una lista con 9 cosas que no sé hacer cuando viajo.

Podrían ser más pero vamos a dejarlo así que tampoco es cuestión de contarlo todo de golpe.Quizá en alguna coincidamos así que espero vuestros comentarios.

 
1.Despertarme tarde.

Es algo casi imposible y da igual la hora a la que me acueste. Puedo contar con los dedos de una mano las veces que me he quedado en cama hasta…¿las 10? Siempre me despierto temprano y aunque muchas veces me encantaría quedarme disfrutando de una buena habitación o tomarme el desayuno en la cama, el formiguillo que llevo dentro hace que ya esté saliendo por la puerta para conocer el lugar. Además tengo un despertar muy rápido y he de reconocer que algunos compañeros de viaje se han quejado de mi aceleración matutina.

 
2.Seguir el itinerario preparado.

Cada vez es más frecuente que lo vaya modificando por el camino o que solo lleve prevista la primera noche.Siempre aparecen lugares nuevos, pequeños tesoros no incluidos en las guías, gentes que te recomiendan pueblos cercanos o simplemente pierdes el último autobus o ves un cartel con un nombre irresistible por cualquier motivo y tienes que parar. Y cómo no, se convierte en lo mejor del viaje.

 
3.Traerme recuerdos.

Con los años voy aprendiendo y procuro seleccionar más, pero reconozco que antes me lo traía todo. Billetes de metro, una pequeña piedra, arena, el envoltorio de una riquísima chocolatina, hojas entre los libros…y claro así tengo luego la habitación llena de cosas. Pero me encanta cuando encuentro algún recuerdo y me traslada al momento del viaje.

 
 
4.Dejar un mercadillo o rastro sin visitar.

Es de las primeras cosas que busco en una guía de viajes y sino pregunto a los lugareños. De pequeña viajábamos mucho a Portugal,el país del mercadillo, y siempre es llegar a algún sitio y no sé cómo terminamos entre puestos y telderetes callejeros. De libros, de ropa, de antiguedades…da igual, me encanta rebuscar y encontrar unos pantalones con estampados imposibles, billetes y monedas fuera de circulación o fruta recién recogida por la señora que me la vende.


 
5.Encariñarme con la gente.

Una buena charla en cualquier lugar del mundo equivale muchas veces a una larga amistad. No importa si solo ha sido una tarde, unas horas, si vive a miles de kilómetros o si te entiendes a través de dibujos en una servilleta. Hay algo que te hace conectar de una forma especial y sabes que esa persona seguirá formando parte de tu vida de alguna manera. Hoy en día es más fácil porque puedes seguirte a través de las redes pero recuerdo los dramas cuando las colonias de verano terminaban y tenía que despedirme de mis amigos del verano.Claro que los temazos que nos ponían los monitores y el que yo sea una llorona tampoco ayudaban mucho ;)

 
6.Preguntar sobre el país y hablar con la gente.

No sé estarme callada y si tengo la oportunidad, hay un poco de confianza y lo veo viable, no puedo evitar el preguntar sobre política. Saber cómo y de qué viven, me encanta escuchar y me da mucha rabia cuando el idioma es un impedimento porque pierdo muchos matices en la conversación o no soy capaz de explicarme bien. Siempre recuerdo una conversación con un señor en Kep, incapaz de entender lo de pagar una casa hasta los 80 años, hablar bajito con un kurdo en el tranvía de Estambul y la triste historia de Hozan en la valla de Melilla.


 
7.Sin enchufes y wifi.

Ahora ya no preguntas si la habitación tiene baño o ventana, directamente sino tiene wifi ya no sirve. Aunque tampoco soy de las que se muere buscando red, es más me encantan esos lugares en los que no hay y puedes desconectar del todo. Pero reconozco que ya es inevitable que mi mochila sea invadida por cables, baterías y demás cachivaches.


 
8.Hacer fotos.

Allí a dónde íbamos mi madre llevaba la cámara, entre pañales y biberones, aunque solo fuésemos a pasar la tarde a Portugal. Así que siempre ha sido como llevar el pasaporte o los calcetines. Pero no soy buena fotógrafa ni mucho menos, hago fotos de detalles curiosos, quizá sin significado aparente pero que después, al verlas en casa, aunque haya pasado mucho tiempo, me recordarán una historia o un momento viajero perfecto.


 
 
9.No sé volver.

Cada vez me cuesta más llevar bien el fin de un viaje, cuando el avión despega y ya me veo rumbo a casa es el momento en el que me da la medio llorera de niña pequeña. Y siento que no quiero parar, que quiero seguir descubriendo lugares y despertarme cada día en un lugar diferente…Así que para mantener el mono de mochila y kilómetros no tardo en ponerme a pensar en el siguiente destino y la ilusión vuelve en seguida.


 
 

Y seguro que hay muchas cosas que no sé hacer y por eso viajo, para aprender y llenar la mochila de miles de experiencias nuevas.Me gustaría que Leticia de Trucos Viajeros, Manu de El Avión de Papel y Eva de La Volvoreta siguiesen la cadena y se animen a contarnos sus secretillos sobre qué cosas no saben hacer cuándo viajan.

17 Comments

  1. […] ya algún tiempo Maruxaina me nominó para escribir las cosas que no sé hacer cuando viajo. Después de hacerme la remolona (y de […]

  2. Eva dice:

    Madre mía, resulta que al final coincidimos en muchas más de las que creía,… debe de ser el germen galego!! Un biquiño

  3. Coincidimos en tantos que da miedo.

    Los mercadillos son nuestra perdición, tenemos un problema con eso. Pero tiene su gracia, mi exprimidor de limones es Croata. 🙂

    ¿Levantarse tarde de viaje?. Eso es casi imposible, cuando llegue a Kyoto llevaba más de 24 horas sin dormir y nos fuimos a descubrir la ciudad. Mari Carmen en Melbourne se dormía de pie pero no quería volver al hotel.

    ¿Itinerario?. ¿Eso que es?. Anda que no nos hemos perdido veces porque al doblar una esquina hemos visto algo que nos ha llamado la atención y nos hemos ido hacia allí sin pensar.

    Y puedo seguir con las demás…

    Saludos viajeros

  4. Diana dice:

    Ei, no te olvides de que estas nominada también a las 9 cosas que sí sabes hacer! 😉
    Un saludo!

  5. Patri dice:

    Genial, Marutxa, me encantan estos post, son divertidos y nos hace conocernos un poco más. Comparto muchas de tus cosas, cuando estoy de viaje siempre madrugo, no puedo perderme nada por estar en la cama je je y lo de no saber volver, como tú, cada vez lo llevo peor… Un abrazote de la cosmopolilla

    • Maruxaina dice:

      Yo también he descubierto que coincidimos en muchas cosas 🙂
      Lo bueno de dormir poco es lo mucho que aprovechamos el día!!
      Un saludo y gracias por pasarte 😉

  6. GranPumuki dice:

    Lo de la wifi es cada vez mas crítico en los viajes. Coincido en muchas cosas, sobre todo lo de fotografiar detalles insignificantes. Es cierto, luego traen recuerdos.

    Saludos,
    GranPumuki

  7. Jajajaj! Genial post!! Yo también lo hice hace un tiempo y me divertí mucho haciendolo. Nos parecemos en un monton de cosas! No he podido reír cuando has dicho lo de los cables… yo me autodenomino como “la niña los cables” es raro que no abra el bolso y encontrarme alguno de ellos 😀

    • Maruxaina dice:

      Con estos post nos conocemos mejor y siempre traen unas risas cuando nos sentimos identificadas 🙂
      Ahora tengo pendiente el de cosas que sí se hacer cuando viajo…estas cadenas no paran…jajaja
      Un abrazo viajera!!

  8. Pues si yo no se ni volver, ni quedarme sin wifi!!! :p

  9. leticia dice:

    Yo tampoco sé volver, jejeje. Bueno, lo de cambiar los itinerarios también me va bastante 🙂

    Reto aceptado, porsupuestísimo!!

    • Maruxaina Bóveda dice:

      Coincidimos en más de una aunque no esperaba menos 😉
      Lo de hacer la maleta, mochila en mi caso, yo tampoco lo llevo nada bien, siempre a última hora!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies