preloder
parallax background

Edimburgo. Guía de Viaje a la capital escocesa.

Angkor. Primer día en los templos de piedra.
marzo 29, 2020
San Sperate. El Pueblo Museo de Cerdeña.
abril 15, 2020
 

Como os he contado en anteriores artículos estoy enamorada de Edimburgo. Así que he reunido toda la información interesante en esta guía de viaje para que podais organizar una escapada a la capital escocesa.

Además de tener muchos atractivos, Edimburgo es una ciudad fácil para visitar. Perfecta para olvidarse del coche, para un fin de semana (aunque os quedareis con ganas de más días), para visitar museos y calles llenas de historia y para compartir charla con el amable pueblo escocés.

Información General

 

Edimburgo es la capital de Escocia y la segunda ciudad más grande del país después de Glasgow. Junto con Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte, Escocia forma parte de Reino Unido. Una nación llena de historia, con una naturaleza espectacular y tradiciones milenarias que hacen que un viaje sea apto para todos los gustos.

A nivel político os cuento un par de datos: Escocia cuenta con una Primera Ministra desde 2004 (Nicola Sturgeon del Partido Nacionalista Escocés) y el Parlamento Escocés, con sede en Edimburgo, fue elegido en 1999 ya que hasta entonces los asuntos escoceses se debatían en el famoso edificio de Londres.

La ciudad de las colinas es conocida por sus festivales. Edimburgo en verano es un gigante escenario en el que pueden verse espectáculos de danza o teatro, música en directo y citas literarias que honran a sus ciudadanos más ilustres.

El pueblo escocés en general y los vecinos de Edimburgo en particular son gente a la que les gusta la gente. Educados pero sin los remilgos de los vecinos ingleses, prestos a la diversión en cualquier momento y a ayudarte si te ven perdido en sus calles de adoquines.

El no saber inglés no es un problema, la ciudad está muy bien indicada para llega a imprescindibles que visitar, la policía es amable y aunque sea mediante gestos te ayudan y sonríen, igual que los conductores de autobus o los revisores de tren. Nuestra experiencia las semanas que pasamos en la ciudad no pudo ser mejor en ese sentido de hospitalidad y acogida.

Cómo llegar

 

La capital escocesa tiene sólo un aeropuerto situado cerca de la ciudad. Un vuelo de cuatro/cinco horas nos separan de Edimburgo ya que al aterrizar hay que recordar atrasar una hora el reloj. Hay vuelos directos desde varias ciudades españolas con compañías de bajo coste.

El Edinburgh Airport es cómodo y fácil, comparado con la locura de un aeropuerto de Londres por ejemplo. Tiene indicaciones claras para salir y elegir la forma de llegar al centro, situado sólo a 12 kilómetros.

Nosotros elegimos el autobus, el azul de AirLink por varios motivos: funciona las 24 horas y tiene paradas en las principales calles de Edimburgo. Compramos el billete en la caseta que hay en el exterior del aeropuerto pero también puede pagarse al conductor. Tarda 30 minutos en llegar al centro y hay pantallas en el bus que van informando del recorrido y las paradas.

Otras opciones son el taxi, el tranvía o los autobuses de la compañía Lothian que tardan un poco más en llegar al centro. Pero de cualquier manera es un aeropuerto muy bien comunicado y no es caro como sucede en otras ciudades europeas.



 

Otra opción es volar a aeropuertos ingleses como Londres o Manchester y llegar a Edimburgo en tren o autobus. La red de transporte pública es buena así como la frecuencia, los precios son altos pero comprando los billetes con antelación se obtienen descuentos de hasta el 60%.

Nosotros lo comprobamos en el último viaje y el paisaje desde el tren y el bus fue espectacular.


 

 

Edimburgo está en una isla por lo que la forma más común para llegar es el avión pero no la única. Si tienes tiempo y quieres vivir una experiencia diferente puedes animarte a ir en tren o autobus cruzando el Canal de la Mancha. Llegar a Londres sin pasar por sus caóticos aeropuertos fue el pasado verano uno de esos viajes que no se olvidan.

Cómo Moverse

 

Una de las cosas que más me gustan de Edimburgo es que puedes ir a pie casi a cualquier sitio. Los principales atractivos que visitar se encuentran a muy poca distancia entre sí y caminando pueden descubrirse rincones y detalles imposibles de apreciar desde una ventanilla. Salvo para hacer alguna excursión fuera de la ciudad el coche no será necesario. La mejor opción es andar pero con calzado cómodo porque su pasado medieval se traduce en calles con adoquines y cuestas para llegar a la zona alta del Old Town (la Ciudad Vieja)

Las dos zonas están separadas por puentes y por Princes Garden, los jardines que ocupan el antiguo lago Norch. Mientras que en la vieja Edimburgo nos espera el castillo, la turística calle Royal Mille y los misteriosos closes, los estrechos callejones guardianes de mil historias.

En la parte nueva (New Town) están las estaciones de autobus y tren, las calles comerciales, algunos museos o el impresionante monumento a Walter Scott.


 

 

Edimburgo tiene una buena red de transporte público urbano entre los autobuses y el tranvía, una sola línea inaugurada en 2014 que recorre los principales puntos de la ciudad incluido el aeropuerto.

Los autobuses son puntuales y la gente hace fila para subirse al bus...Algo digno de admiración. Sólo admiten el importe justo del billete, tanto el conductor como las máquinas expendedoras que hay en las paradas. Hay varios tipos de tickets a la venta: para familias, para usar en el día, que incluyan el aeropuerto....

Para hacer excursiones a los alrededores hay dos estaciones de tren con buenas conexiones con el resto de la isla. La principal es Wawerley, en Princes Street justo entre la parte nueva y la vieja. Mientras Haymarket está a tres kilómetros hacia el oeste y fue la primera que hubo en la ciudad con el recorrido Edimburgo-Glasgow.

Si preferís el autobus, la moderna estación está en St. Andrew Square en el centro de la ciudad. Tiene consigna y pantallas con información de los distintos enlaces en bus a las principales ciudades escocesas o inglesas.

Dónde Alojarse

 

Hay muchas opciones de alojamiento en Edimburgo pero es una ciudad en la que conviene reservar con antelación. Podemos elegir entre tradicionales e históricos como el Balmoral, las cadenas hoteleras de Princes Street, hostels modernos y casas de particulares convertidas en pequeños hoteles con desayunos por lo general estupendos (Bed&Breakfast)

Elegir entre la parte nueva y la vieja en este caso dependerá de gustos, están tan cerca que no es motivo para descartar un buen alojamiento. Por otro lado, dada la buena red de transporte público no es mala idea buscar en las afueras si los precios están muy altos en el centro de la ciudad. La temporada también influye y mucho porque menos gente visita la ciudad en enero, así como en agosto en prácticamente imposible encontrar algo aceptable sin pagar una fortuna.


 

Qué Comer

 

Lo que más me ha gustado de Edimburgo a nivel gastronómico es su variedad. La posibilidad de comer platos de diferentes cocinas, viajar a Marruecos, India, Italia o Vietnam con el gusto y el olfato. Hay una gran oferta de lugares en cualquier zona encontrarás algún negocio abierto y sino en los supermercados también hay buenas opciones de bocadillos o comida preparada.

Raúl decía que la carne sabía más a carne y a mis verduras les faltaba espítiru...En general comimos bien, mucha pasta y queso, fruta como artículo de lujo y pescado poco más que el típico Fish and Chips que compartimos con el grupo de alumn@s de la escuela.


 

 

Lo que sí nos encantó y hemos añadido a nuestro menú casero para siempre son las Baked Potatoes. Las Patatas Rellenas fueron muy comunes en el siglo XIX. Volvimos al local donde las habíamos probado el año anterior, cambio de decoración y gestión, pero las patatas seguían igual de ricas. Tras hacerse en el horno son rellenas con carne, verduras, arroz, queso o lo que uno tuviese en la cocina, de ahí que fuese conocido como plato de pobres.


 

Qué Visitar

 

Edimburgo tiene muchos lugares que visitar. Pero caminar por sus calles sin rumbo fijo es ya una visita imprescindible. La arquitectura de la parte vieja sorprende con iglesias y edificios llenos de encanto y pasar varias veces por la misma acera hará que descubras un nuevo escrito, signo o placa que evoque alguna historia.

De los lugares que aparecen en las listas, la visita típica es el Castillo de Edimburgo. La entrada no es barata, pero si decides no entrar es muy recomendable subir igualmente hasta lo alto de la colina. Justo al terminar la Royal Mille, delante del acceso principal al castillo, hay un gran explanada con esculturas y cruces de diferentes épocas. Además es uno de los lugares con mejores vistas de la ciudad.

Los museos son otro gran atractivo de la ciudad escocesa. Son espacios didácticos, ubicados en edificios que ya de por sí merecen una visita, con temáticas variadas y además gratuitos. Puedes elegir entre obras de impresionistas como Van Gogh, pasear por la historia de la ciudad, conocer a sus ilustres escritores o ver dar vueltas a la clonada oveja Dolly en el increíble Museo Nacional de Escocia.


 

No Olvidar

 

*En Escocia también se conduce por la izquierda algo a tener en cuenta si pensáis alquilar un coche. En el caso de Edimburgo nos afecta al cruzar la calle que debemos mirar hacia el lado contrario que en España. Yo ante la duda siempre miraba a ambos antes de cruzar.

*Los enchufes son distintos así que hará falta un adaptador para cargar móvil o enchufar cualquier dispositivo electrónico. Si te lo has olvidado en aeropuertos, estaciones y cualquier tienda de recuerdos es fácil encontrarlos.

*La moneda es la libra esterlina así que toca cambiar los euros. Otra opción es retirar dinero del cajero automático, pero no olvidéis informaros antes de las comisiones que aplican los bancos.

 

Y creo que de momento es todo lo que tengo para contaros sobre cómo organizar un viaje a Edimburgo. Si quereis conocer algunas razones para incluirla en vuestros planes viajeros os dejo el anterior post que escribí sobre la ciudad, sí estoy algo monotemática desde que volvimos.

También podeis echar un vistazo a excursiones y tours que hay por la ciudad. Para los seguidores de Harry Potter, para quienes quieren probar suerte visitando el lago Ness o seguir los pasos de los protagonistas de Outlander, sin olvidar probar sus cervezas y whisky ni a los posibles fantasmas de sus inetrminables leyendas.


 

5 Comments

  1. Es curioso porque precisamente la comida fue algo que no me entusiasmó en Edimburgo que, para mi gusto, es una de las más bonitas ciudades de Europa. Por cierto, se agradece que los museos sean gratuitos. Una apuesta decidida por la cultura. Reencontrarse con la Oveja Dolly fue una verdadera sorpresa.

  2. Edimburgo fue la última parada que hicimos durante nuestro viaje de diez días por Escocia. Como fuimos en julio, el alojamiento estaba caro y sólo pudimos pasar un par de días en Edimburgo, pero nos quedamos con ganas de más, como tú dices.

    Disfrutamos muchísimo la ciudad y, aunque nos quedaron muchos sitios por visitar, no nos importó ir caminando a todas partes. Eso sí, el calzado cómodo es importante, porque esos adoquines hacen que te canses más rápidamente.

    Lo que no probamos fueron las baked potatoes. Vamos a intentar hacerlas en esta cuarentena, a ver qué tal nos sale.

    Saludos.

  3. Kris dice:

    Edimburgo es una ciudad que se me resiste. Dos veces me he planteado ir y ambas elegí momentos de alta ocupación hotelera por una u otra razón, con los consiguientes precios abultadísimos en los alojamientos. Ya sabes que a mi me gustan los hoteles con encanto, pero con un precio medio. Así que haciendo cuentas aunque los vuelos eran baratos, la estancia allí me salía más cara que irme una semana a Marruecos u otros destinos europeos. Supongo que llegará el día en el que conozca esta ciudad de la que todos habláis maravillas. Me gusta que sea pequeña y poder recorrerla a pie. También que la oferta gastronómica sea amplia, aunque ¿y los precios? Ah, y esas patatas rellenas las hago en casa. ¿Me quedarán igual de ricas? 🙂

  4. Patricia dice:

    Mi ciudad favorita del mundo 🙂 me encanta Edimburgo, no sé explicarlo fue amor a primera vista cuando fui por primera vez allá por 2010 y después he regresado unas cuantas veces más, sola y acompañada, simplemente por el placer de pasear y disfrutar de la ciudad. La última vez, hace un par de inviernos, me alojé en plena Royal Mile, un día nevó y fue maravilloso. Siempre he dicho que me gustaría vivir allí una temporada…. Me gustan sus callejones, su aire antiguo, los cementerios, el castillo, Dean Village, ver el atardecer en Calton Hill… Aunque sí que coincido que la comida no es mi favorita ja ja ja no me gusta mucho el fish and chips y lo demás tampoco es que me entusiasme, tampoco el Scottish Stew ni los haggis… Uf, demasiado fuerte y carnaza para mí que hace años que no la como. Todo no podía ser perfecto… Un abrazo, Maru, como siempre un gusto leerte y volver a viajar contigo un ratito de vuelta a Edimburgo.

  5. Luz E dice:

    ¡Hola Maruxaina! Tenía ganas de leer más sobre tu última estancia en Edimburgo. Ya sabes que recomiendo a todo el mundo hacer al menos una vez en la vida el canal de la mancha dentro del tren o de un autobús… ¡Yo le cogí gustillo y durante dos años me dediqué a viajar así desde Londres! Francia y Bélgica quedan muy cerquita, más de lo que parece, y la sensación de saber que estas viajando bajo el mar… Respecto a Edimburgo recuerdo la paliza de viaje que nos pegamos en bus… pero me encantó irremediablemente. Tiene algo que otras capitales de Reino Unido no tienen. Es diferente, única, particular, conserva sus propias tradiciones siendo a su vez acogedora.. En fin, que no me extraña que vuelvas y vuelvas, yo estoy deseando hacerlo. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies