preloder
parallax background

Troña y Vilasobroso, dos visitas con historia cerca de Vigo.

9 Destinos en el Mundo para 2019. (Recomendados por Bloggers de Viaje).
enero 4, 2019
Nantes, una ciudad reconciliada con su pasado.
febrero 6, 2019
 

Ordenando fotos encuentro las de una excursión de verano. Una Tarde de Gala que pasamos cerca de Vigo, visitando los Castros de Troña y el Castillo de Vilasobroso.

Unos cincuenta kilómetros nos separan de dos lugares llenos de historia, pertenecientes a los ayuntamientos de Mondariz y Ponteareas, dos visitas que nos hicieron conocer un poquito más el pasado de Galicia.


 

Al inicio del camino de gravilla unos paneles informativos hicieron que nos ilusionásemos ante la visita de unas piedras que databan de1 año 275. a.d.C. Ésa fue la edad que desveló la famosa prueba del Carbono-14 que se realizó en la década de los años '80. Son los castros más antiguos de Galicia.

Pero la alegría nos duró poco: la maleza, hierbas y helechos gigantes eran los protagonistas de aquél espacio. Entre ellos sobresalían algunas casas del antiguo poblado, de la treintena que se descubrieron, pero ni rastro de la muralla y buscar la piedra de la serpiente nos pareció imposible.


 

 

Troña es conocido por el petroglifo en forma de serpiente. Se cree que en una piedra de sacrificios, con un canal en el centro para que por él discurriese la sangre sobre el dibujo del animal.

 

 

Rodeamos las viviendas, a Gala también le gustaban los espacios redondos, ya las habíamos visto en los castros de Vigo. Aprendimos que los antiguos moradores evitaban las esquinas porque creían que en ellas habitaban los espíritus malignos. Algo que se olvidó pronto porque ahora sólo se ven cuadrados, pensaba en alto la pequeña exploradora entre hierbajos.

Caminamos hasta lo alto de la colina, algo más de doscientos metros de altitud, hicieron que el monte Doce Nome de Xesus (Dulce Nombre de Jesús) fue perfecto para construir una pequeña ciudad.

Con vistas sobre el río Tea, éste fue un elemento fundamental para el poblado de Troña. La seguridad de su ubicación se unía a esas aguas que abastecían de alimento al pueblo. El terreno fue ocupado después por romanos y del siglo XVIII es la capilla que domina la cima. Junto a los tres cruceiros es el escenario de las romerías que se celebran en enero y agosto.


 

 

 

Aprovechando la cercanía, y para quitarnos la decepción de la visita castrexa, fuimos hasta el castillo de Vilasobroso. Casi tres kilómetros de carretera con curvas y flanqueada por árboles que dejaban ver la silueta de la fortificación según el viento. Un bosque muy de cuento, de intrigas entre caballeros, correos al galope con importantes misivas y túneles como el que sirvió a Doña Urraca para escapar del asedio al castillo allá por el siglo XII.

A pesar de estar dentro de los límites de Mondariz, Vilasobroso pertenece al ayuntamiento de Ponteareas. Su alcalde lo compró en 1981, con cierta polémica, y actualmente alberga el Centro de Recuperación e Difusión da Cultura Popular.


 

 

El castillo no es muy grande pero sí gana en bonito y bien cuidado. En sus estancias pueden verse así antiguos oficios o trajes regionales de la comarca. Mientras en otras se recrean una cocina o una habitación de la época en la que el castillo fue habitado. Las Revueltas Irmandiñas lo destruyeron parcialmente y en el siglo XVII fue abandonado durante más de cien años.

La Torre del Homenaje nos recordó a la Torre de Belém, en Lisboa, con piedra blanca y redondeadas formas. Desde arriba pudimos ver el pequeño foso que rodea el castillo y apreciar los más de trescientos metros de alto sobre el que está situado. Como se suele decir en días claros se ve el Balneario de Mondariz.


 

 

Bajamos Monte Landín y al final de uno de los caminos vimos a dos ancianos charlando. Paramos a preguntarle si íbamos por el camino correcto y uno de ellos no dudó en darnos sus apuntes sobre el lugar. Tardó poco en mencionar los túneles por los que se escapaban los escondidos, los caballos esperaban al final, en las orillas del río. El otro señor, le daba golpes con el bastón murmurando que nos dejase marchar, como si entorpeciésemos un tráfico inexistente.

Aquel hombre era para toda una tarde de charla pero era hora de volver a casa. De camino, comentamos la pena que nos daba haber visto esas piedras de tanto valor tan abandonadas. Gala preguntaba cómo no lo cuidaban quiénes tenían que hacerlo y por qué no íbamos nosotros a quitar aquéllos hierbajos.

Ya en el sofá, leyendo sobre los lugares visitados encontré noticias sobre varias ayudas concedidas al ayuntamiento para conservar los castros. El poblado de Troña fue declarado Bien de Interés Cultural en 2009, el mismo honor que tienen la Torre de Hércules o la Catedral de Santiago, obviamente con distinto resultado.

También leí sobre las historias de voces que se escuchan en el castillo y que algunos atribuyen a Doña Urraca. ¿Sería éso lo que interesó a Julio Iglesias cuando quiso comprar el castillo? Tendremos que volver para visitarlo con más calma, quien sabe si encontraremos los misteriosos túneles y cuántas cosas más.


 

CASTILLO DE VILASOBROSO.
Dirección: Vilasobroso s/n. Mondariz (Pontevedra). Aquí podéis ver su ubicación exacta.
Horario: Martes a Viernes de 10 a 13 horas y de 16 a 19 horas.
Sábados y Domingos: 11 a 14 horas y de 16 a 19 horas.
Entrada:1 euro.

15 Comments

  1. Netikerty dice:

    Cuando visitamos Galicia estuvimos en varios Castros, como el castro de Borneiro, pero este en concreto no lo vi. Por cierto, muy curioso lo de las esquinas!!! Siempre aprendiendo con tus entradas

  2. Tomo nota de estos dos sitios que no conocía. Estuve hace tiempo por la zona de Pontevedra y como quiero hacer una ruta por esa zona de Galicia, todo lo que vas publicando me lo voy apuntando. Y aunque dices que el castillo no es muy grande, supongo que solo por el entorno merece la pena.

    • Maruxaina Bóveda dice:

      Hola Belén,
      El castillo sí merece la pena, tiene una exposición interesante y algunas estancias que recrean la vida de entonces. Además el entorno y la cercana Mondariz hacen que sea una visita genial para un día por esa zona. Cualquier cosa ya sabes donde estoy 😉
      Un saludo.

  3. Kris dice:

    ¡Qué sabios son los niños! Sus ojos y su mente se sorprenden con cosas tan elementales como que algo de valor esté olvidado. Seguro que a tu sobrina la encantaría empezar a quitar hierbas para recuperar en lo posible cualquier lugar bonito.
    Un abrazo

    • Maruxaina Bóveda dice:

      Totalmente de acuerdo con tu comentario Cris. Nos hubiésemos puesto a quitar hierbajos sin duda, lo lamentable es que a los “adultos” ya no nos sorprenda estos abandonos de nuestro patrimonio y tantas otras cosas…
      Un abrazo de vuelta guapa.

  4. ¡Hola guapa!
    Siempre que leo tu blog me doy cuenta de lo poco que sabemos sobre Galicia, ¡qué desastre! Parece increíble que estos restos tan sumamente antiguos sean tan desconocidos en el resto de España…
    Qué pena que os decepcionaran un poquillo los castros de Troña, parece un lugar súper interesante, aunque igual le hace falta un poquito de mantenimiento. Igual si lo comprara Julio Iglesias…
    Me ha encantado el chascarrillo de Doña Urraca, últimamente aparece en muchos posts la buena mujer y me da curiosidad…
    Un besazo y a seguir descubriendo sitios chulos de Galicia

  5. ¡Hola! Me han parecido muy interesantes tus visitas a otra parte que no conocía de Galicia, aún con la decepción de los castros de Troña, a mi me fascina conocer la antigüedad de construcciones como ésta… Aquí, en Mallorca, hay varios poblados Talaióticos que datan del siglo VII, y super bien conservados, pudiendo distinguir más o menos claramente las estancias, torres, despensas… ¡te encantaría! Pero más me ha gustado tu forma de contarlo, como siempre. Me ha entrado curiosidad por ver como era esta roca con el petroglifo tallado, y me ha vuelto a fascinar que pudiera servir para hacer sacrificios. Tendré en cuenta estos dos lugares cuando visite Vigo Un abrazo 🙂

  6. Para nosotros Galicia es una total desconocida. Leyendo tu blog y tus relatos es como más hemos aprendido. No nos extraña que escogieran esa ubicación para el poblado de Troña. ¡Que paisajes! Con respecto al castillo, y como amantes que somos de ellos, no nos importa que sean grandes o pequeños, no interesa mucho la historia que vive en ellos y que tienen para contarnos. Lastima que en muchas ocasiones se pasan con las restauraciones. Abrazo y nos síguenos descubriendo Galicia 🙂

    • Maruxaina Bóveda dice:

      Buenas familia,
      Me alegro que descubráis sitios viajando conmigo por aquí 🙂 Tenéis que organizar una escapada por Galicia, tenemos muchos castillos y para hacer excursiones en familia están en lugares geniales para pasar el día o disfrutar de una merienda al aire libre.
      Ojalá que para entonces Troña esté más cuidado y podáis visitarlo sin problema. ¡Un abrazo de vuelta!

  7. La verdad es que no conozco ninguna de esas dos localizaciones. Y mira que este año estuvimos haciendo una ruta visitando diferentes castros, eso sí, más al norte. El castillo parece espectacular. Visita anotada. Un saludo

    • Maruxaina Bóveda dice:

      ¡Hola Eva!
      Es que ya sabes que aquí castros tenemos para repartir 😉 El castillo es un pequeño tesoro y la visita perfecta tras un paseo por la cercana Mondariz. Para la próxima ya sabes 😉

  8. Olga dice:

    Qué interesante todo lo que comentas. Como amantes de Lis castillos que somos nos encanta descubrir este patrimonio cultural tan desconocido y rodeado de tanta historia, leyenda y curiosidades. Muchas gracias! Tomamos buena nota para cuando visitemos la zona. Un abrazo. Olga

    • Maruxaina Bóveda dice:

      Gracias Olga. Tenéis para varias visitas si os gustan los castillos y de leyendas Galicia está llena, así que ya sabes 😉
      Un abrazo.

  9. No había oído hablar ni de un sitio ni de otro. Sí recuerdo haber visitado un castro de pequeño, pero revisando fotos no tiene nada que ver en el que comentas. Vilasobroso tiene su encanto también. Cierto que el castillo parece muy restaurado, pero la verdad es que tiene bastante encanto. Y la verdad es que es bien poco conocido.
    Un abrazo y gracias por descubrirnos este patrimonio tan poco conocido.

    • Maruxaina Bóveda dice:

      Hola Jordi,
      Gracias por tu comentario. Seguramente tu visitaste los castros de Baroña o los de Santa Tecla que son más conocidos. Estos de Troña están bastante abandonados por desgracias. Todo lo contrario como comentas que el castillo, muy cuidado pero con una ubicación privilegiada y una exposición permanente que merece la pena. Cuando vengáis por Galicia ya sabes 🙂
      ¡Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies