parallax background
Camelias y Marqueses. Un paseo por el Pazo de Rubiáns.
agosto 2, 2018
Budapest. 7 Imprescindibles de la ciudad del Danubio.
agosto 15, 2018
 

Yo pensaba que era la única que no había estado en Berlín, pero tras nuestro viaje me di cuenta que no. Algunas ireis pronto y otros en unos meses, así que he hecho un resumen de toda la información que reuní por si os sirve de guía, para que disfruteis un montón de una ciudad muy atractiva.

Un post práctico para organizar un viaje a Berlin. Información sobre vuelos, cómo moverse por la ciudad, alojamiento y algunas cosillas más que nos ayudaron a preparar nuestra estancia en la fantástica capital alemana.

Vuelos

 

Desde Galicia no hay ningún vuelo directo a Berlín. Ninguno de los tres aeropuertos tiene conexión con la capital alemana. La 2ª opción, salir desde Porto no nos convenía por horarios por lo que al final tuvimos que hacer escala en Barcelona.

En Berlín hay dos aeropuertos: Berlín-Schönefeld (SFX) y Berlín-Tegel (TXL). Nosotros llegamos a Schönefeld, está a unos 20 kilómetros del centro y es el más importante desde las últimas ampliaciones y el cierre de otro aeropuerto en 2008.

Tegel se encuentra a 8 kilómetros del centro y eso ha provocado quejas y malestar en los vecinos por los continuos ruidos. Estaba previsto su cierre en 2014 pero de momento sigue funcionando, hasta que Schönefeld esté preparado para convertirse en el único aeropuerto de Berlín.

Ambos tienen varias opciones de transporte público para llegar al centro: autobuses y tren de cercanías con amplios horarios. En este enlace podeis consultar horarios, estaciones o mapas de las diferentes líneas.


 

Alojamiento

 

Berlín, como capital europea, tiene opciones para todos los gustos y bolsillos. Desde hotelazos a hostel en litera compartiendo habitación con dieciseis personas más. Lo bueno es que al ser una ciudad muy bien comunicada el barrio no nos influyó, como en otras ocasiones, a la hora de elegir alojamiento.

Pasaríamos cinco noches en la ciudad y llegaríamos a Berlín tras unos días por Italia y Suiza, por lo que desde el primer momento decidimos buscar un apartamento. Nos parecía más cómodo, tener las opciones de cocinar y lavar ropa, ir a la tienda del barrio y conocer a un anfitrión que resultó un viajero súper majo.


 

 

Una foto de la fachada llamó nuestra atención, sencilla pero con dos caballeros que inspiraban una historia. Tenía todo lo que buscábamos, buenas opiniones de otros usuarios y además estaba muy bien comunicado, así que no tardamos en reservarlo porque la demanda para Berlín siempre es alta.

A través de la propia página de Wimdu, con un sistema de mensajes privados, acordamos con el propietario los detalles de la llegada. Fue súper amable porque adelantó la hora marcada al decirle que queríamos entrar pronto en el apartamento para aprovechar el día.

Resultó una estancia súper tranquila y al segundo día ya nos sentíamos casi del barrio comprando en la tienda de comestibles hindú y saludando con un Allo a los vecinos del edificio.


Transporte

 

Creí que moverse por Berlín en transporte público iba a ser complicado. Sobre todo por el idioma y esos nombres tan largos e impronunciables pero está tan bien señalizado y organizado que hasta pude ayudar a unas señoras despistadas en el metro.

Además con el mismo billete puedes moverte en bus, metro o tranvía. Pero ojo, la ciudad tiene dos zonas de tarifas para el transporte público. La AB cubre el centro de Berlín, por lo tanto es válida para el aeropuerto de Texel. Y la ABC incluye los alrededores de la ciudad y Schönefeld.

Nosotros somos de conocer las ciudades a pie, perdernos y encontrar sitios curiosos. Pero en esta ocasión y por primera vez, probamos una tarjeta de transporte. Consultamos la web de Visit Berlin, la Oficina de Turismo, para ver las condiciones de la Berlin Welcome Card y éstas son algunas razones por las que creemos que sí compensa.


 

 
  • Incluye todos los medios de transporte de la ciudad: autobus, tranvía, metro y tren de cercanías.
  • Descuentos en museos, actividades, paseos en barco, alquiler de bicis...
  • La libertad de olvidarte del dinero, tener cambio y demás imprevistos.
  • Además de para llegar al aeropuerto, también nos servía para ir a Oranienburg, donde visitaríamos el campo de Sachsenhausen.
  • También incluye el transporte para moverse por Postdam.

 

La verdad es la tarjeta resultó súper cómoda. Y es que lo del transporte público a cualquier hora es otra de las cosas que me enamoró de la ciudad. Ya fuese para ir al concierto de Pearl Jam en el increíble parque Waldbühne y volver al apartamento tranquilamente en tren, o para ir al aeropuerto a las 3 de la mañana. Nunca esperamos por ningún medio de transporte más de cinco minutos.

Es tal la comodidad que recién llegados a Berlín, no eran ni las seis de la mañana, la Oficina de Turismo de la estación de autobuses estaba abierta. Allí recogimos nuestra tarjeta de transporte, con un mapa y una guía con todas las actividades, descuentos e información necesaria para sacarle el máximo partido a nuestros días en Berlín.


Actividades

Museos, Visitas...
 

Lo principal es no agobiarse porque en Berlín hay multitud de opciones para elegir. Muchos museos imprescindibles, edificios y plazas llenos de historia, arte callejero que llena la ciudad de color y mensajes...

En el caso de los museos no sabría cuál recomendaros, depende mucho de gustos e intereses. Nosotros sabiendo que volveríamos a Berlín decidimos visitar uno pero bien y sin prisas. El Museo de Pérgamo fue el elegido, un lugar que contiene maravillas como la impresionante Puerta de Asarté de Babilonia o el Código Hammurabi, uno de los textos más antiguos del mundo.

Siguiendo la recomendación de nuestro casero compramos la entrada con antelación. Y menos mal porque al llegar la cola daba la vuelta al edificio. La reserva incluía entrada directa sin pasar por ventanilla así que nos ahorramos un par de horitas al sol.



 

Además Berlín, para ser una capital europea, no es una ciudad cara. En el post anterior os contaba los planes gratis que nosotros hicimos durante nuestro viaje.

Entre ellos os recomiendo sin duda la visita al Parlamento Alemán. Es súper interesante y las vistas desde la cúpula permiten ver todo Berlín. Es necesario reservar en este enlace o directamente allí, siempre con el pasaporte o documento de identidad.

Consejillos

 

Visitar la web de Visit Berlin, es súper completa, sencilla y funciona bien. Además de la información de los lugares más turísticos, podeis consultar la agenda de actividades en la ciudad los días de vuestra estancia. Recomendaciones de restaurantes, lugares para ir de compras e información sobre la tarjeta transporte que os comenté antes.

La multiculturalidad de Berlín ofrece muchas ventajas y una de ellas se ve reflejada en la infinita variedad de opciones gastronómicas. Si os gusta comer os costará elegir dónde y qué tipo de comida.. El clima no estaba para comer codillo y los bretzel no nos atraían demasiado. No tardamos en caer en un vitnamita para recordar nuestro viaje a Asia años atrás, disfrutamos un plato de gnocchi y charla con el signore italiano, y como no falafel y kebap en un turco, por que por lo visto el famoso rollo de carne se inventó en Berlín.



 

Berlín nos pareció una ciudad tranquila y segura. Caminamos de noche y de madrugada por calles vacías sin ningún problema, viendo solo algunos artistas pintando murales, con nocturnidad, pero sin alevosía. Tampoco sentimos inseguridad en las estaciones ni en el aeropuerto, donde pasamos casi toda la noche.

En los viajes que hicimos en transporte público tan sólo dos veces nos pidieron el abono/tarjeta. Una en el metro saliendo de Brandenburgo y otra en el autobus urbano de Postdam. La confianza en que lo llevas es total porque tampoco hay revisores controlando las entradas ni hay tornos. La multa si te pillan sin billete es elevada así que yo no me la jugaría.

Es una ciudad muy llana por lo que es perfecta si os animais a alquilar una bici. Con su propio carril, los ciclistas son respetados y puedes llevarla en el transporte público.


 
 

Si vais a viajar a Berlín por primera vez espero que os resulte útil. Si ya has estado en la ciudad me encantará leerte en comentarios. ¿Qué no debo perderme en la próxima visita?. Consejos, recomendaciones, lugares que no vengan en las guías seguro que me descubrís un montón de cosas interesantes. Porque Berlín es de esas ciudades para repetir.


 

6 Comments

  1. Me has dejado algo desconcertado con el Código de Hammurabi. No recuerdo haberlo visto en Berlín y sí en el ¨Louvre y, en cambio, allá está, en la foto. Alguno de los 2 no será original, entonces.

  2. Muy interesante esta guía práctica de Berlin. Espero volver pronto, la última vez fue hace más de diez años y llegué en tren desde Hamburgo.
    Curioso eso de ir a un vietnamita a comer jajajaja Tampoco me gusta mucho a mi la comida alemana, aunque si la cerveza.
    Saludos viajeros
    LoBo BoBo

  3. Coincido contigo en que el museo de Pérgamo es fantástico. Además esta muy bien ambientado y con una iluminación perfecta que permite disfrutar del arte babilonio “casi” como si estuvieras en el exterior.

    Un saludo

  4. Kris dice:

    Buenas recomendaciones, sencillas y claras para facilitar a quien quiera viajar a Berlín un montón de cosas. A mi me encanta esa ciudad y me parece un lugar en el que pasar una buena temporada sin llegar a aburrirse.

    Un abrazo

  5. alvientooo dice:

    Estupendos consejos, estuve en Berlin hace unos cuatro años y tuve la suerte de que mi amiga Elena estaba viviendo allí, así que ni usé un mapa, lo malo de todo esto es que me quedaron una ganas de volver locas y desde aquella estoy buscando fecha. Muy chulo el post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies