parallax background

Qué ver en Clisson. Un paseo por la Toscana francesa.

5 días en la República Checa. Itinerario de Viaje.
mayo 16, 2018
Un Mayo sin TBM.
junio 1, 2018
 

Al oeste de Francia, cerquita de Nantes, se encuentra el precioso pueblo de Clisson. Con castillo, río y un aire toscano es un lugar perfecto para unos días de relax, disfrutar del muscadet de la zona y de sus callejuelas medievales.

Nosotros hemos situado Clisson en el mapa gracias al Hellfest. Éste festival lleva celebrándose en el pueblo más de diez años, por aquí han pasado grupos como Aerosmith, Deep Purple, Black Sabbaht, Alice Cooper y un infinito cartel que llena de música Clisson cada junio.

Hoy os cuento qué ver y qué hacer si visitas el precioso Clisson. Mi pueblo francés favorito, en el que durante cinco años consecutivos nos han acogido y tratado tan bien.

 

 
 

1. El Castillo.

Construído sobre roca en el siglo XII, hoy solo quedan sus ruinas ya que fue quemado durante la guerra de la Vendée. Aún así la visita merece la pena y las vistas de Clisson y el rio Moine son preciosas.

Fue la residencia de la familia Clisson hasta 1420 cuando pasó a manos de Francisco II de Bretaña. Éste nació en el castillo, en él se casó con Margarita de Foix y fue el encargado de darle a la fortificación más estilo de residencia señorial y aumentar el sistema defensivo.

 

 

El puente levadizo nos conduce a un primer patio en el que se aprecia el esqueleto del edificio. Dos olmos atestiguan la antigüedad de las ruinas del castillo de Clisson, mientras que el tamaño de su cocina y chimeneas desvela la importancia que tuvo en sus años de esplendor.

La Guerra de la Vendée tuvo graves consecuencias en la localidad del Loira, Clisson fue tomada varias veces y quemada casi en su totalidad. El castillo quedó desde entonces abandonado hasta principios del siglo XVIII. Frédéric Lemot, de quien os hablaré más adelante, lo adquirió y restauró para que pudiese ser visitado.

 

 

2. Les Halles.

Una de las pocas edificaciones que no fue quemada durante la guerra. En Les Halles se resguardaba el ejército, aprovechando su situación en el centro del pueblo. Se trata del lugar donde se celebraba el mercado medieval, con una increíble cubierta de madera del siglo XV.

Durante los días de festival se celebran conciertos de grupos locales, los alumnos de instituto piden fondos para su excursión vendiendo caracoles y los festivaliers se mezclan con las señoras del pueblo para tomar el aperitif.

En el entorno de Les Halles encontramos bonitos cafés con terraza, panaderías, baños públicos y la oficina de turismo de Clisson. Los viernes se celebra su mercado semanal.

 
 

3. Sus iglesias.

Clisson contaba con unos tres mil habitantes antes de la guerra de la Vendée, dos conventos, un tribunal de alta justicia, un hospital y nada menos que cinco iglesias. Actualmente podemos visitar tres: Saint Jacques, Trinidad y Notre Dame.

La iglesia de la Trinidad es la más antigua de Clisson. Aparece en unas escrituras fechadas en el año 855 por lo que es considerada Monumento Histórico. De origen benedictino, es la única iglesia románica entera de la comarca del Vignoble Nantais.

Saint-Jacques fue un antiguo convento. Parcialmente destruida, también es Monumento Histórico y es usada para actividades culturales.

Por último, la iglesia de Notre Dame, llamó mi atención ya el primer viaje a Clisson por sus puertas de color violeta. Su construcción es más reciente (1887-88) ya que la anterior Colegiata fue destruida, tras incendios y saqueos.

El campanario y la torre cuadrada recuerdan a las iglesias toscanas, haciendo presente el estilo italiano que apreciamos en todo el pueblo. La silueta de Notre Dame desde el río, con el castillo a su derecha es una de las mejores postales de Clisson.

 
 

4. Jardines La Garenne.

Mi lugar favorito en Clisson. Un oasis de tranquilidad en la naturaleza para descansar de los conciertos del festival, pasear junto al río e ir descubriendo las esculturas que salpican el parque.

Este antiguo territorio de caza de los señores de Clisson fue adquirido por Frédéric Lemot, un francés enamorado de Italia, el mismo que recuperó el castillo del olvido, a principios del siglo XIX. Son trece hectáreas al borde del río las que cautivaron al artista de Lyon que impregnó el pueblo de aire toscano.

 
 

Los nanteses Cacault y el escultor Lemot reconstruyeron un pueblo arrasado por la guerra plasmando su ideal de paisaje y arquitectura italianas en Clisson.

El Templo de la Amistad, Temple de l'Amitié, era el lugar en el que se unirían los hermanos Cacault y Lemot para compartir la eternidad. Inspirado en templos griegos, fue construido sobre una antigua iglesia parroquial por el arquitecto nantés Mathurin Crucy en 1809. Éste también se ocupó de la Casa del Portero, la Casa del Jardinero, el Obelisco o el Templo de Vesta.

 
 

5. Puente de la Vallée.

Fue construido en el siglo XV para acceder al hospital de enfermos contagiosos que había en San Antonio. Se comunicaba así éste barrio con el centro del pueblo y el castillo. La madera dejó paso a la piedra, siendo además un punto importante en la ruta Nante-Poitiers.

A orillas del río se encontraban los veinte molinos que aprovechaban la fuerza del agua para moler cereales o curtir cuero. Desde el puente las vistas son preciosas, pueden verse además los antiguos secaderos (Le Séchoir) reconvertidos ahora en cuidadas viviendas.

Lo curioso del puente es que sus seis arcos son todos diferentes en tamaño, dándole así un toque de originalidad que quizá aportó el padre de Francisco II cuando ordenó su construcción.

 
 

¿Os ha gustado el paseo?.¿Verdad que Clisson es precioso?. Pues está sólo a media hora en tren desde Nantes y es una mezcla perfecta de la Toscana y Bretaña.

Nosotros este año faltaremos a nuestra cita anual con el Hellfest. En un mes el pueblo se llenará de gente de todo el mundo para disfrutar de tres días de música y buen ambiente.

Ya empiezo a echar de menos los desayunos en el bar del pueblo, donde ya saben cómo tomo el café. Los paseos por la Garenne en silencio, la mañana del sábado en Les Halles con los gallegos Pelletier Horror, la barbacoa para despedir el festival y ese cosquilleo minutos antes de que empiece el concierto con el que tantas veces había soñado.

Será el primer año desde hace mucho que no viajemos a Francia en verano, algo que habrá que remediar antes de que termine 2018. Así que si tenéis recomendaciones del país vecino, ¡os espero en los comentarios!. À bientôt Clisson!.

 

10 Comments

  1. Maruxaina dice:

    Mezcla curiosa sin duda Leticia …jajaja
    Seguro que te gustará Clisson,bueno,yo no soy muy objetiva porque adorooo Francia pero es un pueblo realmente encantador.
    Un beso y gracias por pasarte 🙂

  2. Maribel dice:

    Este pueblo es para perderse en él. ¡Precioso descubrimiento!

  3. Precioso! Jamás había oído de este lugar y la verdad es que me parace que puedes conjugar arte, relax y, seguro, buena gastronomía. Francia nunca defrauda!

  4. Francia es un pais muy desconocido para nosotros. Quitando Paris y Disneyland no hemos tenido la suerte de conocer más.
    Con lo cerquita que lo tenemos, es más que delito no saber más.
    Esta zona tiene muy buen pinta. Nos ha encantado el post

  5. Precisamente estos días estamos mirando vuelos a Nantes para hacer un roadtrip por Normandía y la Bretaña Francesa… Como iremos en coche de alquiler, nos guardamos este post en favoritos, porque Clisson será parada obligatoria… ¡es un pueblo precioso!

    Saludos.

  6. Sandra dice:

    Si por algo conozco Clisson es por tus fotos en el Hellfest jeje Ojalá algún año, más pronto que tarde, pueda echarme una siesta al lado del río entre conciertos, porque el pueblo tiene una pinta increíble, pero el festival ni te cuento 😀

  7. Desconocía totalmente el lugar y el hecho de que hubiese una “Toscana” francesa. Otro lugar que visitar en Francia a la lista :-O

    Un saludo

  8. Netikerty dice:

    Esta Semana Santa íbamos a conocer Nantes, pero al final lo tuvimos que anular, pero no tenía Clisson en mi lista, así que gracias por esta información, porque ese viaje solo ha quedado pospuesto.

  9. Mauxi Leal dice:

    No sabía nada de Clisson y me ha encantado… Cuántos destinos atractivos como este para visitar. La lista viajera sigue creciendo!!!

  10. No conocemos la zona, aunque somos grandes amantes de los pueblos franceses, pero nos queda tanto por descubrir… Me ha gustado mucho el castillo con esa pedazo de muralla. Aún gustándome como me gustan esos pueblos medievales empedrados, seguro que también los jardines de La Garenne sería mi lugar favorito. Además junto a un río… ¡qué maravilla! El lugar perfecto para descansar.
    Apuntado queda. Besos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies