Ojo Guareña: el tesoro de la comarca.

De Málaga a Granada: una ruta por 4 pueblos andaluces.
noviembre 29, 2017
Narbona, el arte del buen vivir.
diciembre 13, 2017
 

Un fin de semana que había empezado en un Alcázar, no podría terminar de cualquier manera. La sorpresa del viaje llegó el domingo por la mañana. Ojo Guareña nos esperaba, aún entre la niebla, para poner el broche final al encuentro de Castilla y León Travel Bloggers.

 

 
 

A media hora de Medina del Pomar, en el norte de la fría provincia de Burgos, conocimos el tesoro de la comarca. La ermita de San Berbabé y las cuevas de Ojo Guareña, en las que se han encontrado restos que desvelan la presencia del hombre desde el Paleolítico hasta la Edad Media.

La antigua escuela es ahora la Casa del Parque, el Centro de Recepción de Visitantes en el que nos enteramos, gracias a nuestro guía de Ráspano Ecoturismo, de que el complejo kárstico está entre los 10 mayores del mundo o que en estas cuevas hay especies únicas de invertebrados. Declarado Monumento Natural de Castilla y León en 1996, las visitas son limitadas y en grupos reducidos para evitar un turismo masivo que pueda dañar el precioso entorno.

Abrigados y protegidos con cascos nos encontramos con el guía en la entrada de la cueva. En el mismo lugar donde durante años (1885-1924) se reunieron los regidores de la comarca para tratar los asuntos de la zona. Antes (desde 1616) lo hacían en torno a una encina sagrada cerca de la cueva. Ahora se celebra en junio la romería de San Bernabé, con bailes, juegos tradicionales y misa en la ermita.

 

 

De los más de cien kilómetros de galerías pueden visitarse 400 metros y siempre acompañados de un guía. Hay seis niveles entre los que destacan las salas con pinturas rupestres o aquéllas con techos oscurecidos por el hollín de las hogeras. Tras un audiovisual en el que se desvelaban algunas leyendas y misterios de las cuevas, empezamos el recorrido siguiendo las pasarelas de madera. Resultaba emocionante ver los silos usados para almacenar alimentos o el lugar en el que un hombre de la Edad de Hierro trató de recoger agua para sobrevivir.

En la cueva se encontró un esqueleto, quizá de un antiguo rey godo, que entró persiguiendo a una bella mujer y en los laberintos de la Via Seca se perdió. Se encontraron algunos objetos personales como su cinturón que permitió datarlo en el siglo VI a.C. y una especie de represa artificial que debió construir para recoger el agua de las estalactitas.
También cuenta la leyenda que aquí vivía un druida, acompañado de una osa, que cuidaba la fuente de la sabiduría. El lugar en el que el río Guareña entra en la tierra, porque se creía que su agua curaba enfermedades.

 

Al terminar la visita llega la mayor sorpresa, en vez de salir al exterior, la pasarela nos condujo directamente a la ermita de San Bernabé. La que se ve desde el exterior al llegar a la cueva y es la foto principal de cualquier visita. El pequeño templo de nave única es uno de los lugares más curiosos que he visto en mi vida. El techo repleto de pinturas murales del siglo XVIII nos dejó a todos boquiabiertos.

La ermita estuvo dedicada primero a San Tirso y ahora a San Bernabé, quizá porque éste era llamado el Apóstol de la Alegría y así contrarrestar un poco las atroces imágenes de los Martirios de Santo Tirso. En el techo pueden verse algunos de los sufrimientos a los que fue sometido este antiguo soldado romano al convertirse al cristianismo.

 
 
 

 

En la ermita también está el primer Archivo Municipal, ya que como decíamos al principio aquí se debatían y decidían los asuntos cotidianos de la comarca. Una talla del pobre Santo Tirso del siglo XIII completan las reliquias del curioso lugar. Lástima no saber quién fue el autor de las pinturas, sí he leído que fue Don Juan de Lucio, cura en 1750, y el administrador de la ermita quienes encargaron el trabajo, quién sabe si inspirados en la Capilla Sixtina.

 


 

Fuera volvimos a admirar el exterior, la pequeña fachada de la ermita fundida en la roca. Un conjunto de aspecto mágico, inquietante con la niebla, donde en cualquier momento podría aparecer Lam. El druída que cuidaba del tesoro de la comarca.

 
 

Ojo Guareña fue el gran descubrimiento del fin de semana. Bueno, no, hay alguno más porque el encuentro nos permitió conocer una zona llena de historia y patrimonio, de naturaleza muy viva y con mucho por descubrir. Pero eso os lo contaré otro día.

Gracias de nuevo a los compañeros de Castilla y León por tratarnos tannnn biennnn y a todos los que hicieron posible que disfrutásemos de Las Merindades. ¡Volveremos seguro!.

 

11 Comments

  1. ¡Ojo Guareña es extraordinario! Tú lo has sabido mostrar con tus fotos y con las historias que encierra. Es un gran tesoro escondido, sin duda, pero hay muchos más en la comarca de las Merindades de Burgos, una zona que ha quedado fuera de las rutas más transitadas hoy en día, pero que está cerca, muy cerca de Bilbao y Cantabria. ¡No os olvidéis de ello cuando planifiquéis viajes por el norte de España!

  2. La verdad es que visitar cuevas siempre tiene un puntazo, pero esta sorpresa final de la ermita de San Bernabé hace de esta excursión algo bien curioso.
    Jamás había oído hablar de este lugar que espero poder visitar algún día. Y si aparece Lam, pues será bienvenido!

  3. Víctor dice:

    ¡Vaya descubrimiento! Nos encantan las cuevas y la historia antigua, así que sin duda visitaremos Ojo Guareña pronto. Esperemos que mantengan las visitas reducidas por mucho tiempo para preservar el ambiente y las condiciones de lugar.

  4. Hemos estado dos veces en Ojo Guareña, pero la primera vez no pudimos visitarlo por dentro. Asi que aprovechando un viaje por las merindades lo pudimos visitar y nos gustó mucho.

  5. Happy Travel dice:

    ¡Ojo Guareña es un sitio alucinante! Nosotros nos quedamos con las ganas de recorrer aún más sus cuevas y de hacer muuuchas más fotos. Es alucinante conocer sitios así. ¡Amenazamos con volver! Un abrazo compañera!

    • Maruxaina Bóveda dice:

      Jajaja, yo también amenazo con volver para seguir conociendo la comarca. Guareña ya está entre mis sitios favoritos del mundo mundial 😉 Un placer conoceros pareja, un abrazo de vuelta!!!

  6. Netikerty dice:

    No me extraña que ojo Guareña fuera el descubrimiento del finde porque parece muy chulo y muy interesante. Estoy descubriendo verdaderas maravillas en la Provincia de Burgod que no conocía. Tengo una lista enorme y ojo Guareña va directa a los primeros puestos para una escapada!

  7. Marco Volador dice:

    Mola tu post, Maruxa!
    Ojo Guareña es un gran tesoro, pero no es el único de #LasMerindades ¡Hay un montón!

  8. Lilián dice:

    Maruxaina!!
    Excelente post, excelente entrada.
    Me encanta que lugares como estos, únicos en el mundo, sea considerado Monumento Nacional … y a su vez resguardado, protegido!!!
    La experiencia que tuvieron se percibe que fue única!!!
    Me gustaría, algún día, visitar este lugar que tan bien nos mostraste.
    Mis felicitaciones por las fotos y tu relato.
    Gracias.
    Saludos Viajeros.

  9. Patri dice:

    Chulísima la ermita y las cuevas en ese entorno tan privilegiado, sí que sabían los hombres del Paleolítico buscar los buenos sitios para resguardarse, yo no sabía que existían hasta que lo he visto en las redes y en tu blog a raíz del encuentro de bloggers de CyL, ¡qué bien que lo pasásteis! Un abrazo galleguiñaaa
    Patri

  10. Es asombroso. Tengo muchas ganas de descubrir este lugar por mi misma, pero mientras me conformaré con tu post. Me sirve para mi visita, así que me lo guardo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies