parallax background

Polonia. Preparativos del viaje.

9 cosas que no sé hacer.
octubre 8, 2014
Premios Liebster. Para conocernos un poquito más.
noviembre 13, 2014

Cada año siempre hay algún destino que no elegimos nosotros, sino que más bien nos elige. Esta vez será Polonia, un país que en principio no estaba en mi lista de destinos inmediatos, pero uno de esos días en los que me pierdo entre buscadores, ofertas y vuelos, sin nada concreto en mente, encuentras un billete de ida desde Barcelona por 40 euros y dices...¿Por qué no?.

Llega entonces el momento de saber a dónde vamos. Qué podemos visitar o qué platos probar...Programas sobre viajes, guías y muchos artículos de otros blogueros nos descubren un país del que poco sabemos y con muchísimos lugares apetecibles. Tenemos sólo 8 días y la elección resulta complicada.

Polonia fue considerado un país satélite de la antigua Unión Soviética. Se independizó en dos ocasiones, sufrió el reparto de su territorio entre Prusia, Austria y Rusia y consiguió establecer su democracia en 1989.
Pertenece a la Unión Europea desde 2004, pero Polonia mantiene su moneda el Zloty (su abreviatura es PLN). La capital del país es Varsovia y las ciudades más visitadas son Gdansk, Poznan y Cracovia.

Nuestros Planes

 

Es muy recomendable la web de Turismo de Polonia, con muchísima información de cada zona, un programador de rutas o enlaces a los principales medios de transporte. Además respondieron prontísimo a nuestros mensajes solucionando todas nuestras dudas.

La buena situación de Polonia para conocer los países con los que hace frontera nos lleva a perder un poco el norte y planear en cruzar hasta Lituania. El pasado mes de julio se aprobó su entrada en el euro, en enero de 2015, por lo que es un buen momento para ir y rescatar algunas litas para nuestra colección de monedas.

 

El viernes 24 aterrizaremos en el aeropuerto de Katowice, no me dice absolutamente nada. Busco y me entero que está situado en el sur del país, cerca de la República Checa (conversación interior: ¿Y acercarnos hasta Praga? No, no, centrémonos en Polonia).

También leo que está a pocos kilómetros de Auschwitz. ¡¡¡Ufff!!! Es lo primero que pienso, eso cambia un poco las cosas. No me planteo la opción de no ir estando tan cerca. Pero lo que en un principio era una semana de desconexión y no pensar, se esfuma un poco.

La primera parada ya estaba clara, Oswiecim, el nombre del pueblo en el que Hitler hizo lo que le dio la real gana. Nuestro siguiente destino sería Cracovia, considerada la ciudad más bonita del país y recomendada por muchos. Pasaremos un par de días recorriendo las mismas calles que Copérnico y Juan Pablo II, con la plaza medieval más grande de toda Europa y unas minas de sal cerca que quizá nos acerquemos a conocer.

 
 

Desde allí, buscaremos la forma de llegar a Lituania. En internet vimos que la opción del tren no era posible (¡¡¡¡¡Ohhhhhh...!!!!) así que tendríamos que cruzar la frontera en autobús. Una de las compañías llegaba hasta Marijampolé y con ese nombre decidimos que teníamos que visitarlo. Según lo que nos encontrásemos, nos quedaríamos más o menos tiempo.

Además en el norte de Polonia nos apuntamos el Castillo de Malbork y Gdansk, ciudad potuaria donde nacieron Lesch Walesa o Schopenhauer y donde se inició la 2ª Guerra Mundial.

A todo esto, el billete de vuelta lo habíamos dejado para última hora, las combinaciones no eran nada buenas porque no queríamos hacer escala en Madrid o Barcelona. Pero llegar a Galicia sigue siendo la peor opción, a pesar de tener tres aeropuertos. Al final la mejor solución fue Porto (menos mal que nos queda Portugal) por dinero y horarios. Cruzaríamos desde Polonia hasta Alemania y como el vuelo salía a las 20 de la tarde tendríamos unas horas para conocer ¡¡Hamburgo!!

 
 

Más o menos el viaje estaba organizado, aunque creo que ninguno nuestros viajes ha salido como lo planeamos en casa. Por el clima hemos cambiado el itinerario en alguna ocasión, alguien en el camino que te recomienda algún sitio con el que no contabas, o al contrario. Pero bueno, la idea era más o menos como aparece en el mapa.

Mochila preparada, ropa de abrigo y muchas ganas de conocer un país nuevo. Todo listo para ¡¡¡Ocho días en Polonia!!!


 
 

*Vuelos: nosotros viajamos desde Barcelona hasta Katowice. Una opción mucho más económica que volar a Cracovia.
*Alojamiento: salvo la primera noche, el resto lo fuimos reservando sobre la marcha. Hay de todo tipo y para todos los bolsillos. Viajamos en otoño y no tuvimos problemas de disponibilidad salvo la última noche que coincidión con víspera de festivo.

 

Código Ético: las recomendaciones son siempre basadas en nuestra experiencia. Este artículo contiene un enlace de afiliados. Si reservas a través de este enlace recibiré una pequeña comisión, sin alterar tu precio claro, que me ayudará a seguir con el blog.¡Gracias!

6 Comments

  1. Excelente opción. Estoy de acuerdo en que en muchas ocasiones son los destinos los que nos eligen a nosotros. Así que hay dejarse llevar y disfrutar al máximo la experiencia. Buen viaje!!!

  2. Patri dice:

    Ja ja ¡pues me acaba de pasar lo mismo! He comprado un billete de vuelta de Pekín – Madrid para este verano y ¡sorpresa! Una escala de 24 horas en Varsovia, así que habrá que darse una vuelta. Polonia no entraba en mis planes pero me parece una buena excusa para al menos una primera toma de contacto. ¡Buen viaje! Un abrazo de la cosmopolilla.

  3. Veronica dice:

    Aix..si es que la aventura empieza por la organización del viaje, tan divertido y cansado a la vez. Muy de acuerdo con eso de que a veces los destinos te eligen y por supuesto, casi nunca sale todo como lo planeado en casa.

  4. Miki dice:

    De Cracovia me han hablado mil maravillas. Y por duro que suene, tengo muchas ganas de conocer Auschwitz. En mi último viaje por Alemania, pasamos cerca del campo de Dachau (5km), pero a mis compañeros de viaje les horrorizaba la idea de ver un campo de concentración…
    Tan pronto pueda me gustaría hacer un roadtrip de 1 mes por esa zona de Europa (Alemania, Austria, Rep. Checa,)…

    Genial artículo, ya estoy buscando el de Auschwitz para leerlo…

  5. Patri dice:

    Me encanta el título 🙂 sí, los viajes nos eligen a nosotros y a mí casualmente también me pasó con Varsovia, que coincidió una escala loca del Transiberiano a la vuelta de 24 horas… Y me gustó mucho la ciudad, tengo que volver que como dices hay muchas razones.
    Un abrazo

  6. Carmen dice:

    Pues yo si que le tengo muchas ganas a Polonia, así que deseando estoy de leer lo que cuentes de ella.
    Un abrazo
    Carmen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies