preloder
parallax background
París de festival
julio 18, 2016
Barceloneando. Un día de paseo por la ciudad catalana.
agosto 8, 2016
 

La caida de un muro fue el detonante. Ante la situación de insalubridad y peligro, para los vecinos de París, en 1786 se cerraba el Cementerio de los Inocentes.

Era el más antiguo de la capital ya que funcionaba desde la Edad Media, cuando eran comunes los enterramientos en masa. Con los innumerables restos se fabricaron velas y jabones además de ser trasladados a las famosas Catacumbas parisinas. Las ideas ilustradas de entonces influyeron en la decisión de construir los cementerios en las afueras de la ciudad y no al lado de las pequeñas iglesias del centro.

Así a principios del siglo XIX se inauguran cuatro grandes necrópolis en la capital francesa: Montparnasse en el sur de París, Père Lachaise en el este (donde visitamos en un anterior viaje a Jim Morrison), Passy en el oeste y Montmartre en el norte.

Este último fue el que nosotros visitamos una mañana del domingo. Llegamos caminando ya que el apartamento donde nos alojábamos estaba también en el barrio de Montmartre. El cementerio llama la atención porque queda a un nivel más bajo que la calle. Se debe a que el terreno fue una antigua cantera de yeso.


 
 

Cerca del político republicano Castagnary me senté con el mapa recogido en la entrada. Muy necesario si buscas una tumba concreta entre las veinte mil que hay en el cementerio. El recinto está dividido en barrios y calles como una pequeña ciudad, también puedes buscar por orden alfabético a los notables que descansan eternamente en Montmartre. Nos esperaban pintores, bailarinas del Moulin Rouge, actrices o compositores que convierten este lugar en un recorrido por la historia francesa más bohemia y artística.

Pasamos unas horas muy interesantes en este museo de arte al aire libre. La grata compañía de Berlioz nos dio la bienvenida. Con aire calmado todavía revisaba su Sinfonía Fantástica, esperaba a su amor y se preguntaba si no le habría ido mejor como médico tal y cómo quería su padre. Mientras el tímido Edgar de Gas (sí, escrito separado...), sin mayores problemas económicos, seguía pintando bailarinas tras interesantes noches en la Ópera de París y aprendía de originales de Botticelli durante los viajes a casa de su tío barón en Florencia.

Las nubes y sus ganas de lluvia nos dieron una tregua. En el suelo encontré una flor de plástico y sin pensarlo la coloqué en la tumba que más cercana. Así encontramos a Charles Fourier, despeinado y aburrido de su trabajo de oficinista, no dudó ni un instante en hablarnos de sus ideas utópicas y sus queridos falansterios (esa palabra que tanto me costó estudiar en su momento). Sumido en sus pensamientos le dejamos, preocupado por el salvaje capitalismo y por el retroceso de la mujer en su sociedad, que bien podría ser la nuestra.

Un encuentro muy denso que dio paso a otro no menos emocionante. Sin venir a cuento un enorme Moisés estaba delante de mí, una copia de la bella escultura de Miguel Ángel decoraba la tumba de Daniel Iffla, un mecenas y financiero que se hizo llamar Osiris tras la muerte de su esposa. Nos contó muchas anécdotas de su interesante vida, entre sonrisas irónicas recordó cómo había sido condecorado por la reina Isabel la Católica, la misma que años antes había expulsado a sus antepasados judíos. Y sin darle importancia reconoció sus actos filantrópicos como el regalo a la ciudad de Nancy de la estatua de Juana de Arco o la recuperación del castillo de La Malmaison, donde luego viviría la futura emperatriz Josefina.

Emocionada como cuando vi el original, me despedí de mi querido Moisés. Seguí serpenteando entre panteones, tumbas, lápidas y sobre todo decoraciones de lo más originales. Bajando y subiendo escaleras, ya que las continuas ampliaciones se han ido adaptando a las colinas sobre las que se asienta el cementerio. Un aspecto caótico en un espacio muy verde, en el que gatos, urracas y cuervos se escondían a nuestro paso.

El puente que pasa por encima de algunas tumbas es el primero construido en acero de París (1888)

Alejandro Dumas descansaba ajeno a toda visita. Hastiado de quienes se acercaban pensando que era la tumba de su padre, avergonzado de quienes ni se detenían a leer las inscripciones y se hacían fotos voceando el mítico "Uno para todos, y todos para uno".

Pero como él mismo decía "Todas las generalizaciones son peligrosas, incluida ésta". Y sí es cierto que algunos visitantes, los menos, lo reconocían como el romántico de "La Dama de las Camelias".

Atraída por su tumba supe quién había sido Vaslav Nijinsky. Un bailarín ucraniano con el que pasamos un artístico rato.

Entendí porque es considerado por muchos como el mejor del siglo pasado cuando empezó a bailar. Sus pies parecían volar entre las pesadas lápidas, con altísimos saltos y una expresión fuerte que dejaba entrever la tristeza provocada por sus años de confinamiento durante la guerra. Su manía persecutoria no tardó en aparecer y sin despedirse se esfumó tras los frondosos tilos.

 

Y de nuevo la curiosidad con otra escultura hizo que conociésemos a Victor Brauner. El pintor rumano fue conocido por su autorretrato sin un ojo, y no tanto por la calidad del cuadro, sino porque años más tarde lo perdió en una pelea. Casualidad según él: "Yo sólo pretendía separar a esos dos surrealistas españoles cuando el vaso me estalló en toda la cara". Con mucha delicadeza nos agradeció la visita y el interés, se marchaba a la función que Mimi Barhelemy tenía preparada para los niños de Montmartre, según nos contaron la haitiana siempre estaba organizando actividades y Brauner se había ofrecido a hacer de pirata.



 

Salíamos ya cuando apareció Zola, sin mediar palabra se acercó para entregarnos una cuartilla. Esa noche leería junto con otros invitados Thérèsa Raquin, la novela por la que fue conocido y que no he llegado a leer a pesar de llamarme siempre la atención en la estantería de mis padres por la encuardernación y letras doradas del título. Sólo me dio tiempo a susurrar un merci porque él ya se alejaba cabizbajo colocándose la boina y sin importarle que la lluvia le mojase.

A nosotros después de aquel viaje en el tiempo tampoco nos molestaba el agua pero nos devolvió a la realidad. A las calles de París, al tráfico y a las tiendas de recuerdos. Una relajante ducha y un plato de pasta después ya estábamos listos para seguir entre artistas pero cambiando totalmente de estilo. Era el último día de festival y el concierto de Rammstein nos esperaba.


20 Comments

  1. Rafael dice:

    Creo que si nos preguntan por un cementerio en el mundo de los primeros que diríamos es Montmartre. Nos encanta la manera en que relatas las historias de cada tumba. Y muy fans del grupo que os esperaba después…
    Un saludo.

  2. ¡Qué paseo más tierno por el cementerio! Y cuántas historias interesantes has contado. La próxima que queramos visitar un cementerio, te llevamos de guía 🙂 Por cierto, nosotros no conseguimos encontrar la tumba de Vaslav Nijinsky, aunque lo intentamos… Ya veo que su tumba es muy original.

  3. alvientooo dice:

    Tengo pendiente la visita a este cementerio, en mis últimos viajes a Paris me lié un poco mas de la cuenta y al final na de nada. Estupendo el post con todos los detalles, asi que me lo quedo.

    • Maruxaina Bóveda dice:

      Muchas gracias Alberto 🙂 Para mí ya es un imprescindible visitar los cementerios, y claro, en París es alucinante. Me faltan dos por conocer, y tanto éste como Père-Lachaise merecen mucho la pena. ¡Apertas!

  4. Me ha encantado la forma de explicar la visita a este cementerio tan renombrado 🙂

    Nosotros hemos estado en varios cementerios importantes, siempre me parecen curiosos y algunos te sorprenden de mala manera.

    Un saludo!

  5. Amo los cementerios!
    Este ya me lo apunto para cuando me toque andar por allí!
    Hermosas las fotos!
    Abrazos y que sigan los buenos rumbos!!!

    • Maruxaina Bóveda dice:

      Muchas gracias Juan 🙂
      Pues en París tienes varios para visitar. Seguro que el de Père-Lachaise para visitar a Jim Morrison ¿verdad?
      Un abrazo, ¡cuidénse mucho!

  6. Me ha encantado porque soy fans de los cementerios y tengo previsto escribir un post acerca de los mejores que he visitado. Sin embargo, aunque he estado 5 veces en París jamás he visitado ningún cementerio allí. Ni tan siquiera el Père Lachaise que ya comentaste.
    En fin, que espero volver algún día allí y recordar tu post.
    un beso!

  7. Eva dice:

    Vaya baño de cultura…que intetesante visita que me anoto porque no he estado. Me imagino las conversaciones si levantaran la cabeza…

    • Maruxaina Bóveda dice:

      ¡Hola Eva!
      Conversaciones de lo más interesante sin duda 😉
      La verdad que visitar algunos cementerios como éste es mejor que muchas clases escolares. Hemos aprendido un montón visitándolo y documentándome para escribir el artículo.
      No dejes de visitarlo cuando vuelvas a París.
      Abrazos y ¡mimos a Byron!

  8. carmen dice:

    Yo es que estuve en agosto y por esa zona no se andaba de la cantidad de turistas que había. Así que me encantado tu post y me quedo con ganas de hacer ese tour para mi próxima vez en París. Un saludo.

    • Maruxaina Bóveda dice:

      Hola Carmen,
      Claro…Agosto en París debe ser una locura, sobre todo barrios tan frecuentados como Montmartre. Para vuestra próxima visita ya sabes, es una buena clase de arte/literatura e historia para los más pequeños 😉
      Un abrazo y gracias por tu comentario.

  9. Estuvimos a punto de visitar el cementerio de Montmatre, pero como siempre pasa por falta de tiempo no pudimos. A ver si a la tercera la vencida y cuando volvamos nuevamente a París no lo dejamos. Saludos

    • Maruxaina Bóveda dice:

      ¡Seguro que sí Belén!
      Como dices en París siempre hay falta de tiempo, tantas cosas para ver y visitar…
      Si os gusta conocer cementerios el de Montmartre merece mucho la pena y al barrio seguro que os acercais así que ya sabes 🙂
      Un saludo y ¡gracias por la visita!

  10. Carmen dice:

    ¡Hola Maruxaina!
    He estado varias veces en Paris y nunca he ido a visitar el cementerio de Montmartre. La verdad que aunque siempre lo he visto en las guías, lo he dejado siempre de lado, por eso me ha encantado seguir tus pasos y verlo a través de tus fotos. Un abrazo
    Carmen

    • Maruxaina Bóveda dice:

      Hola Carmen,
      Pues estoy segura que te gustaría. Es una visita de lo más interesante, con esculturas que merece la pena conocer. Para la próxima visita a París ya sabes 😉
      Gracias por la visita. ¡Un abrazo!

  11. Cristina dice:

    Me encantan los cementerios, y los de París tiene algo especial, entre romántico y siniestro que les hace únicos. Ah, y entre nosotras, yo a Dumas siempre le reconoceré como el autor de La Dama de las Camelias 😉
    Un abrazo

    • Maruxaina Bóveda dice:

      No esperaba menos de ti querida 😉
      Sí es cierto que los cementerios parisinos tienen un toque distinto a otros lugares. Quizá también influya que sus “habitantes” sean más conocidos que los que podemos ver en Rumania por ejemplo…Aunque sabes que nosotros allí donde vemos un camposanto ¡allá vamos!
      Un abrazo guapa.

  12. Quim dice:

    Un post genial, muy original, me ha gustado mucho. ¡Felicidades!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies