preloder
parallax background

Un viaje en el Eurotunel. O cómo llegar a Londres en bus.

Siem Reap. Un día en la ciudad de los templos de Angkor. (Camboya, día 5)
octubre 30, 2019
 

Pues sí, se puede llegar a Londres en bus desde Francia, España y otros países europeos. Una opción alternativa y diferente que no dudamos en probar este verano. Cruzar el Canal de la Mancha tenía que ser una experiencia curiosa así que no lo dudamos.

Hoy os cuento todo lo necesario por si quereis animaros a viajar en bus a la capital inglesa. Nuestro viaje en bus a través de una de las grandes obras arquitectónicas del siglo XX.


 
 

Londres no estaba en nuestros planes viajeros de este año pero una vez más la música decidió. Un concierto de Eddie Vedder y The Who, en el estadio de Wembley era excusa suficiente para volver a la capital inglesa. Nos pasábamos de los viajes en avión previstos y habiendo opción menos contaminante no lo dudamos.


 

El avión es el medio de transporte más contaminante. Al quemar combustible produce gases de efecto invernadero, principalmente dióxido de carbono (CO2). Éstos contribuyen al calentamiento global.
Según la Agencia Europea de Medio Ambiente el avión con 285 gramos por pasajero y kilómetro ocupa el primer lugar, seguido por el coche (104), el autobus (78) y el tren como el menos contaminante con 14 gramos.
La corriente sueca flygskam, traducido como vergüenza a volar, denuncia que "la necesidad de algunos vuelos es discutible, pero el daño que hacen al planeta es indiscutible". Los parlamentos francés y holandés ya han anunciado que suprimirán vuelos nacionales cuando no ahorren más de 2 horas y media de viaje. En el caso francés se eliminarían más de 70 vuelos.

 

Cuando lo hemos comentado la primera pregunta ha sido siempre el tiempo de viaje. La primera opción para llegar a Londres es el avión, por rapidez pero ¿habéis sumado a las horas del vuelo, el tiempo previo al embarque? Ya no digamos si queréis facturar equipaje, con la posterior espera en las cintas, en las que tu maleta saldrá de última siempre. Y ¿qué me decís del traslado de cualquiera de los aeropuertos al centro de Londres o a vuestro alojamiento?¿Habéis sumado ese tiempo también?

Nosotros hicimos el trayecto desde Lille en Francia y fueron menos de siete horas. Casi las mismas que si hubiésemos cogido un avión si sumamos lo que os comentaba en el párrafo anterior. Diferente es salir desde España, porque los buses que parten de Madrid tardan más de 24 horas con escala de dos horas incluidas en Paris.

Es una buena opción para un viaje combinado entre Francia e Inglaterra. Haciendo una o dos noches en París y continuar hacia Londres, en lugar de hacerlo todo del tirón desde Madrid por ejemplo.


 

 

Fue genial llegar directamente al centro de Londres, hasta la estación londinense de Victoria Station. Además el hotel que habíamos reservado estaba cerca, así que pudimos acercarnos a pie. Eso sí tras un café gigante para superar una noche de viaje de esas que no se olvidan.

El autobus era de dos plantas, pero verde no rojo como los londinenses, y estaba casi al completo. Elegimos viajar de noche para llegar a Londres de mañana y aprovechar el día. Ilusa yo pensando que podría dormir un poco, pero una pasajera borracha y su insufrible teléfono móvil hicieron que fuese imposible.

Así que las horas pasaron leyendo, escribiendo sobre nuestra reciente visita a Aquitania y deseando llegar a Calais, donde está la entrada del Eurotúnel. Dónde empezaba el viaje especial. No tenía ni idea de cómo sería lo de viajar bajo el mar, metida en un bus que circulaba dentro de un túnel.

 

El Eurotúnel fue inaugurado en 1994. La gran obra arquitectónica unía la isla británica con el resto del continente europeo.
Una idea que ya soñaba Napoleón allá por 1882 pero fueron Margaret Thatcher y François Miterrand quienes lo hicieron realidad tras un acuerdo firmado 105 años más tarde.
No resultó tan rentable como las previsiones auguraban. Apenas 20.000 personas lo cruzaron en 2015, haciendo bastante daño las compañías aéreas de bajo coste.

 

Antes de entrar en el túnel, pasamos el primer control aduanero en el lado francés, concretamente en Calais. Lo que nos recordó a las películas francesas de Danny Boon como "Rien À Déclarer" o "Bienevu Chez Les Ch'Tis" donde la ciudad portuaria francesa es el escenario principal.

Tuvimos que bajarnos del autobus y enseñar el pasaporte a unos simpáticos funcionarios. Coincidió que era de madrugada y las caras de los pasajeros eran de cuadro. Todo rápido y tranquilo salvo para un muchacho al que no dejaron seguir viaje y se fue esposado en un coche de fronteras.

Antes de subir al bus, tuvimos tiempo para estirar un poco las piernas, ir al baño y tomar un café de máquina en una estación de servicio. Casi como nuevos, ocupamos nuestros asientos, expectantes ante el viaje bajo el mar.

Yo creía que el autobus recorrería el túnel por sí mismo. Pero no, resulta que el bus entra en un vagón que es el que se mueve. Una vez dentro una voz dio las instrucciones de seguridad como en el avión. Así nos enteramos que podíamos bajarnos del bus y permanecer en el vagón, donde había unos minúsculos baños y unos asientos. Mi gozo en un pozo cuando al ver por las ventanas todo era cemento, ilusa yo que creía que igual se veía el mar.


 

 

Tras dar algunas vueltas y hacer algunas fotos, volvimos al bus donde todos los pasajeros dormían. A nadie parecía emocionarle ir bajo el mar salvo a nosotros. Aunque nada lo hacía diferente de atravesar un túnel normal por carretera. Una media hora después estábamos en suelo inglés. Casas bajas, mucho verde y el amanecer nos daban la bienvenida a Folkestone.

En esta ciudad inglesa se encuentra el centro de operaciones del túnel en el que trabajan 60 personas las 24 horas del día, todos los días del año. El incendio de un camión en 2008 hizo que las precauciones aumentasen así como el entrenamiento del personal. Una maqueta del túnel a escala real fue construida para practicar las pruebas de evacuación.



 

Las excavaciones comenzaron en ambos lados a la vez, coincidiendo franceses e ingleses en el medio del túnel el 1 de septiembre de 1990.
El túnel está formado por 3 galerías, las exteriores son por las que circulan los trenes mientras que la central es la de servicio. Cada 375 metros hay pasarelas de acceso al túnel de servicio para casos de emergencia, 33 estaciones de detención de fuego y dos centros de socorro a cada lado del túnel.
Se calcula que desde su inauguración han pasado 430 millones de pasajeros, 86 millones de vehículos y 410 toneladas de mercancías. Por el canal circula el 26% del intercambio comercial entre la isla y el resto de Europa.

 

Atravesamos el condado de Kent, al sur de la isla, y en poco más de una hora llegábamos a la estación Victoria. Nos esperaban unos días en Londres, ciudad que había conocido más de quince años atrás y que de entrada me daba pereza. El concierto y sus museos eran mis aliados y la reciente experiencia en bus no me había disgustado para nada. Es más la primera frase al llegar fue: Tenemos que hacer el recorrido de día. La segunda: Vamos a buscar café.

La central de autobuses y trenes era un mundo de gente a primera hora de la mañana. Mucha policía armada, maletas y prisas, Nos refugiamos en un café con código para ir al baño, concentrada estaba en mi muffin con pepitas de chocolate cuando la frase de bienvenida de unos camioneros portugueses me sacó de mis pensamientos: ¡Bemvidos a jungla!

Entre risas salimos a la calle. El cansancio del viaje casi había desaparecido y en nuestra cabeza sonaba London Calling!!!


 

 

¿Y vosotros? ¿Habéis cambiado en algo vuestros hábitos viajeros? ¿Estaríais dispuestos a volver al tren o bus en traslados cercanos? Me encantará leeros en comentarios.


 

*Empresas: Hay varias compañías que realizan este recorrido como Alsa, Eurolines o Flixbus.
*Precios: He visto el trayecto Lille-Londres desde 10 euros. Desde España hay diferentes tarifas, a partir de 50 euros es fácil encontrar billetes.
*Documentación necesaria: Pasaporte en vigor. Hay que bajar del bus dos veces para los controles policiales (francés e inglés).

8 Comments

  1. ¡Qué sorpresa lo del Eurotunel! Nunca habríamos pensado que el autobús se moviese por medio de un vagón y no gracias a las ruedas… Sin duda fue una experiencia curiosa que no todo el mundo puede contar.

    Nosotros, cada vez más, intentamos utilizar medios de transporte sostenibles pero es cierto que viviendo en Málaga, al sur de Europa, es realmente difícil plantearnos este tipo de experiencias para viajar a Londres sin usar el avión.

    Saludos.

  2. Pues la verdad es que jamás se me habría ocurrido hacer el trayecto en tren, pero es verdad que si sumás el rato que tienes que estar antes en el aeropuerto y el transporte desde el aeropuerto a Londres, la verdad es que casi que te sale más a cuenta (por tiempo) ir en tren. Otra cosa es el tema del precio del billete de tren, que a veces sale bastante más caro que el avión. Nosotros, las últimas veces que hemos ido a Madrid sí que hemos ido en AVE. Frnacamente, que de dejen en el centro de la ciudad puede hacer decantar la balanza.

  3. ¡Hola Maruxaina!
    Como te comenté en Twitter, este trayecto creo que le he hecho de todas las formas posibles ajaja, es lo que tiene vivir en Londres y tener a la hermana en Bruselas o París.
    Sobre todo al principio, siempre tomaba el bus. Me iba el viernes directa después de salir del curro y llegaba el sábado por la mañana. Según me he ido haciendo mayor, he ido dando preferencia al Eurostar, ¡que es otra historia! Es mucho más caro, pero son dos horas y pico de viaje, el tren es súper cómodo y no hay que bajarse en la frontera ni nada.
    Dicho esto, estoy totalmente a favor de que eliminen los vuelos cortos. Si no hay otra manera de hacerlo (por ejemplo en Australia apenas hay transporte público entre grandes ciudades) pues bueno, está claro que la gente necesita viajar y no siempre es por placer, pero en Europa tenemos tropecientas alternativas. Y es que, de hecho, en la mayoría de ocasiones se tarda lo mismo, cuesta lo mismo y te lleva de centro a centro, en vez de tener que ir hasta el aeropuerto.
    Me ha gustado mucho leer tu experiencia, me ha traído bonitos recuerdos. ¡Un beso!

    • Maruxaina Bóveda dice:

      ¡Hola Paula!
      Si es que tú eres ¡¡una experta en Londres!! Me legra haberte traído buenos recuerdos 🙂
      La verdad es que el bus es súper cómodo, ahorras una noche de tiempo y no es nada caro. Pero como dices en tren tiene que ser una experiencia genial y de día para poder ver el paisaje me encantaría.
      Sobre el tema de la eliminación, entiendo lo que comentas de Australia donde también son distancias mucho mayores ¿no? En Europa podrían eliminarse muchos vuelos innecesarios, es una barbaridad lo que contaminan trayectos como Madrid-Barcelona, habiendo mil opciones. Ojalá la gente se de cuenta de una vez que no queda otra y hay que dejar de lado hábitos y costumbres que solo aceleran la destrucción.
      Un abrazo grande guapa.

  4. Ay me encanta (L)
    Tendría que potenciarse mucho más el transporte público en Europa para conectar países y ciudades. La verdad es que desde Barcelona ir a Londres en bus parece poco práctico, pero hace poco Tim viajó a Alemania en tren y lo volverá a hacer en diciembre, y con eso hemos encontrado una manera más sostenible de ir a ver a su familia; además que como bien dices, no es que ganes mucho más tiempo con el avión así que todos salimos ganando 🙂
    Y oye, al próximo concierto de Pearl Jam/Eddie Vedder, vente a Barcelona, que el hombre está encantado con esta ciudad y la obra de Gaudí, así la descubres tú también 😉

    ¡Un abrazo!

    • Maruxaina Bóveda dice:

      Hola Natalia,
      Totalmente de acuerdo contigo, debería haber más ventajas y opciones para que la gente se animase a usar más el transporte público. ¡¡Qué buena la elección de Tim!!Ojalá se extienda esa “vergüenza a volar” y evitemos así trayectos que pueden hacerse perfectamente en tren por ejemplo.
      No nos importaría nada ver a PJ/Eddie en Barcelona, con Gaudí y vosotros incluidos claro, pero recién estos días ha anunciado la gira 2020 y España no está incluida, así que tocará elegir dónde de las ciudades europeas 😉
      Un abrazo y ¡feliz fin de semana!

  5. Rocío dice:

    ¡Hola Maruxaina! Qué experiencia, yo también pensaba que el recorrido lo hacía el bus por sí solo pero me acabas de descubrir que no es así. Y lo de ver el mar en el túnel, pensé durante muchos años que se veía, ¡hubiera sido un sueño! Gracias por compartir tu experiencia 🙂

    • Maruxaina Bóveda dice:

      Hola Ro,
      Gracias por la visita 🙂
      Me quedo más tranquila sabiendo que no soy la única ilusa que creía ambas cosas jajaja. Aún así fue una experiencia que no me importaría repetir.
      Un abrazo y ¡buen día!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies