preloder
parallax background

7 Razones para Viajar a Edimburgo.

Dónde Dormir en Marruecos.
febrero 2, 2020
Estudiar Inglés en Edimburgo.
febrero 23, 2020
 

Si tuviese que elegir una ciudad de Europa, me quedaría con la capital escocesa. Me he enamorado. Y como lo bueno hay que compartirlo, hoy os cuento algunas razones para visitar Edimburgo.

Me encanta. Con sus cielos grises y sus calles adoquinadas. Aunque anochezca a las cuatro de la tarde y el sol sea un bien de lujo. Es una ciudad llena de historia, leyendas y calles llenas de vida. Con castillo, zonas verdes, pubs centenarios o una oferta cultural infinita Edimburgo es perfecta para una escapada. Quizá tras leer el post os animeis a conocer la ciudad escocesa.

Su Gente

 

Un motivo importante para sentirnos bien en un lugar nuevo es su gente. En Edimburgo tuvimos la oportunidad de conocer mayores y jóvenes durante las semanas que estuvimos. Y en todos los casos nunca obtuvimos una mala cara, fea respuesta o un gesto desagradable. Todo lo contrario, los escoceses son sociables, abiertos, educados, apasionados de la música y orgullosos de su tierra.

En los pubs la gente no duda en preguntarte de dónde eres, los conductores de autobus son de los más amables que conozco del mundo y la gente te sonríe por la calle a pesar de su famoso mal tiempo. Y aunque no son muy de abrazar, cuando conoces a uno de verdad no dudará en estrujarte.


 

Mercados y Productos Locales

 

Nos encanta conocer los mercados de los lugares que visitamos. Ferias o mercadillos de todo tipo: antigüedades, productos locales, ropa, flores...Y en la capital escocesa hay donde escoger.

Durante nuestra visita del año pasado fuimos a uno que se celebraba en el aparcamiento de un centro comercial. Era de particulares que "habían vaciado el trastero" o se habían dado cuenta que no necesitaban tantas cosas. Encontramos algunos tesorillos por lo que esta vez volvimos y nos llevamos la mala sorpresa que ya no se celebra.

Aprovechando que estuvimos varios fines de semana fuimos a dos de los mercados más conocidos. El Stockbrigde que se celebra los domingos. Y el GrassMarket que tiene lugar los sábados a los pies del castillo de Edimburgo. En ambos casi todos los puestos eran de alimentos kilómetro cero, como quesos o mermeladas. Tanto para tomar allí mismo como para llevar a casa. Además había algunos puestos de joyería, artesanía y ropa.


Museos Gratuitos

 

Sólo por visitar sus museos, ya merece la pena viajar a Edimburgo. Los hay para todos los gustos: de arte moderno, de retratos, de historia de la ciudad, de la infancia... Y son un plan perfecto para ir con pequeñ@s ya que todos cuentan con una zona infantil. Lo mejor es todos los museos son gratuitos por lo que no hay excusas para conocer alguno de ellos.

Quizá los más visitados son el Museo Nacional de Escocia (National Museum of Scotland) y la Galería Nacional de Escocia (Scottish National Gallery), donde pueden verse cuadros de artistas como Van Gogh, Gaugin o El Greco. Y también de pintores escoceses como Allan Ramsay o William McTagggart. El National creo que es de los mejores museos que he visitado. Un viaje interminable por un edificio precioso, salas dedicadas a la moda, a instrumentos musicales de distintas partes del mundo, esculturas de todo tipo y la famosa oveja Dolly.



 

Aconsejables son también la Galería Nacional del Retrato (Scottish National Portrait Gallery), la primera del mundo dedicada a los retratos. El edificio en sí mismo ya merece la pena y además suele tener interesantes exposiciones de fotografía o escultura.

El Museo de Edimburgo (Museum of Edinburgh) es una buena forma de conocer la historia de la capital escocesa, mientras que en el Museo de la Historia del Pueblo (The People's Story Museum), también en la céntrica Royal Mile, se cuenta cómo era la vida de las gentes de la ciudad.

La Galería Nacional de Arte Moderno de Escocia (National Gallery of Modern Art), el Museo de los Escritores (The Writer's Museum) o el dedicado a la infancia (Chilhood's Museum) son también gratuitos y harán tu visita a Edimburgo mucho más interesante.

 

Zonas Verdes

 

Paseando por Edimburgo encontramos cada tanto zonas verdes. Los jardines más visitados son los de Princess Street, que separan la parte nueva de la ciudad con la vieja. A la sombra del castillo y donde antes había un lago, el North Loch, ahora hay unos cuidados jardines y una llamativa fuente instalada a finales del siglo XIX.

Otra opción es subir a la colina para tener otra perspectiva de la ciudad. Calton Hill es para muchos el mejor mirador de Edimburgo, ya sea de día o de noche las vistas son de postal. Además en lo alto se encuentran el Monumento Nacional, que recuerda al Partenon griego; la torre que homenajea al almirante Nelson o el monumento dedicado al filósofo escocés Dugald Stewart.

Un poquito más lejos del centro está Arthur's Seat (La Silla de Artur) La verde montaña, de origen volcánico, tiene 250 metros de altura. Rodeada de leyendas y con unos acantilados espectaculares, es perfecta para una excursión.


 

Oferta Cultural

 

Otra de los aspectos que me enamoraron de Edimburgo es su amplia oferta cultural. Es una ciudad de aprendizaje constante, ya sea en sus museos, galerías, iglesias o pubs. Porque la cultura está en todas partes.

Pequeñas bibliotecas y mercadillos en templos religiosos, charlas, encuentros literarios y mucha música. Locales de más de cien años donde tomar una cerveza y escuchar música en directo. Donde mientras uno pinta y alguno lee, otros tocan el violín, la flauta travesera o la guitarra. Me sorprendió para muy bien la edad de los músicos, ya que la mayoría pasaba de los cincuenta. Y su versatilidad para cambiar de estilo y registro mientras hacían que el ambiente fuese aún mejor.


 

 

Además Edimburgo es conocida por sus festivales. En agosto se celebra el Edinburgh Festival dedicado a las artes escénicas. La ciudad se llena de gente de todo el mundo y en sus calles hay espectáculos de danza, teatro o música.

Hay celebraciones dedicadas a los libros como el Edinburgh International Book Festival, considerado el mayor festival literario del mundo. Otros especializados en tatuajes, para los amantes del jazz y del blues, sin olvidarnos del cine. El de Edimburgo presume de ser el festival anual de cine más antiguo del mundo.

Historia y Leyendas

 

Si te gustan los lugares con historia, ésos que han sido escenario de interesantes capítulos desde hace siglos, Edimburgo te encantará. En cualquier calle encontrarás una placa, monumento o recuerdo a sus ilustres ciudadanos así como a sus logros, batallas y fracasos.

La capital de Escocia fue durante décadas un importante centro intelectual. El economista Adam Smith discurrió su doctrina del liberalismo económico por las calles edimburguesas mientras David Hume filosofaba sobre empirismo en la ciudad de los fantasmas y leyendas. El padre de la novela histórica, Sir Walter Scott, cuenta con un monumento que es el segundo más alto del mundo dedicado a un escritor, tras el de José Martí en la Habana. Mientras Bell, el inventor del teléfono discurría cómo ayudar a su madre sorda desde muy joven antes de emigrar a los Estados Unidos.


 

 

Cualquiera de los callejones de la parte vieja esconderá una leyenda. Muchas de ellas macabras, de crueles asesinatos, desapariciones y fantasmas. Los closes son estrechos pasadizos resultado del crecimiento de la ciudad en torno a la muralla del castillo.

El clima de Edimburgo es propicio para contar historias en torno a la chimenea. Y no les faltan. Los estudiantes asesinos Burke y Hare, el sonido de las gaitas en la fortaleza, los pequeños ataúdes encontrados en Arhur's Seat... Son sólo algunos ejemplos de las historias que rodean la enigmática ciudad.

Excursiones Cercanas.

 

Si dispones de días suficientes hay muchas visitas que pueden hacerse desde Edimburgo. La red de transporte público, tanto tren como autobus, es buena, con bastante frecuencia de horarios y evitareis la locura de conducir por la izquierda.

*Portobello. La playa más cercana a la ciudad está a unos cinco kilómetros. Es también conocida por sus restaurantes de pescado.

*Capilla de Rosslyn. Famosa por aparecer en películas y por su relación con la masonería. Está a unos cuarenta minutos en bus desde el centro de la ciudad.

*Ruta por la costa. Encantadores pueblos pesqueros, casas adornadas con flores y barcos en la orilla.


 

 

Me he limitado a contaros siete razones, pero hay muchos más motivos para incluir a Edimburgo en vuestros planes viajeros. Éste es el primero de los post que iré publicando sobre la ciudad. Tengo muchas ganas de escribir sobre todo lo que hemos descubierto y aprendido durante nuestras semanas en la capital escocesa.

Si ya habéis estado me encantará leer vuestros comentarios, vuestro lugar favorito o qué no debo perderme en la próxima visita. ¡Porque volveremos seguro!


 

18 Comments

  1. Luz E. dice:

    ¡Que bonito Edimburgo y su gente!, La verdad es que como puede cambiar el caracter en unos cientos de km…. Totalmente diferente al caracter inglés, eso si, tendría que haberme quedado más para comprobarlo, ya que sólo estuve unos días y no es suficiente para comparar 🙂 Pero con tus razones y experiencia, todavía estoy más convencida. Sin duda volví con ganas de quedarme una temporada a vivir allí, que seguro también te apetece… En definitiva, que Edimburgo enamora, ¡y con razón! Eso si, el tiempo del norte de Europa lo llevé muy mal cuando estaba por allí, por eso siempre digo, que volvería a casa siempre 🙂 Un abrazo fuerte.

    • Maruxaina Bóveda dice:

      Jajaja! Sí que cambia el carácter sí 😉
      El tiempo viniendo de Baleares tiene que resultar más duro, para nosotros no resultó un problema, aunque sí extrañé el sol, o simplemente más horas de luz. De todas formas es un mal menor y como dices, sí me encantaría pasar una larga temporada en Edimburgo. Quién sabe si ¡algún día!
      Un abrazo guapa.

  2. Rafael dice:

    Me uno a las 7 razones para viajar a Edimburgo y añado un par más: subir al Arthur´s Seat y probar los haggis, nunca pensé que un plato que me llamase tan poco me iba a gustar tanto.

    • Maruxaina Bóveda dice:

      Hola Rafa,
      Sí recomiendo subir al Arthur’s Seat 😉
      Los haggis no son nada atractivos la verdad…Yo me quedo con las patatas rellenas de queso o aguacate.
      Un abrazo.

  3. No necesito muchas razones para viajar a cualquier lugar jajaja, pero me encanta la ciudad. Los museos deberían ser gratuitos en todas partes, porque es una forma de que la cultura sea accesible para todos. Las zonas verdes y ese ambiente es otra de las razones que me llama la atención al visitar un destino. Sin duda reúne los requisitos para ser un destino idóneo.
    Me ha gustado mucho el post.
    Un saludo!

    • Maruxaina Bóveda dice:

      ¡Muchas gracias María José!
      Tienes toda la razón, el acceso a la cultura debería ser gratuito en todas partes. Edimburgo es una ciudad genial para viajar en familia, los museos tiene partes dedicadas a los niños, muy interactivas y geniales para aprender jugando. ¡Muy muy recomendable!
      Un abrazo.

  4. Kris dice:

    A mi con las leyendas me conquistaría esta ciudad británica. Con los museos gratuitos también… sinceramente ¿con ese clima crees de verdad que apetece disfrutar de las zonas verdes? A mi me apetecería más darme a la vida cultura y gastronómica (cerveza incluida).
    Un abrazo y feliz semana.

    • Maruxaina Bóveda dice:

      ¡Sí! El clima también le da mucho encanto a las zonas verdes. A mí es que me gusta el frío y no soy muy gastronómica ni de cerveza 🙂 La suerte es que en las semanas que estuvimos en Edimburgo hubo tiempo para todo.
      Las leyendas y los museos son sin duda un atractivo indudable de la ciudad. ¡Te gustará mucho!
      Un abrazo de vuelta guapa.

  5. Arol dice:

    Son casi 7 años que llevo viviey aquí y te digo que lo de la gente es lo más bonito que tiene todo el país 😉

    Por cierto, tienes que volver en verano donde amanece a las 3.30 y oscurece a las 11

    • Maruxaina Bóveda dice:

      Hola Arol,
      Muchas gracias por tu comentario. Me encantaría vivir en Edimburgo, que envidia sana me das 🙂
      Volveré segurísimo, me gustaría conocerla en verano porque las dos ocasiones en las que hemos estado ha sido en enero. Pero tampoco me importa demasiado que oscurezca a las 16, ¡el resto compensa con creces!
      Un saludo y disfruta mucho la ciudad.

  6. Edimburgo fue la última para de nuestro viaje por Escocia. Estuvimos apenas dos días pero fueron suficientes para enamorarnos de la ciudad y quedarnos con ganas de regresar en el futuro. Así que coincidimos en todas y cada una de las siete razones que das para visitar Edimburgo y, en especial, confirmamos la simpatía de la gente. A nosotros nos llamó mucho la atención, porque tienen un carácter totalmente opuesto a los ingleses, jejeje.

    El Stockbrigde y el GrassMarket nos quedaron pendientes de visitar, porque no nos coincidieron los días, pero ya los tenemos apuntados para cuando volvamos, que ojalá sea muy pronto.

    Saludos.

    • Maruxaina Bóveda dice:

      Muy de acuerdo con la diferencia de carácter entre escoceses e ingleses. ¡Nada que ver!
      En dos días da tiempo de sobra para enamorarse de Edimburgo, es una ciudad encantadora y amable. Si os gustan los mercados hay un montón y en esos dos que mencionamos la comida tenía una pinta estupenda 🙂
      ¡¡Un saludo!!

  7. Jooo, mira que le tengo ganas a Edimburgo y por pitos o por flautas, siempre lo vamos posponiendo. Y ahora vienes tu con este post, para darme todavía mas ganas de visitarlo diciendome además que ¿los museos son gratis?. Creo que voy a llorar… Jajaja. A ver si logro ir algún día. Un besín guapa.

    • Maruxaina Bóveda dice:

      Si comparamos sí es para llorar Carmen, porque además todos los museos son súper interesantes. Tienes que incluir Edimburgo en tu lista viajera, estoy segura que te encantaría.
      ¡Un beso de vuelta!!

  8. ¡Qué ganas de visitar Escocia! No solamente Edimburgo, sino también los highlands y las islas ¿visitaste algo de eso mientras estuviste allí?
    Oye, ¿y uno de los motivos no debería ser la cerveza o el whiskey? Jejeje Me encantan los motivos que mencionas para visitar la ciudad, pero me quedaría sin duda con las historias y leyendas, me encanta el punto tétrico que tienen las ciudades grises y medievales ^^

    ¡Un abrazo, guapa!

    • Maruxaina Bóveda dice:

      Jajaja! Pues quizá sí porque famosa es Edimburgo por sus cervezas y whiskey pero yo alcohol poco y estudiando menos 😉
      Nuestra idea sí era visitar algo de los alrededores pero el curso nos exigía más tiempo del que pensábamos, si queríamos aprovecharlo claro, y decidimos aprovechar para conocer bien la ciudad. Además tenemos claro que volveremos. Os gustará mucho, tiene un encanto muyyyy especial.
      ¡Un abrazo para los dos!

  9. Todavía no conozco Edimburgo y mira que tengo a mi hermano que va más de una vez al año a esta ciudad porque le tiene enamorado. Es increíble que los museos sean gratuitos, cuanto nos queda por aprender. Y mi hermano también me cuenta que sus gentes son majísimos y nunca ha tenido una mala cara, al revés si han podido le han ayudado.

    • Maruxaina Bóveda dice:

      Hola Belén,
      Tu hermano tiene toda la razón 🙂 La gente es encantadora y la ciudad es muy especial. Si puedes no dudes en viajar para conocerla.
      El tema de los museos es un ejemplo más del “cuidado” por la cultura que hay en Edimburgo. Y son todos súper interesantes, con obras de gran valor, espacios para niñ@s…Es envidiable.
      Un abrazo y ¡gracias por el comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies