preloder

Wat Phnom, el primer templo de Phnom Pehn (Camboya)

Rasnov, una fortaleza de cine (Rumanía, día 11)
abril 19, 2016
Phnom Penh, primer día en la capital camboyana. (Camboya,día 1)
mayo 5, 2016
 

Si decides dedicar unos días a conocer la capital camboyana, te recomiendo que visites sus templos.

E l budismo es la religión oficial de Camboya desde el siglo XIV cuando el rey Indravarman III adoptó la rama Theravada, mucho más sencilla y popular que la disciplina Mahayana. Ropas simples, ceremonias sin mucho boato y modestia contra la arrogancia anterior, eran los rasgos principales. Además los monjes ya no eran de la élite o la realeza sino también del campo, por lo que su expansión y aceptación fue rápida.

La religión siempre necesaria para entender la historia de un país, me pareció fundamental aquí. A lo largo de los días de viaje, algunos preceptos budistas me ayudaron a entender el carácter del pueblo camboyano así que me pareció buena idea empezar nuestra ruta en la capital por el templo más antiguo de la ciudad, Wat Phnom. Además con un poquito de suerte podrás escuchar bellísima música en directo o ver a muchos locales realizar sus ofrendas diarias.

 

Caminando desde el hostel, llegamos a Wat Phnom, así llamado porque cuenta la leyenda que la señora Penh descansando un día junto al río encontró varias estatuas de Buda. La mujer decidió hacer un modesto santuario para ellas cerca de su casa y muchos eran quienes lo visitaban por lo que la ciudad fue creciendo a su alrededor, se trata pues del kilómetro cero de la ciudad.

La colina sobre la que está el templo fue aumentada por Ponhea Yat. Éste, el último rey de Angkor en 1432 decidió trasladar a Phnom Penh la capital de su reino y mandó construir el Palacio Real para residir en él. En las estupas que rodean el templo están sus restos y dicen que también los de las estatuas encontradas.

Lo primero que encontramos fue la gran escalinata que salva los casi 30 metros de altura, pagamos la entrada de un dólar y entramos en un mundo nuevo. Porque la imagen de unas mujeres haciendo una ofrenda a los leones de la entrada fue de esos detalles que siempre recordaré. No le ponían flores o velas como en las ceremonias religiosas a las que estamos acostumbrados por aquí, sino carnes y frutas para tener así contentos a los espíritus.

 

Mucho color y música en directo en un ambiente de total respeto, exceptuando algunos chinos el resto eran locales inmersos en sus rutinas. La verdad que no sabía muy bien ni qué hacer ni para dónde mirar: techos, paredes y columnas estaban totalmente cubiertos de escenas de Siddaharta Gautama (Buda) y el trajín de ofrendas era continuo.

El santuario (vihara) no es muy grande así que estuvimos poco tiempo y paseamos por el recinto. Estupas de distintos tamaños, pequeños altares, mucho incienso y telas de vivos colores que parecían querer aprovechar el viento para tapar todo lo gris del país.

 

 
 

Un enorme reloj en la hierba, una serpiente hecha con mucha paciencia y un pequeño museo completaban el recinto de Wat Phnom. Se notaba que era el primer día porque a todo le hacíamos foto, cualquier detalle hacía que cambiásemos de dirección eligiendo en directo el camino a seguir.



 

En esta ocasión, la aparición de unos monos malignos y hambrientos hizo que abandonasemos la colina para adentrarnos en el bullicio de comercios, tenderetes y carritos ambulantes buscando algún sitio para comer.

Visitaríamos también ese día el Palacio Real, otro de los lugares imprescindibles en la capital de país.

24 Comments

  1. Diabarama dice:

    Ay, los monos, los monos!! Si es que están asalvajaos!!! jajaja. Nos has contado una historia muy interesante sobre este lugar. A mí sí me apetece ir a Camboya, de Asía el único sitio que no repetiría es Vietnam.

    • Maruxaina Bóveda dice:

      Hola Annick!
      Qué alegría leerte. Me quedo con la intriga de por qué no volverías a Vietnam…Echo de menos tus historias 🙂
      Si no has estado aún en Camboya no lo dudes. Un abrazo muy grande guapa.

  2. Paula Velasco Pedrosa dice:

    No es de los países que más me atraiga, la verdad, pero reconozco que tus fotos me han hecho tilín. Me animaré en un futuro 🙂

    • Maruxaina Bóveda dice:

      Hola Paula,
      Gracias pro tu comentario. Me alegra que te haya gustado Camboya tras la lectura 🙂
      Merece mucho la pena, creo que te gustaría así que no lo dudes y luego ¡cuéntamelo!
      Un abrazo guapa.

  3. Sabela dice:

    Qué recuerdos! La verdad es que la capital está muy infravalorada pero yo creo que sí que vale mucho la pena una visita. Y un indispensable es, como dices, el Wat Phnom. Simplemente sentarse y observar o incluso relajarse dentro de su sala principal, es una delicia.
    Creo que Camboya es uno de esos países a los que volveré!
    Un abrazo!

    • Maruxaina Bóveda dice:

      Totalmente de acuerdo Sabela. Creo que ahora ya es más visitada pero cuando nosotros viajamos casi todo el mundo saltaba directamente a Angkor sin darle una oportunidad a la capital.
      A mí también me encantaría volver a Camboya aunque imagino que habrá cambiado bastante…
      Un abrazo guapa.

  4. Miki dice:

    Camboya y Vietnam son uno de los destinos que más me atraen de Asia, aunque un reciente viaje de mi hermana a Tailandia me ha abierto lso ojos de este país. Pero creo que mi futuro viaje por Asía me llevará por Camboya y Vietnam jejeje

    PD: Lo de los monos malignos y hambrientos ya me lo estoy imaginando jajaja

    • Maruxaina Bóveda dice:

      Hola Miki,
      Nuestras primeras opciones fueron también Tailandia y Vietnam, hasta que vimos un reportaje sobre Camboya y cambiamos de idea. Un poquito más desconocida entonces 🙂
      Los monos de verdad que daban miedito, con unos dientes enormes y esas risas extrañas…Así que ya sabes, ¡que no os vean con comida!
      Un abrazo.

  5. Noelia dice:

    Monos malignos y hambrientos? jajajaja
    De siempre he querido ir a Camboya. Me llama mucho la atención su cultura tan espiritual. Seguro que vienes pensando de otra manera tras pasar unos días allí.

    • Maruxaina Bóveda dice:

      ¡Hola Noe!
      Ains…¡Los monos! Nos pasó después también visitando Angkor, nos perseguían porque íbamos bebiendo de un coco…Y la verdad es que me parecieron un poco agresivos. Pero salvo ese detalle Camboya es maravillosa y como dices muy espiritual. Te gustaría. A mí si me hizo pensar mucho conocer un país tan distinto, al que volvería mil veces 🙂
      Un abrazo guapa y gracias por tu comentario.

  6. buscamapas dice:

    Qué maravilla de ciudad! Desde luego, es una cultura apasionante. Nos apuntamos Camboya como destino al que prestar atención, tanto para nuestra web como para nuestros viajes particulares.

  7. Otro sitio que visitar.

    Por favor, así no hay manera, que después se pone uno a elegir destino y hay tantos que no sabe uno para donde tirar.

    Saludos viajeros

    • Maruxaina Bóveda dice:

      Jajaja! ¡Siempre me haces reír con tus comentarios!
      Teneis que viajar a Camboya Ismael, busca que seguro hay alguna carrera en la que podais participar 😉
      Cuando vayais, no os saltéis la capital y este templo en particular, merecen mucho la pena.
      Un abrazo.

  8. Laia dice:

    Wow! No me llamaba nada la atención este país… pero después de leer tu entrada, lo voy a considerar!

    • Maruxaina Bóveda dice:

      Hola Laia,
      Si tienes oportunidad no dejes de visitar Camboya. Es un país de lo más completo, agradable y hospitalario con el viajero, se come bien…No lo dudes 🙂
      Un saludo y gracias por tu comentario.

  9. Estamos deseando tener nuestro primer contacto con el Sudeste Asiático. Por el momento tenemos planeado visitar a los vecinos tailandeses y dejaremos Camboya para más adelante.

    ¡Saludos! 🙂

    • Maruxaina Bóveda dice:

      Chicos pues Camboya os encantaría. Es un país menos explotado que Tailandia, aunque en los últimos años ha cambiado bastante, y su gente es maravillosa.
      Un abrazo.

  10. Dani Keral dice:

    Qué recuerdos de cuando estuve allí hace unos meses (suspiro). Jeje, fíjate por donde, fue lo último que vi, un bonito broche antes de salir a la aventura.

    • Maruxaina Bóveda dice:

      Hola Dani,
      A mí me pareció un lugar agradable para visitar y la capital en general me gustó más de lo que pensaba. Me encantaría volver a Camboya…
      Un abrazo y gracias por la visita 🙂

  11. Carmen dice:

    deseando estoy después e este relato seguir leyendo el resto. Me ha gustado mucho en lo que se ha convertido el santuario que inició la señora Phnom.
    Un saludo
    Carmen

    • Maruxaina Bóveda dice:

      Hola Carmen,
      Muchas gracias por tu comentario. La historia de la señora Phnom es bonita, una de las muchas que fuimos encontrando por el país.
      Ya tienes más entradas sobre el viaje a Camboya 😉
      Un saludo.

  12. Aunque el vihara no sea muy grande, su color, su ambiente, las escenas pintadas, las estupas,…la verdad es que merece mucho la pena. Está claro que Camboya no es solo Phnom Pehn. Seguiré tus relatos de Phnom Pehn, una ciudad durísima de un pasado reciente que pone los pelos de punta.

    • Maruxaina Bóveda dice:

      Hola Jordi,
      El horrible pasado se notaba en la capital, muchos edificios en ruinas, poca gente mayor…Pero han sabido seguir hacia delante y es un país que merece que le vaya más que bien.
      Un saludo.

Responder a jordi (milviatges) Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies