preloder
parallax background

San Sperate. El Pueblo Museo de Cerdeña.

Edimburgo. Guía de Viaje a la capital escocesa.
abril 6, 2020
Cine para Viajar por Galicia.
abril 27, 2020
 

Cuando nos hablaron de San Sperate y sus murales no dudamos en incluirlo en nuestra ruta por el sur de Cerdeña. Este pequeño pueblo del Campidano, la provincia de bellos paisajes, se hizo famoso por convertirse en un museo al aire libre en los años '60.

Situado a unos 20 kilómetros de Cagliari y bien comunicado en autobus es una visita perfecta para hacer desde la capital sarda. Nosotros pasamos un día paseando por sus calles llenas de color y de arte. Al estar en diciembre no había ni un turista y solo nos cruzamos con algunos vecinos que no dudaban en mostrarnos orgullosos las obras de sus muros.


 
 

En la Piazza Gramsci se encuentra la Oficina de Turismo y un cartel que indica las diferentes rutas que pueden seguirse. Marcadas en el suelo del pueblo con distintos colores (amarillo, azul, rojo y verde) recorren un San Sperate lleno de arte en todas sus expresiones: grandes murales, fotografías, esculturas o poemas.

También en esta plaza, la principal del pueblo pueden verse la obra dedicada a los melocotones que hacen famosa la antigua Civitatis Valeria. Los frutos, hechos de hormigón, recuerdan al visitante el carácter agrícola de San Sperate. Gracias a su situación y a los dos ríos cercanos (Maninu y Flumineddu) fue un importante centro de "abastecimiento verde" para toda la isla.

 

El artífice de esta galería a cielo abierto y sin paredes fue Giuseppe Sciola, conocido como Pinuccio y originario de San Sperate. De familia campesina, aprendió de forma autodidacta y ganó una beca para estudiar en el Instituto de Arte de Gagliari. Tras viajar por Europa e influido por el muralismo mexicano un domingo de Corpus decidió limpiar los muros de las casas para luego darles color.

Los vecinos acogieron la iniciativa muy bien, participando en decorar las viejas casas de adobe y también alojando a los artistas internacionales que acudieron a San Sperate atraídos por el arte de Pinuccio. Desde entonces, cada verano el pueblo recibe a nuevos muralistas que renuevan las obras que decoran las calles.


 

 

Las obras son de distintos estilos: escenas tradicionales que representan oficios y trabajos del pueblo, otras más modernas e imaginativas, fotografías antiguas, esculturas en latón o simples maceteros redecorados de forma original.

He leído que incluso se pueden visitar los talleres en los que siguen trabajando vecinos de forma artesanal y, como os comentaba al principio, fueron varios los paisanos que no dudaron en explicarnos las historias que escondían algunas de las obras.


 

 

 

 

Además de los murales hay otras cosas que ver en San Sperate. Por un lado el Giardino Megalítico, en Via Risorgimento, se trata de un jardín con esculturas de dólmenes, menhires y hasta un pequeño teatro. Un sitio de lo más agradable para descansar tras el paseo por el pueblo y tomar un café en el quiosco del jardín

 

Y para conocer mejor a Sciola puede visitarse su Casa Museo y su famoso Giardino Sonoro. Un lugar realmente curioso formado por esculturas en piedras con alma y sonido. Las incisiones paralelas hechas en la piedra hacen que frotándolas con la mano o bien con otra piedra, emitan música. Pero mejor os dejo un vídeo con una entrevista al artista y sus piedras sonoras.


 

 

Un hombre realmente interesante que hizo de su pueblo natal un museo al aire libre. Acercó el arte a sus vecinos y su iniciativa sigue atrayendo hoy día a muchos artistas y turistas.

Sin duda, San Sperate es de las visitas que más nos gustó de nuestro viaje por el sur de Cerdeña. Muy que recomendable ir a pasar el día y uno más de los grandes atractivos de una isla llena de tesoros, de interesante historia, deliciosa gastronomía y gente encantadora.

¿Os ha gustado el paseo?¿Conocéis algún pueblo que se haya reinventado como San Sperate? ¡Os leo en los comentarios!


 

12 Comments

  1. Ana dice:

    Hola,

    Me ha encantado, muchas veces los destinos más sencillos son en los que disfrutamos y aprendemos más.
    Gracias por compartir tu experiencia, nos inspiras para nuestro viajes.

    Un abrazo

  2. ¡Hola Maruxaina!
    La verdad es que no había escuchado nunca hablar de San Sperate! Luego le pregunto a Andrea, pero nunca me ha comentado nada y mira que hemos hablado veces de Cerdeña, así que tampoco creo que lo conozca…
    A nosotros nos encanta el arte urbano, sobre todo si forma parte de un proyecto local para “darle vidilla” a pueblos pequeños o zonas poco turísticas. Me han encantado todos los murales, tan variados y coloridos, pero mi preferido es el muro que tiene las fotos antiguas de señoras, muy fan. ¡Y Bravo por Pinuccio Sciola! El jardín sonoro tiene que ser una pasada.
    Ahora mismo no me viene a la cabeza ningún otro lugar así, pero creo que en Italia hay varios de estos paesemusei, así que espero poder visitar alguno prontito.
    ¡Un abrazo!

  3. Patri dice:

    Oh qué chulo no tenía ni idea de que existiera este lugar en Cerdeña, con lo que me gusta a mí el arte urbano me lo apunto pero ya, algunos murales son muy chulos, me ha encantado el del Ángelus 🙂
    Ojalá que todo pase pronto y volver a ponernos en ruta para seguir descubriendo lugares del mundo.
    Un abrazo enorme

    • Maruxaina Bóveda dice:

      Hola Patri,
      Te encantaría San Sperate, si viajas a Cerdeña, no lo dudes. Hay buses desde Cagliari y es una excursión genial para pasar el día.
      El del Ángelus es precioso, pero no sé por qué me da tristeza…Yo me quedo con el del Pianista y los colores, como para poner en un muro de casa 🙂
      Un abrazo guapa y cuidaros mucho.

  4. Olga dice:

    Cuando viajamos a Cerdeña escuchamos sobre este pueblo de arte, San Sperate, pero finalmente no nos dio tiempo a incluirlo en nuestro itinerario de viaje. Veo que es un lugar encantador así que no dudaremos en incluirlo en nuestra ruta de un próximo viaje a Cerdeña. Sobre tu pregunta de que si conocemos algún lugar que se haya reinventado de igual forma, conocimos, durante nuestro viaje por la Isla de Java el Rainbow Village, un pueblo lleno de colorido, como indica su nombre! . Abrazos!

    • Maruxaina Bóveda dice:

      Hola Olga,
      Pues si volveis a Cerdeña no lo dudes, merece la pena conocer San Sperate 🙂
      Anotado queda el Rainbow Village, ya el nombre hace que ¡merezca una visita!
      Un abrazo guapa.

  5. Kris dice:

    Primera vez que oído hablar de este lugar de Cerdeña. Que curioso todo, desde su historia agrícola y sus melocotones gigantes a esas singulares obras de arte que seguro han ido cambiando poco a poco la fisonomía del lugar. Además, estoy segura de que si regresas en unos años encontraras nuevos rincones dignos de ser admirados y fotografiados.
    Ante tu pregunta de si conozco algún que se haya reinventado así, pues la verdad es no me viene ninguno a la cabeza. O muchos, según se mire. Por ejemplo grandes ciudades como Colonia tienen barrios que se están ganando un lugar en los mapas turísticos gracias a su arte urbano. Y Penang, en Malasia, se convirtió ya hace años en uno de los pioneros en esto del arte urbano.
    Un abrazo

    • Maruxaina Bóveda dice:

      Hola guapa,
      Nosotros tampoco lo hubiésemos conocido de no haber sido por la recomendación de una local 🙂
      Y San Sperate resultó ser de los descubrimientos de ese viaje por Cerdeña. Sí que como dices, muchos murales han ido cambiando, así como la decoración de las calles del pueblo porque cada verano acuden nuevos artistas.
      No sabía lo de Colonia, anotado queda que tenemos muchas ganas de Alemania, y el de Penang sí que ya se ha convertido en la foto típica 😉
      Un abrazo de vuelta.

  6. Luz E. dice:

    Me ha encantado este paseo por San Sperate, en Cerdeña. Sin duda, un pasesemuseo de esos que me encantan de Italia… Me sorprendió la primera vez que vimos uno, en concreto hace unos años en Basilicata, Diamante. Me dí cuenta de que esto del street art no es algo contemporáneo… ¡lleva muchísimos años haciéndose! Hace unos años un pueblo cercano al mío también lo hizo, Torrellas (prov de Zaragoza). Conocer la historia de cómo empezó esta iniciativa me ha encantado. Gracias a ti tengo muchas ganas de conocer Cerdeña. Un abrazo.

    • Maruxaina Bóveda dice:

      ¡Hola Luz!
      Cerdeña os encantará y os queda cerquita 😉
      Estas iniciativas son geniales, dar vida a pueblos olvidados llenándolos de arte es de esas cosas que sí podían copiarse los políticos. A nosotros nos recomendó San Sperate la anfitriona de nuestra casa en Cagliari porque no lo conocíamos y me encantó.
      Tomo nota de Diamante (¡con ese nombre ya merece una visita!) y de Torrellas que no conozco nada de Zaragoza y tengo ganas.
      Un abrazo guapa.

  7. Raquel dice:

    ¡Qué sitio más bonito! Me encantan las ciudades con murales. Es un atractivo turístico que me parece muy original y una buena forma de revitalizar el turismo. Me recordó un poco a Oberammergau, en Alemania. Aunque es un estilo distinto, también destaca por sus murales. Si no lo conoces, te lo recomiendo 😉

    • Maruxaina Bóveda dice:

      Hola Raquel,
      Muchas gracias por tu comentario y por la recomendación. Conocemos muy poquito Alemania así que anotado queda Oberammergau.
      Como dices es una forma genial y muy positiva de revitalizar un lugar, además de que con colores todo es más bonito 😉
      Si no conocéis Cerdeña, es un destino de lo más recomendable y San Sperate en particular es una visita perfecta para hacer desde Cagliari.
      Un abrazo.

Responder a Ana Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies